Migrantes de Haití, Venezuela y Cuba intentan entrar por Paso Canoas hasta Panamá

Migrantes de Haití, Venezuela y Cuba intentan entrar por Paso Canoas hasta Panamá

Migrantes de Haití, Venezuela y Cuba intentan entrar por Paso Canoas hasta Panamá. Foto: GDA/La Nación

La dinámica se repite una y otra vez en esta localidad fronteriza, tanto, que para quienes viven aquí es de rutina ver microbuses de la Policía de Migración pasar cargados de extranjeros para dejarlos del otro lado de la franja que divide a Costa Rica y Panamá.

Los migrantes bajan de las busetas, pero, nuevamente cruzan caminando los pocos metros que los separan del lado tico y, con un poco de suerte, hacen un segundo intento para lograr seguir su camino rumbo al norte.

Aunque desde el 2016, Costa Rica se ha convertido en una ruta de paso frecuente para haitianos, cubanos, venezolanos y migrantes de otros países, las cifras han ido en aumento en los últimos meses debido a la apertura de fronteras en el cono sur, tras los cierres por la pandemia.

El gobierno costarricense mantiene suspendido, por la crisis del coronavirus, el puente humanitario que les permitía atravesar el país en modo de “tránsito”, de ahí que la directriz de la Policía de Migración es rechazar a todos los que detectan.

De acuerdo con las cifras de la Dirección de Migración y Extranjería, entre enero y junio de este año, solo en frontera de Paso Canoas, devolvieron a 4.692 migrantes, 58% procedentes de Haití. Los restantes son de Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bangladés.

Los datos también reflejan un aumento sostenido los últimos meses: de 440 en enero se pasó a 1.289 en junio, último mes del que se tienen datos consolidados.

 

A pie, en bus o en taxi

 

Si bien Migración asegura que mantiene controles de acuerdo con sus capacidades y siguiendo las directrices vigentes, lo cierto es que a diario, decenas de personas en condición irregular burlan los controles para avanzar en su ruta.

Así lo pudo constatar La Nación este lunes y martes, tras seguir el recorrido de varios grupos de migrantes, en su mayoría haitianos y venezolanos.

Las formas de conseguirlo son varias y el éxito también depende de la suerte, pues no hay una vía que resulte más “segura” que otra.

Apenas llegan a la frontera de Paso Canoas, los primeros en dar la “bienvenida” a aquellos que parecen indecisos, son los taxistas. Algunos les aseguran que si viajan en estas unidades de transporte público no tendrán problema al pasar los controles.

El cobro por un viaje de 16 km hasta Ciudad Neily es de $20, según contaron los extranjeros a La Nación. Normalmente, el trayecto en colectivo para los locales cuesta ¢1.000 por persona, para un total de ¢4.000.

El interés de los taxistas por llevar a estas personas es tal, que incluso el lunes un grupo mantuvo bloqueada la Interamericana sur por varios minutos, en protesta por un operativo en el cual la Policía de Fronteras bajó de una unidad a indocumentados.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

GDA/La Nación