“La telenovela estuvo a punto de morir, pero renace con fuerza”: Daniel Elbittar

“La telenovela estuvo a punto de morir, pero renace con fuerza”: Daniel Elbittar

El actor venezolano Daniel Elbittar  vuelve a las telenovelas ahora con Televisa. En paralelo, retoma su faceta como cantante con un nuevo sencillo y video musical que estrenará en octubre, mientras hace su debut como productor y protagonista de su propia serie.

Después de un tercer acercamiento, finalmente coincidieron los tiempos de Daniel Elbittar y Alberto “El güero” Castro, conocido productor mexicano que en varias oportunidades había invitado al actor venezolano a participar en proyectos como Por amar sin ley y Médicos. Pero en ese entonces, buena parte de la agenda del galán de telenovelas estaba dedicada a TV Azteca, el canal que le abrió caminos cuando decidió salir de Caracas buscando la internacionalización.

Una nueva propuesta de sumarse al elenco de La desalmada, la más reciente telenovela estelar de Televisa y Univisión, no hizo dudar a Elbittar. De alguna manera, la oferta significaba el ingreso a una vitrina de mayor exposición en la industria de la televisión y, al mismo tiempo, concretaba su regreso a las telenovelas, oportunidad que también aprovechó para retomar su faceta como cantante y asumir nuevos roles en su carrera profesional.

“Televisa siempre ha sido la meca de las telenovelas. El canal más importante de habla hispana en toda América Latina. Tener la oportunidad de trabajar allí con un personaje antagónico principal y en la estelar que, además, ya es la número uno en México, es un gran honor. Me llena de mucho orgullo ser venezolano y representar a mi país en esta producción”, comenta.

 

-De hecho, el elenco tiene sello venezolano: Marjorie de Sousa, Kimberly Dos Ramos y usted.

-Sí. Realmente había tenido la oportunidad de trabajar ya con Marjorie en una telenovela que se llamó Pecadora, que transmitió Univisión. Con Kimberly también en La calle de los sueños, cuando ella era una niña. Hemos tenido muy poco contacto en esta novela porque mi personaje no se involucra mucho con los personajes de ellas dos. Pero el hecho de saber que somos tres venezolanos en esta superproducción, significa un orgullo.

 

-¿Cómo evalúa el hecho que tanto en México como en otros países, los artistas venezolanos continúen ocupando más espacios?

-Los venezolanos tenemos esa energía de superación y adaptación. Lo hemos hecho muy bien porque las condiciones de emigrar nos han obligado a adaptarnos a diferentes situaciones. Esta no es la excepción, como venezolanos hemos tenido que cambiar nuestra manera de hablar, el acento, para poder ser parte de estas producciones sin afectar lo natural que tiene cada país. Los venezolanos somos muy echados pa’ lante y siempre buscamos sobresalir y tener éxito. Creo que lo estamos logrando en La desalmada.

 

-¿Cuál considera ha sido su fórmula para mantenerse vigente en mercados tan globalizados?

-Hace muchos años entendí que al momento de interpretar un personaje en una novela mexicana, donde tu papá es mexicano, con hermanos mexicanos, tú no puedes ser el único que hable con acento venezolano. Entonces tuve que estudiar el acento y adaptarme. Lo estudié con Adriana Barraza que es una actriz mexicana nominada al Óscar. Básicamente, ella me enseñó los tips principales y luego los practiqué durante casi seis meses, hasta asimilarlo como manera habitual de hablar.

“Definitivamente, la constancia y la disciplina han sido mis pilares desde el momento que decidí dejar Venezuela, al igual que mi visión, porque yo tuve la visión en el año 2003 de irme del país, porque presentía lo que venía para industria de la televisión. Siempre soñé con la internacionalización”, agrega.

 

-¿Cuál es su percepción de la telenovela actual?

-La telenovela ha cambiado muchísimo. Antes las competencias eran localizadas. Venevisión competía con RCTV y Telemundo con Univisión o Televisa con TV Azteca. Hoy en día la competencia es mundial porque las personas, a través de Internet y las plataformas digitales, tienen el poder de decidir qué quieren ver. Al hacer una novela como La desalmada estás compitiendo con series estadounidenses o contenidos de todo el mundo porque la competencia se globalizó.

Y prosigue: “El género de la telenovela se ha tenido que adaptar en el aspecto técnico, de calidad y óptica. La telenovela estuvo a punto de morir, pero en este momento está renaciendo de nuevo con fuerza, al menos en México. Así lo percibo. Yo también estuve en ese proceso de hacer series, entre ellas Selena y El dragón. Hay que adaptarse a las nuevas tendencias.



-¿De qué va su personaje?

-César Franco es uno de los personajes más complejos que me ha tocado interpretar, porque tiene un pasado muy turbio y difícil. Le asesinan a su hija, la esposa muere a los tres meses por depresión y él lo meten a la cárcel porque quiso vengarse de la persona que mató a su hija. Luego de tres años sale en libertad y su único deseo es hacer justicia y vengarse del personaje que interpreta Eduardo Santamarina. Es un personaje que tiene una carga emocional muy oscura, pero cuando conoce a la protagonista de la historia, que interpreta Livia Brito, se enamora y cambia de perspectiva. A la hora de interpretarlo es interesantísimo porque tiene todas las herramientas para darle matices.

-¿Cuáles han sido los retos para usted y el elenco de grabar en pandemia?

-La parte más tediosa ha sido tener que ensayar con mascarillas y realizarse pruebas de Covid-19 cada semana. Además, estás con la incertidumbre de que si alguien del elenco se contagia, hay que suspender las grabaciones. De resto, uno se va a adaptando y no tiene nada de distinto a lo que sucede normalmente en la producción de una telenovela.

-¿En qué cambió su rutina personal durante el confinamiento?

-La rutina ha cambiado un poco con la pandemia. Evidentemente hubo casi un año completo de pausa en todos los sentidos, en la parte actoral y musical. Pero yo lo aproveché para dedicar muchísimo tiempo a mi familia porque siempre estuve distanciado de ella por temas laborales. Era algo que todos necesitábamos. Una vez que se retomó la carrera con La desalmada, decidí activarme de nuevo con la música y la actuación. También estoy produciendo una serie.

-Háblenos de esa serie.

-Se llama Ni tan raro y la escribió Daniel Leira, venezolano también. La serie consta de siete episodios y todavía no tenemos definida la plataforma en la que se va a transmitir, pero vamos a empezar a filmar el piloto en septiembre. Esto me tiene muy contento porque soy productor ejecutivo y protagonista con un elenco increíble que forma parte de una de las mejores historias que he leído.

Sobre su faceta como músico, Elbittar comenta que en octubre lanzará un sencillo, cuyo respectivo videoclip ya fue grabado y se encuentra en postproducción. “Esto, aprovechando que estaré al aire con la telenovela en Estados Unidos y México”.

-¿Cómo evalúa el impacto que tendrá en su carrera su ingreso a Televisa?

-Estoy poniendo un pie en un momento muy importante de mi carrera. Casi todas las telenovelas que había hecho en México, fueron con TV Azteca, un canal que me dio a conocer en el público y la prensa, pero que no tiene el alcance de Televisa y Univisión. Creo que con la exposición que voy a tener con esta telenovela, la gente va a conocer mucho más mi trabajo, considerando que después de tres años de pérdida de audiencia, Televisa vuelve a ser número uno en la franja de las nueve de la noche.