“Vendrán por gente como yo y me matarán”: La desesperación de la alcaldesa más joven de Afganistán por los talibanes

“Vendrán por gente como yo y me matarán”: La desesperación de la alcaldesa más joven de Afganistán por los talibanes

alcaldesa talibanes

Alcaldesa de Afganistan teme a los talibanes

Zarifa Ghafari está acostumbrada a vivir con miedo. Pero el temor por su vida se ha elevado al máximo tras la toma del poder por parte de los talibanes en Afganistán. No solo por ser mujer. Como la alcaldesa más joven del país y defensora de derechos de la mujer, sabe que tiene un blanco sobre sus espaldas ante el regreso de los insurgentes ultraconservadores.

“Estoy sentada aquí esperando que vengan. No hay nadie que me ayude a mí ni a mi familia”, dijo Ghafari a iNews el domingo, el día en que el presidente huyó del país y los talibanes se fotografiaron en el palacio de gobierno. Su desesperanza parece total.

“Vendrán a por gente como yo y me matarán. No puedo dejar a mi familia. Y, de todos modos, ¿dónde podría ir?”, se pregunta.

Ghafari sabía que su vida estaba en peligro desde el primer minuto en que saltó a la política, pero nunca optó por un perfil bajo. Ahora es reconocida mundialmente por defender los derechos de la mujer: tiene un programa de radio sobre el tema y fundó una ONG centrada en el empoderamiento económico.

Su nombramiento hubiese despertado menos polémica en provincias más tolerantes (siempre según parámetros afganos) como Daikundi o Bamiyán, que ya han tenido gobernadoras mujeres. Pero Wardak es una región especialmente conservadora y cayó con rapidez ante el avance talibán. Antes de Ghafari, la única mujer del pueblo que había tenido un puesto en el gobierno que no fuera el de maestra, fue la directora del ministerio de las mujeres de Wardak, y no se atrevía a vivir en la ciudad, sino que vivía en Kabul, la capital del país. Ghafari tomó la misma precaución por motivos de seguridad.

Cuando asumió el cargo en Maidan Shar, un pueblo de 35.000 habitantes, izó una bandera con su nombre, su fotografía con una pañoleta roja en la cabeza y el lema de su campaña para terminar con la basura: “Mantengamos limpia nuestra ciudad”. En Twitter, explicó su plataforma: “Mi trabajo consiste en hacer que la gente crea en los derechos y en el poder de las mujeres”.

Su trabajo fue reconocido por Estados Unidos. El entonces secretario de Estado Mike Pompeo y la primera dama Melania Trump la distinguieron en marzo de 2020 con el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje, junto a otras mujeres de todo el mundo, seleccionada “por su valentía y liderazgo, cualidades que sigue demostrando a diario al enfrentarse a quienes tratan de impedir que las mujeres participen plenamente en la vida afgana”.

Pero el respaldo no hacía desaparecer las amenazas. Sufrió varios atentados que no tuvieron éxito. Quien sí murió en otro ataque fue su padre, el coronel Abdul Wasi Ghafari, bajo circunstancais que apuntan a los talibanes. “No me quieren, por eso mataron a mi padre”, declaró esa semana. “Estoy tan destrozada. No sé en quién confiar. Pero ahora no me detendré aunque vuelvan a perseguirme. Ya no tengo miedo a morir”, añadió.

Las amenaza talibán está en su punto más álgido. De todas formas, hace tres semanas, Ghafari mantenía una luz de esperanda sobre la sociedad: “Los más jóvenes son conscientes de lo que está pasando. Tienen medios sociales. Se comunican. Creo que seguirán luchando por el progreso y nuestros derechos. Creo que hay un futuro para este país”.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Infobae