Jungle Cruise: Cómo la película ayudó a mejorar la atracción en Disneyland

Jungle Cruise: Cómo la película ayudó a mejorar la atracción en Disneyland

Jungle Cruise: Cómo la película ayudó a mejorar la atracción en Disneyland. Foto: Agencias

Un solo post de Instagram en 2017 causó un pánico momentáneo en la comunidad de Disney.

Dwayne Johnson, de pie frente a un mapa dibujado por Herb Ryman de la propuesta inicial de Disneyland, declaró que él y su compañía de producción se estaban asociando con Walt Disney Imagineering -la división de la compañía responsable de las experiencias del parque temático- para “rediseñar Jungle Cruise, una de las atracciones del día de apertura de este parque.

Las actualizaciones del juego eran, por supuesto, necesarias desde hace tiempo, ya que numerosas escenas contenían caricaturas tribales ofensivas elaboradas a través de una lente colonial. La visión de Johnson sobre Jungle Cruise era desconocida y aunque la atracción, supervisada por Walt Disney, había sufrido numerosos cambios a lo largo de seis décadas -la mayoría diseñados para añadir más humor y personajes-.

“Cuando conoces a estos héroes entre bastidores, es una experiencia extraordinaria”, dice Johnson de cuando trabajó en Imagineering, antes de ofrecer una insinuación de que podría haber más ajustes en el horizonte. “Con suerte, hay partes de nuestra película que podrían influir un poco más en la atracción en un futuro cercano”.

No sería la primera vez que el Jungle Cruise de Disneyland se inspira en el cine. La atracción original surgió de los propios documentales de naturaleza de Disney, así como del clásico de 1951 “La reina de África”, protagonizado por Humphrey Bogart y Katharine Hepburn, que también es una clara influencia en el “Jungle Cruise” de la gran pantalla. A partir del viernes en los cines y en la aplicación Disney+, el público puede ver por sí mismo cómo es un Jungle Cruise de Johnson, en la película dirigida por Jaume Collet-Serra. Si la atracción tiene una imagen relajada y algo antigua en relación con los juegos modernos cargados de emociones y efectos especiales, la película pretende ser exactamente lo contrario.

Y esta versión 2021 de “Jungle Cruise”, basada en la química, las discusiones y las exageradas contradicciones entre el cínico capitán Frank, de Johnson, y la idealista botánica Lily, de Blunt, presentó la oportunidad de aportar una sensibilidad moderna al original de Disneyland.

La aventura de acción y comedia, rodada en Hawái, pero situada en un Amazonas ficticio, se propuso corregir el rumbo de algunos de los aspectos más incómodos del juego Jungle Cruise.

Se acabaron las implicaciones de los occidentales como colonizadores superiores, así como las representaciones grotescas de los indígenas como atracciones turísticas, atacantes o caníbales. Los villanos aquí incluyen un ejército de conquistadores españoles no muertos que intentaron y fracasaron en su deseo de utilizar la selva para sus necesidades, en concreto, asaltar un árbol con poderes curativos.

“Lo que queríamos escenificar en la atracción era esa alegría y nostalgia”, dice Blunt. “Te llega al corazón directamente. Pero… queremos representarla con sensibilidad y respeto”.

En la última década, Disney ha sido más agresivo a la hora de eliminar los estereotipos culturales de sus atracciones. En 2017, el parque de diversiones dio su lugar a las mujeres en su atracción de Piratas del Caribe al eliminar una escena de subasta de novias y reinventar a una “moza” femenina como pirata, y el año pasado la compañía se comprometió a rehacer Splash Mountain, que hace referencia a la “Canción del Sur”, en una atracción inspirada en “La princesa y el sapo”, protagonizada por la primera princesa afroamericana de la compañía, Tiana.

Foto: Agencias

Con una gran película como Jungle Cruise en el horizonte, era el momento adecuado para meditar el contenido original de Disneylandia, conocido sobre todo por sus viñetas de animales, muchas de ellas creadas por el maestro animador de Disney convertido en imaginador Marc Davis. La atracción rediseñada se basa en gran medida en las escenas inspiradas en las bofetadas de los chimpancés y los monos que sacan lo mejor de una expedición anterior de Jungle Cruise.

“De nuestras conversaciones con los Imagineers, lo más interesante es que llevaban mucho tiempo queriendo remodelar la atracción”, dice Beau Flynn, productor del filme. “Pero es la más venerada y nostálgica, por lo que nadie se lo permitía. Así que los Imagineers dijeron: ‘Gracias a Dios por esta película, porque nos da la oportunidad de hacer los cambios que queríamos’”.

La película tiene bastantes soluciones inteligentes para algunas de las imágenes anticuadas de la atracción -y ahora eliminadas-. Los cazadores de cabezas con lanzas, por ejemplo, se convierten en una astuta broma que juega con los estereotipos del Oeste. El guionista Michael Green (“Logan”, “Blade Runner 2049″), que se unió al proyecto a finales de 2017, dijo que los cineastas querían replantear algunos de los aspectos desagradables del juego.

Los nativos de la película forman parte de una sociedad de negocios con Frank y también piensan que sus trajes son tontos. “Lo que conseguimos es burlarnos de la percepción que tiene el turista de lo que se supone que es un nativo, entonces te das cuenta de que la broma es para ellos”, dice Green. “Son más sofisticados y dignos de lo que se les atribuye. Hay momentos en los que se juega con eso.

La película realiza una serie de ajustes progresivos adicionales.

El personaje del Comerciante Sam, el hombre de la tribu que cambiará “dos de sus cabezas por una de las tuyas” fue eliminado de la atracción, pero sigue vivo en “Jungle Cruise”, interpretado como una figura misteriosa y emprendedora por Verónica Falcón.

Y, en un momento que sin duda fomentará el debate sobre cómo Disney trata a sus personajes LGBTQ, la película contiene una escena donde se dan a conocer las preferencias del hermano de Lily, MacGregor (Jack Whitehall), en conversación con Frank.

Aunque no es precisamente sutil, el momento tampoco es directo, ya que MacGregor señala que fue condenado al destierro por gran parte de su familia por sus intereses románticos que se inclinaban “hacia otro lado”.

“Sugerí un montón de cosas”, cuenta Green, “y una de ellas fue: ‘¿Y si el hermano de Lily está con ella, y si es gay?’. Todo el mundo dijo: ‘Eso suena interesante’. Veamos a dónde nos lleva”. En todos los borradores del guion, así como en cada corte, MacGregor le dice a Frank que la razón por la que está tan dedicado a Lily es porque ella es la que lo apoyó cuando salió del armario y por eso la seguiría hasta un volcán. Es una de las cosas de las que estoy muy orgulloso. No lo considero una referencia ofensiva.

“No hay duda de ello”, continúa Green. “Si tiene un interés romántico en una esperanzadora secuela, será con un hombre. En caso de contar con la suerte de poder hacer otra, a todos nos gustaría ver a MacGregor tener una historia de amor.”

Si los personajes de “Jungle Cruise” están ampliamente dibujados, eso es en gran medida por el diseño.

La Lily de Blunt, por ejemplo, se presenta como una aventurera empedernida, y los misterios del Frank de Johnson se minimizan hasta una revelación sorpresa al final de la película. En la era moderna del cine, en la que cada detalle tiende a explicarse en exceso, los que trabajaron en “Jungle Cruise” dicen que hay que aprender de las atracciones de los parques temáticos, en las que se acompaña al público de escena en escena y se rellenan los espacios en blanco con la imaginación.

“Queríamos comprobar que hacíamos honor a la atracción, asegurándonos que no era demasiado oscura y cerciorándonos de que era humorística”, dice el productor Dany García. “Es muy similar a la historia de la [atracción] Haunted Mansion, donde tienes múltiples puntos de vista. Para nosotros fue lo mismo”.

 

 

Lea también: Voluntarios salvan a una orca varada en la costa de Alaska (+Video)

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

LA Times