Iglesia Católica en Mérida solicita vacunación masiva para los afectados por las lluvias

Iglesia Católica en Mérida solicita vacunación masiva para los afectados por las lluvias

Foto: Referencial

Monseñor Luis Enrique Rojas Ruiz, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, considera de gran importancia que la población de Tovar se incluya como prioridad en el plan de vacunación contra el covid-19. Esto debido a que el desastre natural ocurrido en este municipio y otras zonas, los deja altamente vulnerables ante posibles contagios.

“Mérida está pidiendo la vacunación en primer lugar para la zona del Valle del Mocotíes, Pueblos del Sur y las zonas afectadas en este momento. Por supuesto que nosotros lo haremos de manera formal, pero como llevamos horas de la tragedia, yo le pido a las autoridades que se avoquen sobre esto y que puedan cumplirle a la gente con esta necesidad primaria de vacunación”,  apuntó el Obispo Auxiliar.

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida, observó en carne propia durante su recorrido por el Valle de Mocotíes la preocupante situación que viven los habitantes de Tovar tras sufrir una vaguada la noche del lunes 23 de agosto.

“Casas que existieron, no existen en estos momentos porque el río las arrastró. Hay personas que todavía se encuentran tapiadas en las casas y los entes de seguridad que están allí con algunos funcionarios con los que pude hablar, me dicen que ya comienza a salir mal olor de algunos sitios. Se presume que pudieran ser personas o animales que están allí encerrados”, aclaró Rojas Ruíz a Radio Fe y Alegría Noticias quien aseguró que la población de El Corozo es “una pesadilla”.

 

 

 

Otras zonas afectadas también requieren ayuda

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida precisó que todavía “existen personas que requieren de atención directa”.

“Vamos hacer que las ayudas no solamente se concentren en Tovar ni en Santa Cruz, sino que puedan llegar también a todos esos lugares donde apenas hoy (viernes) estábamos recibiendo informes de sacerdotes que están viviendo toda esta situación en Río Negro y algunas zonas de Los Pueblos del Sur donde también están afectados. No hay víctimas pero están en una situación donde requieren de ayuda”, aclaró Monseñor.

Monseñor agregó que ante esta situación, los vecinos se ayudan unos con los otros. “En medio de la tragedia me encontré con la presencia y la acción de Dios a través de los vecinos que se ayudan los unos con los otros y de gente ayudando con los insumos que se pueden llevar”.

Precisó que desde Cáritas Venezuela comenzaron a llegar ayudas para los afectados. Se espera que en los próximos días arriben a la entidad otras unidades con más insumos.

“Caritas nacional es un ente de la iglesia, una institución a nivel internacional que sale a la palestra a ayudar a la gente que tiene tanta necesidad. Ayer (jueves) llegaron dos camiones de Caracas con algunos insumos que entregarán a los sacerdotes de la zona que tienen Cáritas Parroquiales”, mencionó el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida. Explicó que entre la ayuda que llegó hay filtros artesanales y pastillas para tratar el agua.

Hasta la fecha, la población requiere de agua potable, que se restablezca el servicio de energía eléctrica, entre otras necesidades como acompañamiento espiritual, moral y psicológico.        

El Padre Darwin se encuentra estable
Monseñor Rojas Ruiz aclaró que en el seno de la iglesia católica, la vaguada sólo afectó al presbítero Darwin Ramírez, párroco de la parroquia San Francisco del municipio Tovar. Él ahora se encuentra recuperándose en una clínica.

“El resto de sacerdotes nos manifiestan que están trabajando con la gente y ayudándolos a todos. No tenemos otro reporte de sacerdotes afectados en comparación con el padre Darwin o que hayan sido víctimas del desastre. Todos están activados ayudando a la gente”, aseguró Rojas Ruíz.

El Padre Darwin Ramírez fue arrastrado por las torrenciales lluvias y fue el único que pudo salir con vida por la ventana de su vehículo. Para el momento de la vaguada, iba acompañado de su madre, Rosa Virginia de Ramírez La Cruz, y su cuñada, Katherine Bárcenas de Ramírez; las autoridades regionales las encontraron sin vida.

Junto al padre Darwin también iba su sobrino Juan Carlos Ramírez, Hasta este viernes 27 de agosto las autoridades no lo localizan.

Monseñor Ruiz dijo que la situación es “bastante dura” ya que Katherine y su hijo llegaron a visitar al padre Darwin pues llevaban seis años sin verse.

 

 

 

Lea también: Más aguaceros generan alarma y temor: así viven los merideños el azote de la tragedia

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Radio Fe y Alegría