24 años de la trágica muerte de la princesa Diana de Gales

24 años de la trágica muerte de la princesa Diana de Gales junto a su amor Dodi Al-Fayed

 

 

 

Imagen de Pagina7.cl

Diana, princesa de Gales fue la primera esposa del príncipe Carlos de Gales. Es conocida internacionalmente como Lady Di. Durante su matrimonio con el príncipe Carlos de Gales, heredero de la Corona Británica, tuvo dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique. Su polémica y fatídica muerte, acaecida el 31 de agosto de 1997 en el túnel de la plaza de l’Alma en París en un accidente de automóvil junto a su pareja, el egipcio Dodi Al-Fayed, la convirtió en un mito de la cultura británica y en un personaje imprescindible de la historia mundial reciente.

Dos años después de su trágica muerte, en 1999, un juez francés basándose en informes oficiales, llegó a la conclusión de que el accidente fue provocado por el conductor del vehículo, Henry Paul quien, tras haber consumido alcohol y antidepresivos, perdió el control del vehículo tras acelerar para evadir a unos paparazzis.

Mohamed Al-Fayed, padre de Dodi y dueño del Hotel Ritz Paris (lugar de trabajo de Henry Paul), ha dedicado varios años de su vida intentando comprobar una posible conspiración por parte de la Familia Real Británica y el Servicio Secreto Británico. Sin embargo, investigaciones que se llevaron a cabo en Francia no dieron muestra alguna de tal conspiración. Posteriormente, la Operación Paget (investigaciones realizadas por la Policía Metropolitana londinense, acerca de la muerte de Diana de Gales y Dodi Al-Fayed), llevada a cabo en el 2006, concluyó que la teoría de una conspiración suscitada por Fayed no tenían base en la que apoyarse y que éstas debían ser descartadas.

 

Aunque inicialmente, la Familia Real era reacia a darle a Diana un funeral de Estado, las muestras de afecto y dolor por parte del pueblo británico obligaron a Buckingham a tomar una decisión al respecto. Su protocolo es muy estricto y los funerales con exequias de Estado están reservados a miembros de la casa real con rangos de majestad y a relevantes gobernantes del país, en el protocolo también existe un tipo de funeral llamado Funeral Real reservado a miembros de la casa real con rangos de alteza real, entonces la princesa tampoco calificaba en este funeral, de modo que como no existía en su protocolo referencia alguna de una princesa del Reino Unido divorciada y madre del segundo y tercero al Trono, hubo que acuñar un nuevo término para las honras fúnebres de Diana: «Un entierro único para una persona única».

 

Así lo definió un portavoz de la Familia Real más de 24 horas después del accidente. Cabe destacar que el día que se dio la sentencia de divorcio de los príncipes de Gales se estableció que la princesa perdería el tratamiento de Alteza Real pero conservaría el título de princesa de Gales, lo que significa que ella seguía siendo una princesa Británica y un miembro de la familia real por ser la madre del segundo y tercero en línea al trono británico.

El cuerpo fue trasladado un martes 2 de septiembre a Londres desde la capital francesa a la vez que miles de ciudadanos anónimos habían depositado ramos de flores y cartas de condolencia en las verjas del Palacio de Buckingham. A su llegada fue trasladado a la Capilla Real del Palacio de Saint James, residencia oficial del príncipe de Gales donde se habilitaron cuatro libros para que todo aquel que quisiera pudiera transmitir su mensaje de apoyo a la familia Spencer. El ataúd permaneció cerrado en todo momento pues todos los allegados a Lady Diana quisieron que se la recordara como la princesa glamorosa que fue. Hasta el sábado 6 de septiembre, fecha oficial del Funeral de Estado, se decretó luto nacional y las banderas de todo el país ondearon a media asta.

Llegado dicho día el Reino Unido y media Europa se paralizaron para ver en directo o por televisión el Funeral de la ex-mujer de Carlos de Inglaterra y madre del príncipe Guillermo y Enrique. El féretro, siempre cerrado y cubierto de flores, fue trasladado en procesión sobre un carruaje arrastrado por cuatro caballos negros hasta la Abadía de Westminster. Tras él fueron el príncipe Felipe de Edimburgo, el príncipe Carlos y los hijos de la princesa fallecida: Guillermo y Enrique. Dos millones de personas acompañaron además la comitiva por las calles de Londres.

En la Abadía había numerosos representantes de la nobleza, la política y el mundo humanitario, no obstante, hubo notables ausencias al no ser un funeral de Estado propiamente dicho como la de embajadores y cónsules y la del Presidente Bill Clinton. Si estuvo, por ejemplo, Jacques Chirac junto a su esposa y, por supuesto, el entonces recién estrenado en el cargo Tony Blair. La ceremonia, propia de una reina, contó con la actuación en directo del cantante británico Elton John, amigo de la princesa, quien interpretó el emotivo tema Candle in the Wind.

Finalizado el funeral el féretro fue trasladado por carretera hasta la capilla de Santa María en Great Brington, a dos kilómetros de Althorp House, la mansión donde creció Diana. El cuerpo fue inhumado como los del resto de miembros fallecidos de la familia Spencer en una ceremonia estrictamente familiar.

Wikipedia