El emotivo momento que vivieron Tamberi y Barshim en el podio de Tokio 2020

El emotivo momento que vivieron Tamberi y Barshim en el podio de Tokio 2020

dos medallas de oro atletismo

El catarí Mutaz Essa Barshim y el italiano Gianmarco Tamberi vivieron un emotivo momento en el podio tras recibir la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Ambos atletas optaron por no continuar con la competencia de salto alto y ambos se quedaron con el primer lugar. Este acontecimiento no ocurría en el atletismo desde hace 113 años.

Después de una competencia agotadora de dos horas, Barshim y Tamberi llegaron igualados hasta el final y cuando el juez se acercó para ofrecer un desempate acordaron compartir el primer lugar y festejaron abrazados.

“Podemos tener dos oros?”, preguntaron al juez después de hablarlo entre ellos. El oficial asintió e inmediatamente los dos dieron saltos de alegría.

Los dos atletas saltaron 2,37 metros en la final  sin cometer un solo fallo y una vez que ambos derribaron tres veces en 2,39, en lugar de desempatar mediante nuevos saltos, acordaron no disputar el desempate y recibir una medalla de oro cada uno. La medalla de plata quedó vacante y el bielorruso Maksim Nedasekau completó el podio con la de bronce.

El récord olímpico de salto alto lo impuso el  estadounidense Charles Austin  en Atlanta 1996 con una marca de 2,39 metros. Barshim, de 30 años, completó su colección de medallas tras haber logrado la de bronce en Londres 2012 y la de plata en Río 2016, y logrando la segunda dorada para Catar tras el éxito de Fares Elbakh en la halterofilia en la categoría masculina de 96 kg.

Tamberi y Barshim tuvieron que superar graves lesiones en sus carreras, pero este último dice que los sacrificios valieron la pena. «Es asombroso. Este es un sueño del que no quiero despertar», dijo.

«He pasado por mucho. Fueron cinco años que he estado esperando, con lesiones y muchos contratiempos. Pero hoy estamos aquí compartiendo este momento y todos los sacrificios. Realmente vale la pena ahora, en este momento», analizó.

La relación de ambos viene de muy atrás. Concretamente de 2016, meses antes de los Juegos de Río. Tamberi partía como un firme candidato para la prueba tras proclamarse campeón del mundo en pista cubierta y de Europa al aire libre, pero justo antes se rompió la el tendón de Aquiles y le dijeron que quizá no volvería a competir. La escayola que le colocaron quedó firmada con una promesa: «Camino a Tokio 2020 (luego lo tachó y puso 2021)». Ese yeso se convirtió en un amuleto que le acompañó en su preparación para la competición en Japón.

En el proceso, Tamberi recibió todo el apoyo de sus rivales en las competiciones en las que participó. Ostrava, París… cada participación de la Diamond League certificaba el cariño que le tenían a ‘Gimbo’, pero los resultados no acompañaban. Parecía que no iba a ser el mismo de antes de la lesión, hasta que un día Barshim decidió hablar con él. 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Agencias