El Centro de Maracaibo: un nostálgico viaje a los años 80

El Centro de Maracaibo: un nostálgico viaje a los años 80

Cortesía

La década de los años 80 en Venezuela, fue muy fructífera para todos los venezolanos. Se podía llamar la década dorada. No había de que preocuparse, pues no existía una inflación tan exagerada como la de ahora, y las personas de diferentes estratos sociales podían comprar de todo, en pocas palabras, se vivía bien en el país. Fue una época que se tradujo en calidad de vida y bienestar. Maracaibo, la segunda ciudad de Venezuela, no escapó de la bonanza de esos esplendidos años 80.

El casco central de Maracaibo, era uno de los sitios emblemáticos y más concurridos de la ciudad a la hora de hacer las compras. Llamado por los marabinos simplemente como «El Centro», los zulianos recorrían tiendas y diferentes sitios como Galerías 99, las Playitas, el Mercado de las Pulgas; y los centros comerciales como San Felipe, Caribe, Puente Cristal y Ciudad Chinita, para adquirir el producto de moda. Además visitar la Basílica de Chiquinquirá o la “Chinita” para pedirle la bendición a la santa patrona.

En la Plaza Baralt, el sitio obligado para comprar, desde un par de medias hasta el mueble más moderno, era sin duda alguna, la tienda por departamentos Fin de Siglo, una cadena de tiendas fundada a principios de los años 60. Además, la Calle Comercio, albergó el mejor comercio de los 80, donde aún hoy es la sede del famoso “Callejón de los Pobres”.

Cortesía

Si, indiscutiblemente el centro de Maracaibo era el sitio más concurrido en los años 80. Los llamados “Buhoneros” comenzaban a poblar el casco central, donde se conseguía de todo y ofrecían los productos de primera necesidad para su compra con dinero en efectivo, pues para ese entonces no todos tenían una tarjeta de crédito y no había el boom de las tarjetas de débito, ya que “efectivo” era lo que sobraba.

No obstante, con el correr de los años, pero en la misma década, las ventas de ropa, objetos usados, comida, víveres, frutas, verduras y muchos otros rubros, es decir, los vendedores informales, se fueron apoderando de las calles del casco central, de los centros comerciales San Felipe, Unicentro las pulgas y de las adyacencias de la Avenida Libertador, desmejorando así los espacios urbanos del centro de la ciudad.

Cortesía

Quizás, eso fue el reflejo de que a comienzos de 1983 estalló la crisis económica en el país, obligando al gobierno de turno a devaluar la moneda y a la creación de un control de cambio. Este fenómeno se llamó Viernes Negro, cuando el valor del dólar era a 4,30.

Hoy día, el casco central de Maracaibo representa casi la misma cosa, pero bajo las sombras, el epicentro del comercio informal de la ciudad, donde siempre ha reinado la anarquía, el desorden y la inseguridad extinguió su economía por la crisis que atraviesa el país.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Julia Corona/Pasante

Noticia al Día