Eddy es más que un herrero: Es un hombre que eligió perseverar

Eddy es más que un herrero: Es un hombre que eligió perseverar

Eddy Ollarves

Foto: Juan Vera @socram_photo

Eddy Ollarves es el quinto de seis hermanos. Conoció la ausencia de sus progenitores desde temprana edad. El padre murió cuando tenía dos años; su madre, poco después que cumpliera los cinco.

Ante la falta de familiares que se hicieran cargo de la extensa descendencia de José Enrique Ollarves y María Nuvia López, los niños ingresaron a una institución de acogida en La Cañada de Urdaneta, estado Zulia.

Allí creció entre momentos dulces y amargos, en un hogar adoptivo en el que eran habituales los cambios de las madres sustitutas. Unas más amorosas, otras con el carácter difícil.

De los directores de la institución tiene opiniones divididas, unos buscaban ayudar a los niños y adolescentes que allí vivían; otros, todo lo contrario.

«Cómo yo siempre fui tranquilo, no recibí castigos fuertes; otros muchachos no corrieron con la misma suerte», relata.
Fueron 12 años que vivió Eddy junto a sus hermanos en aquel lugar. No le resulta grato recordar ese tiempo.

Allí tenían un techo y posibilidades de estudio, hasta llegar a la mayoría de edad, cuando tendrían que emanciparse.

Llegado el momento, Eddy no lo pensó dos veces e hizo vida independiente, siempre en contacto con sus hermanos de sangre y con aquellos que adquirió en su estadía en la institución.

Deslumbrado por la sensación de libertad que recién experimentaba y por la posibilidad de trabajar, Eddy descuidó los estudios de Ingeniería en Gas que cursaba. También le habría gustado graduarse de Arquitecto.

Después de mucho intentar con diferentes oficios se dedicó a la herrería y cerrajería, actividad en la que se ha convertido en todo un especialista.

 

Eddy Ollarves

Foto: Juan Vera @socram_photo

 

Cada día se levanta muy temprano y se dirige a su taller, donde con suma dedicación va dando forma al metal, para crear protecciones, asientos, portones y un sin fin de objetos. Forjando la dureza del material, así como lo ha hecho con su propia existencia, día a día.

La calidad del trabajo y la responsabilidad con la que asume cada encargo, hace que nunca le falten clientes.

Esta actividad la alterna con la fabricación de llaves, el arreglo de cerraduras, candados, donde aplica la misma fórmula que lo ha llevado a salir airoso en la vida: esmerarse por hacer bien las cosas.

Es un hombre callado, servicial, de buenos modales, disciplinado, dedicado al trabajo y amante de los deportes. Por su estatura de 1,87 metros se le da bien el baloncesto.

Dios premió a Eddy con una compañera de vida que lo complementa, con quien conformó un hogar cálido al cual llegar tras cada jornada y donde valores como el respeto, la solidaridad y el compromiso están presentes.

Pudo escoger miles de caminos, pero entre las opciones, Eddy eligió ser una persona de bien, pese a no tener a alguien que lo guiara durante su infancia y adolescencia.

Su triunfo en esta vida ha sido no ceder ante lo fácil, trabajar duro, ser honesto y perseverante. Se puede decir que se hizo a sí mismo.

 

Eddy Ollarves

Foto: Juan Vera @socram_photo

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Fanny Reyes

Foto: Juan Marcos Vera

Noticia al Día