Cero a la izquierda (Javier Sánchez)

Cero a la izquierda (Javier Sánchez)

A propósito de ceros, frase que se ha puesto en boca en el país en los últimos días por el anuncio del Banco Central de Venezuela de volvérselos a quitar al cono monetario, la confusión del pueblo es cada vez mayor. Unos creen que se estabilizará la inflación y los precios bajarán y otros creen que es el mismo cuento cuando Hugo Chávez se los quitó y todo fue peor.
Ya se anunció que a partir del 1 de octubre se eliminarán en aras de simplificar las transacciones diarias que a duras penas caben en una calculadora o que requieren la tarjeta varias veces para completar una compra. No es nada nuevo el quitarle ceros a la unidad monetaria.
Se espera un recorte de seis ceros después de tantos intentos anteriores de emitir billetes de mayor denominación que no resolvieron los problemas creados por la hiperinflación que azota al país y podemos decir que prácticamente somos un cero a la izquierda sin valor y sin importancia para ningún país en lo que a inversiones se refiere.
Ya se sabe que le van a quitar los ceros a la derecha al bolívar y las opiniones de los economistas es que solamente servirá para agilizar las transacciones y que será un «maquillaje» más del gobierno de los que está acostumbrado a hacer.
Mejor hablemos de los llamados «cero a la izquierda» que para el pueblo son aquellos políticos tanto de izquierda como de derecha que andan buscando espacios políticos, que no representan nada y van quedando por fuera hasta con la anuencia de las propias organizaciones a las que han pertenecido a lo largo de más de veinte años.

En la vida política actual hay muchos de ellos incluyendo claro está, los que se mueven en los partidos de izquierda. Están los que buscan un puesto en venideras elecciones y se lanzan a apoyar candidatos con «chance» y también aquellos que aparecen nuevamente en el escenario y han sido «pateados» en procesos internos considerando que se tratan de personeros sin valor alguno en la actualidad, sin representación política.
Así tenemos por ejemplo que el PSUV decidió que José Manuel Suarez del estado Vargas, Rafael Calles de Portuguesa, Edwin Rojas del estado Sucre y Henry Rangel Silva de Trujillo, son cuatro de los mandatarios que obtuvieron un porcentaje muy bajo de apoyo en sus respectivas UBCH, por lo que deberán darle paso a otros líderes que si están entre los más postulados. La actual mandataria Érika Farías también fue excluida de participar como precandidata en las primarias para la alcaldía por el municipio Libertador, Francisco Arias Cárdenas por el Zulia, Elías Jagua y Gian Carlos D Martino que viajó desde Roma a ver qué conseguía y también quedaron como cero a la izquierda para el proceso interno del domingo. Recordemos que Nicolás Maduro dijo que algunos gobernadores chavistas se han “burocratizado” y que “la misma revolución tiene capacidad de cambiarlos” y es por ello que no van pa’ el baile este domingo.
La oposición también tiene sus ceros, aunque andan «guabinosos» si participan o no en las elecciones del 21 de noviembre como por ejemplo Henrique Capriles que espera “mejores condiciones» y otros que no saben si van al proceso pero andan desde hace meses abrazando viejitos en largas caminatas, por si acaso, atendiendo lo que señala Estallin González quién señala que la elección regional permite reorganizar a la oposición que está desorganizada con campañas para tocar a la gente, conocer lo que está pasando, permitiendo así mismo el mantener espacios que tenemos y dar la lucha.

La irresponsabilidad de los gobernantes de turno demuestra que por más de veinte años la abundancia sea ahora miseria, con una situación de quiebra económica, moral y social, que nos ha convertido en un referente internacional de la incompetencia política.
Así lo ve María Corina Machado del partido Vente Venezuela que se niega a participar en estas condiciones en proceso alguno y prefiere mantenerse al margen.
Con la izquierda en éste país llevamos veinte años siendo un cero a la izquierda.