El café desde sus orígenes su consumo ha sido primordial

CAFÉ: sus orígenes y uso

Cerezos de café, granos y bebida

El café o cafeto, es probablemente originario de la provincia de Kaffa, en Etiopía,​ pero la cuestión no está resuelta completamente. Crece en los bosques altos del suroeste de Etiopía, de 1300 a 2000 metros de altitud. El cafeto es un arbusto de 10 a 12 metros que crece espontáneamente. Los cafetos son arbustos de las regiones tropicales del género Coffea, de la familia de los rubiáceos. Tienen hojas persistentes y opuestas y bajo un poco de sombra crecen mejor. Necesitan temperaturas suaves. Comúnmente se cultivan en las regiones tropicales y ecuatoriales, donde siempre es primavera o verano.

La época de floración es al comienzo de la temporada de lluvias; sus flores son blancas y perfumadas. Después de ocho o nueve meses aparecen los frutos, que son bayas rojas, brillantes y carnosas que asemejan a las cerezas. Con cada lluvia los cafetos florecen, razón por la cual se pueden encontrar flores, frutos verdes y frutos maduros simultáneamente, por lo que se debe tener mucho cuidado al recoger los frutos.

Llegada del café a Europa y el Nuevo Mundo

El café llegó a Europa alrededor del año 1600, mediante los mercaderes venecianos. Se aconsejó al papa Clemente VIII prohibir el café, pues creían que representaba una amenaza de los infieles. Después de haberlo probado, bautizó la nueva bebida, declarando que dejar solo a los infieles el placer de esta bebida sería una lástima.

Primeras cafeterías en América y el mundo

En la década de 1650, en el sur y oeste de Europa se observó gran tolerancia, por ello, comenzó a ser muy importado y consumido en Inglaterra, y a raíz de esa receptividad, se comenzaron a abrir cafeterías en Oxford y en Londres. La primera cafetería en Londres se abrió en 1652. Seguida de ella, el café llegó a América en 1689, con la apertura del primer establecimiento en Boston.

Asimismo, llegó el café en las colonias británicas de América del Norte, pero esta no tuvo inicialmente tanto éxito como lo había tenido en Europa, debido a que los colonos lo veían como un pobre sustituto del alcohol. Sin embargo, el consumo de café entre los estadounidenses aumentó a principios del siglo XIX, tras la guerra de 1812, que había acabado con el acceso a las importaciones de té.

Las primeras plantaciones de café a mediana escala en Colombia, se registraron en 1808 en Santander, y en 1813 Ignacio Ordóñez de Lara fue el primero en contar con un cultivo de 7000 palos de café. No obstante, la expansión e incursión del café a las demás regiones del país, se llevó a cabo por un responsable de cada departamento o ciudad, a partir del año 1867, y estos fueron: Tyreel Moore en Cundinamarca estableció los primeros cultivos, y Mariano Ospina Rodríguez en Antioquia. Mientras en el departamento de Caldas fue Eduardo Walker, en Jurisdicción de La Cabaña, en el Águila, Antonio Pinzón; En 1886, Simón López lo extendió a la ciudad de Pereira, de donde partió la expansión del cultivo a zonas del Quindío y al Valle del Cauca. Y para 1890 el café se volvió la base de la economía regional.

La llegada del café a España, fue a finales del siglo XIX y principios del XX, con la visita de los intelectuales quienes se reunían en cafeterías, algunas de ellas en la actualidad son auténticas instituciones: Café Gijón (Madrid, 1888), Café Novelty (Salamanca, 1905) o el Café de Fornos (Madrid, 1907), entre otros.

Mapa Mundi Cafetero

Lea también: Venezuela recibe asistencia humanitaria de la ONU ante las inundaciones

Cultivo y Producción

La plantación de un cafeto joven, necesita tres a cuatro años para comenzar a producir frutos, alcanzando su mayor productividad a los seis u ocho años. A continuación el arbusto puede vivir numerosas décadas, pero es comercialmente viable solo hasta los veinticinco o treinta años.​ La copa se rebaja para evitar un excesivo desarrollo en altura.​

Las plantaciones pueden hacerse completamente al descubierto, lo que facilita la organización de las operaciones de cultivo y aumenta la producción frutal al aprovechar al máximo la radiación solar, siempre y cuando no haya otros factores limitantes como la fertilidad del suelo, la disponibilidad de agua, entre otros; sin embargo tiene la desventaja de disminuir la longevidad de la planta y de requerir fertilizantes y pesticidas. Asimismo, las plantaciones pueden hacerse a semisombra —se habla de café de sombra—, lo que mejor se corresponde con la autoecología de la especie, pero reduce la productividad y complica la gestión.

Recolección del fruto

El fruto llegan a la madurez, (de siete a nueve meses después de la floración para el arábica, nueve a once meses para el cafeto robusta), puede comenzar la cosecha del café. Esta época varía de acuerdo al clima y la altitud; por ejemplo, en Java se producen tres cosechas anuales, por lo que la recolección se extiende prácticamente durante todo el año, mientras que en Brasil la cosecha se realiza de mayo a septiembre y en Colombia de marzo a abril y de noviembre a diciembre. La recolección se realiza principalmente en forma manual y selectiva, recogiendo solo las cerezas de café maduras y evitando dañar las yemas de las ramas, lo que implica tener que repasar en varias oportunidades el mismo arbusto, pero que obtiene las mejores variedades de café.

Separación de los granos de café

Una vez cosechados los frutos, deben procesarse para retirar pulpa y mucílago y así obtener el grano recubierto por el pergamino, denominado café pergamino o café verde. Inicialmente las cerezas de café recién cogidas se procesan, ya sea mediante el método seco o el húmedo, y se deben tratar el mismo día de su cosecha a riesgo de que comience la fermentación y los granos se manchen. Asimismo, el café debe pasar por un proceso que le permite cumplir su estado final, en ese proceso encontramos; el tratamiento del grano: clasificación, pulido, almacenamiento, envejecimiento, tueste y torrefacción, descafeinado, tratamiento con agua, proceso de cloruro de metileno, y tratamiento con dióxido de carbono.

Granos de café

Preparaciones y propiedades del café: Habitualmente el café se sirve con azúcar, que contrarresta su sabor amargo, y con leche. Además, en algunos preparados se añade chocolate, especias (canela, cardamomo o nuez moscada), limón, bebidas alcohólicas, nata e incluso hielo.

También, conseguimos las propiedades que tiene esta bebida y vemos que: ayuda a quemar grasas, aporta nutrientes al cuerpo, es una fuente de antioxidantes, disminuye la probabilidad de contraer enfermedades, protege el hígado y el corazón, y reduce el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

En la elaboración del café encontramos Recetas no comunes; donde podremos conocer las diferentes preparaciones y el café Barraquito es uno de ellos; este café es típico de Canarias se prepara con café, leche condensada y leche y se sirve en un vaso mediano. Además, también puede llevar canela, limón o licor. También podemos conseguir el Flan de café, hecho con huevos, leche condensada y es cocinado en el horno.

Preparación del café

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Yelyann Montiel/Pasante

Noticia al Día