Somos los mismos (Javier Sánchez)

Somos los mismos (Javier Sánchez)

No lo digo yo, eso lo dijo hace años el difunto Hugo Chávez cuando fue a Cuba como Presidente de Venezuela aceptando una invitación de Raúl Castro que muchos aplaudieron y elogiaron para después unirse al proceso que llamó Socialismo del Siglo XXI.

Eran tiempos de «hermandad» de nuestro país con países similares a Cuba pero hoy viendo los toros desde la barrera de los últimos acontecimientos ocurridos en ambos países con la forma de vida que estamos llevando y el despertar de un pueblo cansado de la opresión, de verdad que sí creo que en este momento somos los mismos o nos parecemos, como dijo una vez el líder de Sabaneta. Como que tenía razón.

Cualquiera que haya sido el resultado en su detalle de lo que hoy viven ambas repúblicas en lo que respecta a su situación política y un pueblo que se levanta pidiendo libertad, parecen haber llegado al final de un itinerario.

Después de sesenta años de lucha por la libertad de los isleños y de más de veinte años de Venezuela en poder del gobierno revolucionario-chavista exigiendo, no solo libertad sino condiciones de vida como régimen democrático, no suenan sables todavía, pero si gritos de libertad y pasos ligeros en marchas multitudinarias que hablan del despertar de un pueblo después de 60 años de dictadura, al menos en el caso de la isla caribeña.

Miles de cubanos se han lanzado a las calles en La Habana y otros puntos de la isla en los últimos días para protestar por el desabastecimiento, los precios elevados de los alimentos y los cortes de luz en medio de la crisis sanitaria que se ha incrementado por el coronavirus y una falta de respuesta de las autoridades. Esta noticia que recorre el mundo desde hace varios días se parece mucho a las que han salido también desde Venezuela por razones similares desde hace varios años.

También Venezuela mantiene su constante protesta liderada por grupos opositores y una de las últimas concentraciones en éste pais se celebró bajo el nombre “Ruta por Venezuela” donde participaron diversas organizaciones de la sociedad civil que reclaman la libertad , el fin de la crisis y una vida digna. El líder Juan Guaido proclamado mandatario encargado luego que la Asamblea Nacional declarara ilegítima la reelección de Nicolás Maduro , ha liderado muchas manifestaciones y ha llamado a los militares a dar la espalda al régimen, para propiciar una transición y convocar elecciones libres, tal cual en este momento exige el pueblo cubano que ha salido en masa a la calle y ha provocado hasta la renuncia del viceministro del Interior.

Viene a mi mente Hugo Chávez cuando en sus andanzas como Presidente de Venezuela, fue a Cuba invitado por Raúl Castro (en el 2007) y allá dijo a la prensa que su país y la isla eran lo mismo. “Son una misma nación» aseguró en aquel entonces y llamó a alimentar esa «conciencia» con un eje estratégico.

En aquel entonces en que el padre del chavismo aseguraba esto le pidió a los cubanos: “Tengamos conciencia de que nosotros somos una sola nación que camina hacia una confederación de repúblicas bolivarianas, martianas, caribeñas y suramericanas».

Lo cierto del caso es que Cuba sigue siendo una república frustrada, con niveles angustiantes de corrupción, desigualdad y exclusión social y una permanente intervención. Nuestro país también lo es, pese a su riqueza petrolera que permitió en un tiempo una convivencia con niveles altos de pobreza y desigualdad, una corrupción alarmante y una erosión política que se expresó con mayor fuerza desde los años 90 y que hoy se hace sentir aún más.

Cómo que le asistía la razón a Chávez cuando dijo en aquél entonces que somos iguales a los cubanos porque a veinte años de la llamada Revolución Bolivariana nuestro país se encuentra en una crisis política- económica con su modelo populista chavista y Cuba transita su propia forma de vivir con su castro comunismo con la misma crisis.

Culpar al bloqueo de la situación que padece hoy la isla querida de Fidel es pura demagogia. No hay comida, ni medicinas, ni luz ni gasolina porque no exporta y por tanto no tiene divisas; no está produciendo nada.

Se tienen reportes que el 2020, el país de donde Cuba importó más alimentos fue Brasil: 158 millones de dólares. El segundo fue Estados Unidos, con 157 millones, 64 millones de dólares de trigo de Francia.  El gran aliado argentino, país exportador agrícola 22 millones. No hay créditos ni transporte y es de ésto lo poco que comen los cubanos. ¿A quién se parece Venezuela en este momento?

Seguimos marchando bandera en mano, tirando piedras y todo lo que se le parezca en protestas que se han recrudecido contra un régimen totalitario que enfrentan ambos países. En este sentido, tenía razón Chávez, andamos en lo mismo y somos los mismos.