La asfixia no es un juego: Ya cobró otra vida en Venezuela

La asfixia no es un juego: Ya cobró otra vida en Venezuela

Asfixia

La auto asfixia que es tomada como un juego por los niños y adolescentes.

Cuidado con lo que hacen los chamos en ausencia de los adultos

En estos tiempos tan difíciles para la sociedad, debemos reforzar el cuidado de nuestros hijos o representados, ya que a diario ellos se enfrentan a peligros que pueden dejar consecuencias terribles e irreparables, como perder sus propias vidas por la inocencia e inconsciencia de sus actos.

Te dejamos una reseña de las cosas que representantes. La orientación familiar es necesaria para evitar trágicos desenlaces como los que veras a continuación. 

En el 2016, se popularizó entre los jóvenes el juego de “la ballena azul”. Este “juego” causó conmoción y alarma alrededor del mundo, ya que los administradores de dicho juego, proponían a quienes participaban en él, realizar una serie de retos aleatorios entre los cuales se incluían autolesiones como cortarse. El último reto de este macabro juego era el suicidio.

Dando un salto al 2018, nace una nueva tendencia entre jóvenes llamada el TidePod Challenge. Este reto viralizado a través de las redes sociales, proponía a los jóvenes comer, cocinar o morder cápsulas de detergente cual aperitivo, claramente poniendo sus vidas en riesgo.

Por si fuera poco, ese mismo año nació otra tendencia entre la juventud, tal vez producto de la intoxicación que sufrieron por las capsulas de detergente: El Reto del Agua Caliente.  Este reto consistía en verter sobre alguien o verterse sobre sí mism agua hirviendo. El por qué de este reto sobrepasa el entendimiento humano, pero gracias a él, muchos jóvenes sufrieron quemaduras graves en su piel.

Lea también: Muere al practicar el “Juego de la Asfixia” una adolescente de 14 años en Caracas

Dos años mas tarde, a comienzos del 2020, aparece el Rompe Cráneos. Este desafío viralizado en la plataforma de TikTok gracias a adolescentes que lo ponían en práctica en sus colegios, ponía en riesgo la vida de los mismos. Este desafío consistía en tres adolescentes saltando en su lugar, dos de ellos esperando el momento perfecto para hacer tropezar al adolescente del medio mientras salta, ocasionando una caída mortal. La primera vida que cobró este reto fue la de una joven en las Filipinas.

Este primero de julio, en Caracas, murió una niña de 14 años, victima del “juego de la asfixia”. Pero este “juego” se remonta al 2011, cuando se popularizó (una vez más), ya que, según un artículo científico publicado en la plataforma de scielo.edu.uy por la Dra. Alicia Fernández, esta práctica se remonta a 1995, con casos descritos en Estados Unidos, Canadá, Perú, Argentina y España.

Esta tendencia ha llevado por nombres, además de “el juego de la asfixia”, “7 minutos en el cielo” o “la droga de los niños buenos”, y consiste “en la suspensión por un breve período de tiempo de la irrigación cerebral hasta provocar la pérdida de conocimiento por hipoxia. La técnica habitualmente utilizada es la estrangulación por otra persona con las manos durante 7 a 12 segundos, o la autoestrangulación con lazos, bufandas o corbatas. Puede ser una práctica privada, o presenciada por pares que filman el juego, que posteriormente colgarán en internet, incitando a otros a que lo realicen”, así lo afirma Fernández. Todo esto con el fin de simular la sensación del consumo de sustancias ilícitas, con el riesgo de morir asfixiado.

Al parecer el “juego” se ha vuelto tendencia de nuevo, después de 10 años, y recientemente ha cobrado una víctima en el país.

En tiempos como estos, tal vez parezca difícil, casi imposible, regular el acceso a internet a menores, y aún más difícil saber lo que hacen los pequeños de la casa en su privacidad o incluso saber lo que aprenden en la vasta red del internet. Por eso, la mejor herramienta que pueden tener los padres y adultos, es estar al tanto de lo que ocurre en las redes sociales, esto por supuesto, puede ser difícil, en algunos casos imposible, teniendo en cuenta las responsabilidades que ser un adulto conlleva. En ese caso, siempre es bueno recurrir a la comunicación. Sentar a los pequeños de la casa y tener una conversación, explicándoles que todo puede parecer diversión y juegos en internet, pero no cuando su vida puede correr peligro.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Jesús Benavides/Pasante

Noticia al Día