Ibargüen quiere disfrutar en su duelo con Yulimar Rojas en Tokio 2020

Ibargüen quiere disfrutar en su duelo con Yulimar Rojas en Tokio 2020

Ibargüen Yulimar Rojas

Ibargüen y Yulimar Rojas reeditarán en Tokio 2020 la final del triple salto de Rio 2016 en la que fueron oro y plata, respectivamente. Foto: AFP

«Voy a salir a dar lo mejor de mí y a disfrutar», adelantó la atleta colombiana Caterine Ibargüen después de clasificar a la final del triple salto femenino en Tokio 2020 este viernes 30 de julio, una prueba en la que es la vigente campeona olímpica y en la que enfrenta el desafío de la favorita Yulimar Rojas.

«Salió perfecto. Ya el primer objetivo se consiguió, que era estar en la final, y el domingo será borrón y cuenta nueva y todas tendremos los mismos saltos», manifestó Ibargüen, de 37 años, después de concretar su pase a la final del domingo en las preliminares con una marca de 14,37 metros. Rojas consiguió registro de 14,77.

El hito para clasificar de manera directa eran 14,40 metros, pero el salto de la abanderada de Colombia bastó para que entrara entre las mejores en la que sería la última competencia de su exitosa carrera como deportista.

Ibargüen habla con alegría, libre de presión. «Disfrutar» es una palabra que aparece frecuentemente en sus declaraciones.

«Vamos a intentar hacer lo mejor posible. Le deseo lo mejor a ella, que lo disfrute y si Dios lo quiere para ella, que lo consiga. Yo voy a entrar y mi primera rival soy yo misma (…), lo importante es que Caterine Ibargüen salga satisfecha con su trabajo», manifestó Ibargüen sobre la revancha que buscará Rojas por la medalla de oro.

«Ya el primer objetivo se consiguió, que era estar en la final, y ya el domingo será borrón y cuenta nueva y todas tendremos los mismos saltos», expresó.

Ibargüen ganó el oro en Rio de Janeiro-2016 con marca de 15,17 metros, mientras que Yulimar Rojas se quedó con la presea de plata (14,98) y la kazaja Olga Rypakova con la de bronce (14,74).

En la ruta a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, Rojas e Ibargüen se reencontraron el pasado 28 de mayo en la reunión de Doha de la Liga de Diamante y la venezolana ganó con comodidad con un salto de 15,15 metros. Compartieron el podio, aunque lejos de ella, las jamaicanas Kimberly Williams (14,69) y Shanieka Ricketts (14,98).

Ibargüen, que entonces reaparecía en las pistas de atletismo después de meses de ausencia, ocupó el octavo lugar (13,86).

 

Recuperación

La vía ha estado llena de los baches de la pandemia de covid-19, que ha dejado más e cuatro millones de muertos en el mundo, ha sido difícil para todos.

«Ha sido año inusual para todos y lo importante es que estamos aquí para disfrutar de estos Juegos Olímpicos (…) y para mostrarle a la gente que nosotros estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo como atletas a pesar de las dificultades», comentó Ibargüen.

Lea también: Yulimar Rojas clasifica a la final del triple salto en Tokio-2020 (+Video)

Para ella, la posposición de Tokio 2020 significó replantearse muchas cosas, pues atrasó su retiro con la promesa de que disfrutará del atletismo hasta el final «independientemente del resultado».

Ibargüen cambió el año pasado de entrenador, al contratar al brasileño Nelio Alfano Moura en lugar del cubano Ubaldo Duany, quien la dirigió durante 14 años.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

AFP