El gratis se murió ahora cobran hasta por dar direcciones

El gratis se murió ahora cobran hasta por dar direcciones

El gratis se murió ahora cobran hasta por dar direcciones. Foto: Referencial

Con la invención y las tecnologías muchas de las costumbres referenciales se han adaptado a una modalidad de pago dando como resultado un nuevo negocio.

Como dicen por ahí “Se cobra por lo que se sabe”. En el 2018 pagar por saber direcciones comenzó a tener auge, cuando ciudadanos, de avanzada edad, se apostaron a las adyacencias del Metro de Caracas, específicamente en la estación Sabana Grande.

La idea no fue nada descabellada, algunas personas lucraron de esa forma ante el dinamismo de la “selva de concreto” en ofrecer sus servicios de información por tan solo 50 bolívares soberanos. Encontrar un lugar poco conocido o el más recóndito rincón tenía su costo.

Años más tarde la presencia del virus que llevó al mundo a una pandemia ha sido el principal promotor del ingenio y el emprendimiento, pues con la amenaza en la calle todos se las idearon para rebuscarse, o al menos así lo hizo gran parte de la población.

El hogar se volvió una oficina, las amas de casa comenzaron a vender su sazón a extraños, otros decidieron salir a hacer los mandados y entregas para que nadie saliera, pero en medio de esas tantas soluciones, también llegaron las visitas virtuales a un consultorio. Un auge han sido las consultas médicas, ya que la saturación de los hospitales -donde se concentra el epicentro de casos- ha hecho que muchos no quieran acercarse.

De allí algunos profesionales de la salud han pasado a atender a sus pacientes a través de videollamadas y asesorías, de la enfermedad protagonista del momento o de otra. Las consultas tienen su costo de acuerdo al profesional, y es que como bien se detalló al principio de la nota “Se cobra por lo se sabe”. La modalidad migró a otras profesiones dando cómo resultado la innovación y no quedarse con los brazos cruzados.

 

De propinas a pagos

La tan esperada propina para trabajadores encargados de atención al público también agarró otro rumbo, pues dejó de serlo para convertirse en pago. Parecieran ser muchas las variantes, pero el inminente sobresalto que ha sufrido a través del tiempo el cono monetario y la escasez del mismo en las calles, ha sido uno de los principales detonantes.

Lo que antes podía verse como un deber de parte de los usuarios, ahora solo es una obligación y es que todos están en búsqueda de dinero, por lo que cobrar por cualquier servicio es prioritario.

Tiempo atrás desapareció la “ñapa”, seguidamente “la propina”, pero ahora con la diversidad de formas para pagar todo es posible, por lo que estas remontaron, pero bajo una lucrativa modalidad.

Y más cuando las mismas son en dólares, ya que la economía venezolana se adecuó de forma directa a ello. El sueldo mínimo en bolívares no es suficiente, por lo que los aditivos tanto en bolívares como en moneda extranjera, hacen más llevadero el panorama.

 

Lea también: Brasil distribuirá $1.2 millones en ayuda a migrantes venezolanos

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día