¿Cuáles son las serpientes más venenosas en Venezuela?

¿Cuáles son las serpientes más venenosas en Venezuela?

Ilustración: Oriana Reyes

En Venezuela, las serpientes que poseen el veneno más letal son las corales, aunque son las menos peligrosas porque son muy pacíficas. En cambio, la cascabel, las mapanares y la cuaima o concha de piña son muy agresivas y tienen un veneno, que sin tratamiento, es mortal, de ahí su peligrosidad.

Coral o Coralillo

Las corales se caracterizan por la presencia de anillos coloridos y muy vistosos que adornan el cuerpo y que se disponen comúnmente en tríadas y en algunas especies de dos en dos. El color, la disposición y el número de los anillos son característicos para cada especie. La coloración típica incluye rojo, amarillo (o blanco), y negro.

Es un animal que se suele encontrar en los bosques y en las partes rocosas del desierto. Algunas especies son semiacúaticas. Su alimento favorito son animales de sangre fría como serpientes y lagartijas, es decir, otros reptiles y anfibios. Puede tener entre cinco y 15 huevos, dependiendo del tamaño de la especie y del individuo. El período de incubación puede ser de entre 40 a 90 días, siendo influenciado por factores como la temperatura y otras condiciones climáticas. Una vez fecundada, la hembra deposita sus huevos en huecos del suelo protegidos por piedras, cavidades de troncos o dentro de hormigueros y termiteros.

Poseen un potente veneno de acción neurotóxica que actúa sobre el sistema nervioso central. La víctima presenta los síntomas del envenenamiento entre cinco y treinta minutos luego de la mordedura. Si no se aplica el suero antiofídico a tiempo, se presentan adormecimiento, angustia, visión borrosa, contracción faríngea y dificultades para tragar, no se podrá articular las palabras, y es probable que se sufra convulsiones. Más adelante hay parálisis completa. Aun cuando la sensibilidad está intacta y la conciencia lúcida, la asfixia progresiva precipita la muerte.

El suero antiofídico específico, sólo neutraliza la acción del veneno pero no cura las alteraciones funcionales que hayan podido quedar de acuerdo al tiempo de permanencia del veneno en el cuerpo.

Cascabel

El cuerpo del reptil está rodeado de escamas que están colocadas en 21 – 29 filas. El color de fondo del cuerpo va de amarillento a verdoso, e incluso negro. Una fila de manchas oscuras de color marrón con bordeados por líneas color crema en forma romboédrica pasa por el dorso y los laterales.

Su cuerpo alcanza a medir metro y medio. Posee colmillos inyectores de veneno, alimentados por glándulas ubicadas detrás y debajo de los ojos. Una glándula muy sensible al calor, ubicada delante del ojo le permite detectar su presa en total oscuridad.

Cuando esta serpiente percibe la aproximación de un animal, se pone en guardia, enrolla su cuerpo y apunta su cabeza en dirección al intruso, haciendo vibrar su cola para que el cascabel emita ese sonido tan característico que advierte su presencia y pone a la defensiva al más valiente. Cabe destacar que es una especie con carácter muy volátil; pues puede aparentar tranquilidad e indiferencia y agredir a los pocos segundos. Pese a su peligrosidad, tan solo atacan ante la amenaza de peligro.

El veneno de estos animales es muy fuerte. Destruye los glóbulos rojos de la sangre y hace penetrables los vasos sanguíneos. Así afecta al tejido corporal y a la circulación. Sus mordeduras son tremendamente dolorosas y pueden ser fatales para un humano. Existe un antídoto, que actúa con eficacia, evitando en la mayoría de los casos la muerte del afectado.

Mapanare

Es la serpiente que causa más accidentes en Venezuela. Es muy agresiva. Suele mover rápidamente la cola antes de atacar, después se lanza sobre su presa apoyando el abdomen en la parte posterior del cuerpo, y le clava sus afilados colmillos para que penetre el veneno. Se alimenta sobre todo de pequeños mamíferos, pájaros, lagartijas y serpientes. Detecta a los animales de sangre caliente al percibir su calor corporal por medio de fosetas loreales, un órgano ubicado entre los ojos y el hocico del animal. Puede tener diversos colores: desde marrón, pasando por el verde oliva hasta el gris. Su longitud puede llegar hasta los dos metros.

Aunque por lo general es una serpiente terrestre, es también una excelente nadadora y trepa a los árboles, incluso cuando sea necesario para llegar a la presa. Por lo general es nocturna, pero puede buscar alimento en cualquier momento del día si fuera necesario.

La mordedura de este animal es muy peligrosa, conteniendo una hemotoxina cuyos síntomas son dolores y grandes inflamaciones locales. Falla aguda de los riñones, problemas de coagulación, necrosis, y fallas en el sistema cardiovascular y renal. Es decir que al bajar la cantidad de fibrinógenos, la sangre se vuelve incoagulable causando muerte por hemorragia.

Esta serpiente es muy temida por su veneno que es particularmente letal y de acción rápida. La tasa de mortalidad solía ser elevada, pero hoy en día el tratamiento suele ser posible si la víctima recibe atención médica a tiempo.

Cuaima o Concha de Piña

Es la víbora más larga del continente americano, y posiblemente la segunda serpiente venenosa más grande, tan solo superada por la cobra real. Es de un color marrón claro con tonos anaranjados y con manchas negras en forma de diamante. Tras el ojo tiene una banda horizontal negra. El vientre es blanco. Los adultos pueden medir más de 2 metros.

Es una especie terrestre, solitaria y nocturna que se alimenta principalmente de mamíferos pequeños y medianos. No suele ser agresiva. Pero sí responder rápidamente a perturbaciones, a menudo inflando el cuello y vibrando la cola, y puede volverse peligrosa cuando se les molesta. Posee unos colmillos retractiles de más de cinco centímetros de largo, con los que puede infringir desgarre en el momento de la mordida.

La picada de esta serpiente es parecida a la de la mapanare pero en menor cantidad, puede producir a sus víctimas: Dolor local fuerte que tiende a aumentar y difundirse del sitio de la mordedura, hinchazón, hemorragias por el sitio de la inoculación del veneno luego se presenta por las mucosas por ejemplo las encías y nariz, formación local de ampollas que van aumentando de tamaño y uniéndose, daño del tejido hasta la gangrena y por último puede dejar a una persona en estado de shock.

Para las serpientes venenosas reponer el veneno es un gasto energético muy alto, por lo que no les conviene malgastarlo en algo o alguien que no va a ser su presa.

¿Qué hacer en caso de mordeduras?

• Colocarse en una zona segura, alejándose lo más pronto del animal que lo mordió.

• Conservar la calma y no realizar esfuerzos, ya que esto acelera el veneno en el organismo.

• Revise la hora en que ocurrió el accidente.

• Si es posible, trate de identificar a la serpiente, ya que esto ayudará a los médicos a saber si se trató de una especie venenosa, así como el tipo de antídoto a administrar.

• Retire todos aquellos objetos o prendas de vestir que pudieran actuar como objetos constrictivos (anillos, cadenas, pulseras o calcetines), ya que es probable que se presente una inflamación en la zona afectada.

• Limpie suavemente la herida para retirar posibles residuos y evitar que se infecte.

• Cubra la zona con gasas o paños limpios sin ejercer presión.

• Inmovilice el área afectada.
• Lleve al herido a los servicios médicos más cercanos de manera inmediata.

¿Qué No hacer en caso de mordeduras?

• No permitir que la persona herida se esfuerce demasiado.

• No aplicar torniquetes.

• No aplicar compresas frías o calientes en la zona de la mordedura.

• No hagas cortes en el área de la mordedura.

• No tratar de succionar el veneno.

• No dar medicamentos al paciente.

• No administrar remedios caseros.

• No elevar la zona afectada.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Ely Fuenmayor/Pasante

Noticia al Día