Exigen mejores condiciones para comerciantes de La Curva de Molina

Rafael Ramírez exige mejores condiciones para comerciantes reubicados en La Curva de Molina

En un recorrido realizado, la mañana de este lunes, por el Mercado Popular de La Curva de Molina, en la parroquia Raúl Leoni de Maracaibo, el equipo de Primero Justicia, liderado por su coordinador municipal, Rafael Ramírez Colina, constató lo que calificó como el abandono del lugar donde fueron reubicados los comerciantes que antes ocupaban la fachada de la Curva de Molina. Reseña una nota de prensa de la tolda amarilla. 

Dice el boletín que Ramírez Colina exigió un trato digno para los comerciantes, a quienes consideró «padres y madres de familia que a diario los dan todo para mantener a los suyos». De igual forma, añadió: «Ese recurso humano fue empujado por la Alcaldía, hacia la otra parte de la Curva de Molina, sin que les hayan resuelto los problemas que les prometieron resolver al momento de instalarlos allí».

Agregó: «Hoy vimos un mercado que no tiene, ni siquiera, las condiciones mínimas para la vida del ser humano; no hay un baño público gratuito; los comerciantes tienen que pagar 500 mil bolívares por usar baños privados; no tienen agua potable, tampoco electricidad».

El comunicado de prensa, además, señala que los comerciantes se quejaron por el retraso en la entrega de los mesones ofrecidos y cobrados por la municipalidad para el desarrollo de sus actividades económicas.

Aseguran que los minoristas han tenido que improvisar mesas inseguras e incomodas para poder seguir desarrollando la actividad que por años ha mantenido a sus familias. Acotan que la situación empeora en días de lluvias, como los registrados el pasado fin de semana, debido a las inundaciones de sus puestos de trabajo improvisados. 

Por otro lado, los vendedores de la Curva de Molina denunciaron que deben cancelar sumas diarias en dólares para que los policías les permitan estar en los mismos lugares en donde fueron reubicados.

Rafael Ramírez, finalmente expresó: “Muchos de ellos (refiriéndose a los comerciantes) regresan a casa sin ganancia alguna. Lo poco que pueden vender, tomando en cuenta la crisis económica que viven los venezolanos y la pandemia, se les disuelve en el pago de los impuestos municipales, las coimas corruptas de los funcionarios policiales y el pago de cuatro dólares semanales de condominio», un condominio que, según el dirigente político, «no los atiende». Añadió: «En la actualidad, son más los días en lo que estos padres y madres de familia regresan a casa, sin poder comprar si quiera con un kilo de harina de maíz para las arepas».

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Nota de Prensa