Pidieron una alta suma de dinero a familiares de Tatiana, pero igual la mataron; Ocurrió en Táchira

Pidieron una alta suma de dinero a familiares de Tatiana, pero igual la mataron: Ocurrió en Táchira

Dolor, sufrimiento, impotencia, asombro y espanto hay en el seno de la familia Gómez Botello por el horrible y cruel crimen de la adolescente de 16 años, Katiusca Tatiana Baltazar Gómez, quien el pasado viernes 4 de junio fue hallada en avanzado estado de descomposición y presentando signos de agresión y presunta violación en una zona boscosa en el sector «Piedra del Grillo» y Centenario parte alta de Capacho Nuevo.

A Tatiana la hallaron unos jóvenes que se dirigían por el camino en búsqueda un perro que se había extraviado, sin embargo un olor a fétido les hizo llegar hasta el lugar exacto donde estaba la muchacha boca abajo, semidesnuda al lado de unos arbustos.

Lea también:  Localizaron cadáver de joven desaparecida en Capacho, Táchira

La joven se encontraba desaparecida desde la noche del 29 de mayo. Según se pudo conocer Tatiana esa noche estuvo en el sector conocido como «el bombeo» del barrio San Pedro, de Capacho Nuevo compartiendo con unos amigos y de ahí desapareció sin dejar rastro. .

Su madre Jackelin Gómez Botello y su padrastro Pedro Antonio Mejías Sánchez contaron a La Prensa del Táchira que vivieron momentos de mucha angustia y desesperación. En medio de la búsqueda, afirmaron que el lunes 31 de mayo recibieron un audio en el teléfono de la madre de Tatiana de un número colombiano donde le solicitaban 10 millones de pesos para presuntamente liberarla ya que tenían a la muchacha en cautiverio.

Angustiados por la situación, la pareja decide trasladarse a la sede del Comando Antiextorsión y Secuestro (Conas) , de la Guardia Nacional, en Pueblo Nuevo, a formular la denuncia y aunque allí los atendieron, los funcionarios los orientaron  sobre cómo actuar y esperar un poco más , porque por la humilde condición económica de la familia,  era un indicio de que se tratara de un supuesto secuestro con el fin de extorsionar.  

El padastro de Tatiana indicó que su esposa respondió al número colombiano de donde le habían enviado los audios, manifestándoles a los supuestos raptores que ellos iban a buscar la plata para que liberaran a su hija.

Sin embargo, los captores aparentemente en un par de horas cambiaron de opinión y bajaron de 10 millones a un millón de pesos colombianos (285 dólares). Parecía que todo indicaba que se trataba de una estafa que se sumó a varios mensajes que recibieron donde supuestamente habían visto a la joven en San Cristóbal y también en la terminal de Cúcuta, Norte de Santander, Colombia.  

Todo terminó siendo una mentira. 

 

Detenciones en el sector   

 

Tras la localización del cadáver y las primeras averiguaciones efectuadas por el CICPC, a partir de declaraciones de familiares y de personas que vieron la noche del sábado 29 de mayo a Katiusca Tatiana, los funcionarios del cuerpo policial detuvieron a algunas personas en el barrio San Pedro, mientras que otras fueron citadas a declarar.

Extraoficialmente se conoció que un individuo que estuvo con la adolescente hasta altas horas de la noche en el sector «el bombeo» fue detenido como presunto sospechoso. Se trataría de un hombre que habría estado detenido no hace mucho tiempo por estar involucrado en hechos delictivos. También fueron llevadas a declarar dos mujeres jóvenes, que habrían compartido con Katiusca Tatiana la noche del sábado que desapareció. 

Este sábado en la mañana nuevamente estuvo en el lugar del hallazgo del cadáver una comisión del Cicpc, en busca de más evidencias sobre el crimen. Incluso, se dijo que habrían sido trasladadas al sitio del suceso personas que habrían compartido con la adolescente ese sábado en la noche. En el barrio San Pedro se corre el rumor que a eso de la 1 de la madruga del domingo 30 de mayo, se habrían escuchado gritos en el sector «el bombeo» pero nadie se preocupó demasiado, porque en el lugar durante las noches, con cierta frecuencia hay alborotos de la gente que allí acude.

 

Familiares identifican a la adolescente en el lugar

 

Una vez los funcionarios del CICPC y de otros organismos policiales hicieron presencia en el sitio donde estaba el cadáver, llamaron a los familiares de la adolescente que estaba desaparecida para que trataran de verificar si el cuerpo encontrado correspondía al de Katiusca Tatiana.

Jackelín Gómez Botello, madre de la víctima, y Zaima Hernández, tía política de la adolescente, fueron algunos de los familiares que tuvieron valor para trasladarse hasta el lugar del hallazgo, aproximadamente un kilómetro más arriba de donde vivía, para tratar de identificar a Katiuska Tatiana a través de la vestimenta o algún rasgo físico, ya que el cuerpo presentaba avanzado estado de descomposición.

Según se conoció, el cuerpo estaba en un camino, al lado de unos arbustos, boca abajo, semidesnudo, con signos de haber sido golpeado en el rostro y presuntas evidencias de violación. La tía política de la adolescente, en medio del dolor que agobia a toda la familia, narró la mañana de este sábado que identificó a Katiusca Tatiana por la braga que cargaba, las sandalias de color negro y una gargantilla que usaba en el pie izquierdo. Aunque el cuerpo estaba en estado de descomposición, los investigadores que hicieron el levantamiento observaron señales de golpes y agresión en el rostro de la adolescente. En el lugar del hallazgo, los funcionarios buscaron evidencias relacionadas con el crimen y trasladaron el cadáver a la morgue del cementerio municipal de San Cristóbal, al tiempo que emprendieron las averiguaciones del caso, indagando con familiares, amigos y personas que habrían estado con Katiusca Tatiana la noche del sábado 29 de mayo cuando salió de su casa.

 

«Salió a agarrar Wifi»

 

Katiusca Tatiana Baltazar Gómez cumpliría el próximo 11 de agosto 17 años de edad. Vivía en la casa número 2-16, ubicada en la carrera 2 con calle 9 del sector conocido como Calle la Jeta, del barrio San Pedro, de Capacho Nuevo. En una pequeña residencia de tan solo una habitación, con baño, convivía con su madre Jackelín Gómez Botello y su padre de crianza Pedro Antonio Mejía Sánchez, quien hizo vida con Jackelín desde que Katiusca Tatiana tenía apenas 2 años de edad. El padre biológico de la adolescente está en Bogotá, Colombia, con otros dos hermanos de la adolescente vilmente asesinada.

Con voz entrecortada y muy afectado por el infortunio de su hija de crianza, a quien vio crecer y apoyó desde que empezó a estudiar educación inicial, primaria y luego comenzó educación media, Pedro Antonio Mejía narró que Katiusca Tatiana no estaba estudiando pero aunque apenas tenía 16 años de edad, desde hace 7 meses trabajaba como empleada doméstica en una residencia en La Castellana, en San Cristóbal. Ese trabajo él se lo ayudó a conseguir con una persona que Pedro Antonio conoce, a través de su oficio como vigilante.

Jackelín Gómez Botello, madre de la víctima, y Zaima Hernández, tía política de la adolescente, fueron algunos de los familiares que tuvieron valor para trasladarse hasta el lugar del hallazgo, aproximadamente un kilómetro más arriba de donde vivía, para tratar de identificar a Katiuska Tatiana a través de la vestimenta o algún rasgo físico, ya que el cuerpo presentaba avanzado estado de descomposición.

Según se conoció, el cuerpo estaba en un camino, al lado de unos arbustos, boca abajo, semidesnudo, con signos de haber sido golpeado en el rostro y presuntas evidencias de violación. La tía política de la adolescente, en medio del dolor que agobia a toda la familia, narró la mañana de este sábado que identificó a Katiusca Tatiana por la braga que cargaba, las sandalias de color negro y una gargantilla que usaba en el pie izquierdo. Aunque el cuerpo estaba en estado de descomposición, los investigadores que hicieron el levantamiento observaron señales de golpes y agresión en el rostro de la adolescente. En el lugar del hallazgo, los funcionarios buscaron evidencias relacionadas con el crimen y trasladaron el cadáver a la morgue del cementerio municipal de San Cristóbal, al tiempo que emprendieron las averiguaciones del caso, indagando con familiares, amigos y personas que habrían estado con Katiusca Tatiana la noche del sábado 29 de mayo cuando salió de su casa.

 

«Salió a agarrar Wifi»

 

Katiusca Tatiana Baltazar Gómez cumpliría el próximo 11 de agosto 17 años de edad. Vivía en la casa número 2-16, ubicada en la carrera 2 con calle 9 del sector conocido como Calle la Jeta, del barrio San Pedro, de Capacho Nuevo. En una pequeña residencia de tan solo una habitación, con baño, convivía con su madre Jackelín Gómez Botello y su padre de crianza Pedro Antonio Mejía Sánchez, quien hizo vida con Jackelín desde que Katiusca Tatiana tenía apenas 2 años de edad. El padre biológico de la adolescente está en Bogotá, Colombia, con otros dos hermanos de la adolescente vilmente asesinada.

Con voz entrecortada y muy afectado por el infortunio de su hija de crianza, a quien vio crecer y apoyó desde que empezó a estudiar educación inicial, primaria y luego comenzó educación media, Pedro Antonio Mejía narró que Katiusca Tatiana no estaba estudiando pero aunque apenas tenía 16 años de edad, desde hace 7 meses trabajaba como empleada doméstica en una residencia en La Castellana, en San Cristóbal. Ese trabajo él se lo ayudó a conseguir con una persona que Pedro Antonio conoce, a través de su oficio como vigilante.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

La prensa de Táchira