Un 7 de junio se suicidó el genio matemático e informático, Alan Turing

Un 7 de junio se suicidó el genio matemático e informático, Alan Turing

billete británico

Nuevo billete británico de 50 libras. Foto: Cortesía AP

Alan Mathison Turing (Paddington, Londres; 23 de junio de 1912-Wilmslow, Cheshire; 7 de junio de 1954), fue un matemático, lógico, informático teórico, criptógrafo, filósofo, biólogo teórico, maratoniano y corredor de ultradistancia británico.

Es considerado uno de los padres de la ciencia de la computación y precursor de la informática moderna. Proporcionó una influyente formalización de los conceptos de algoritmo y computación: la máquina de Turing. Formuló su propia versión que hoy es ampliamente aceptada como la tesis de Church-Turing (1936).

La carrera profesional de Turing se vio truncada cuando lo procesaron por su homosexualidad. En 1952, Arnold Murray, un amante de Turing, ayudó a un cómplice a entrar en la casa de Turing para robarle. Turing acudió a la policía a denunciar el delito. Durante la investigación policial Turing reconoció su homosexualidad, con lo que se le imputaron los cargos de «indecencia grave y perversión sexual» (los actos de homosexualidad eran ilegales en el Reino Unido en esa época), los mismos que a Oscar Wilde más de 50 años antes.

Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado. Según su ampliamente difundido proceso judicial, se le dio la opción de ir a prisión o de someterse a castración química mediante un tratamiento hormonal de reducción de la libido. Finalmente escogió las inyecciones de estrógenos, que duraron un año y le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos o un apreciable aumento de peso, que lo condujeron a padecer de disfunción eréctil.

 

En una carta de esta época a su amigo Norman Routledge, Turing escribió en forma de falso silogismo una reflexión, relacionando el rechazo social que provoca la homosexualidad con el desafío intelectual que supone demostrar la posibilidad de inteligencia en los ordenadores. En particular, le preocupaba que los ataques a su persona pudieran oscurecer sus razonamientos sobre la inteligencia artificial:

  • Turing cree que las máquinas piensan
  • Turing yace con hombres
  • Luego las máquinas no piensan

Dos años después del juicio, en 1954, falleció por envenenamiento con cianuro, aparentemente tras comerse una manzana envenenada que no llegó a ingerir completamente, en un contexto que se estimó oficialmente como suicidio.​ Varias personas pensaron que su muerte fue intencionada, aunque su madre intentó negar la causa de su muerte, atribuyéndola a una ingestión accidental provocada por la falta de precauciones de Turing en el almacenamiento de sustancias químicas de laboratorio. Los últimos años de su vida fueron amargos y reservados. Esta muerte no esclarecida ha dado lugar a diversas hipótesis, incluida la del asesinato.35

El 10 de septiembre de 2009, el primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, emitió un comunicado declarando sus disculpas en nombre de su gobierno por el trato que recibió Alan Turing durante sus últimos años de vida. Este comunicado fue consecuencia de una movilización pública solicitando al Gobierno que ofreciera disculpas oficialmente por la persecución contra Alan Turing. Sin embargo, en 2012 el gobierno británico de David Cameron denegó el indulto al científico,​ aduciendo que la homosexualidad era considerada entonces un delito. Finalmente, el 24 de diciembre de 2013 recibió el indulto de todo tipo de culpa, por orden de la reina Isabel II.

El matemático y pionero de la computación Alan Turing aparecerá en el nuevo billete británico de 50 libras, anunció el lunes el Banco de Inglaterra. Turing, que hizo un trabajo innovador en la computación e inteligencia artificial, fue “un gigante sobre cuyos hombros se alzan muchos ahora”, indicó el gobernador de la institución, Mark Carney.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Turing trabajó en el centro secreto de descifrado de códigos, Bletchley Park, donde ayudó a descifrar los códigos secretos de la Alemania nazi al crear el “bombe”, un precursor de las computadoras modernas. También desarrolló la prueba de Turing para medir la inteligencia artificial.

Sin embargo, tras la guerra Turing fue procesado por homosexualidad, que en ese entonces era considerada ilegal y fue tratado a la fuerza con hormonas masculinas. Murió en 1954, a los 41 años, tras comer una manzana con cianuro.

Turing recibió una disculpa póstuma por parte del gobierno británico en 2009 y un indulto real en 2013.

El billete británico de mayor valor es el último en pasar por un proceso de rediseño, para pasar del papel a un polímero más seguro y duradero. Los billetes rediseñados de 10 y 20 libras muestran a la escritora Jane Austen y al artista J.M.W. Turner.

El nuevo billete con la imagen de Turing entrará en circulación en 2021. Incluye una fotografía de él, una fórmula matemática y dibujos sobre tecnología. Además, contiene una frase de Turing: “Este es sólo un anticipo de lo que vendrá y sólo la sombra de lo que será”.

El exlegislador John Leech, quien encabezó la campaña para el indulto, señaló que estaba “completamente encantado” con la elección.

“Espero que reconozca su contribución sin precedentes para la sociedad y la ciencia”, agregó.

“Pero lo más importante es que espero que sirva como un claro y doloroso recordatorio de lo que perdimos en Turing y de lo que arriesgamos cuando permitimos que esa clase de ideología de odio gane”.

Noticia al Día/AP