La caraotas como ni te las imaginas (recetas mundiales)

La caraotas como ni te las imaginas (recetas mundiales)

Caraotas

Caraotas

Como venezolanos tal vez pensemos que somos expertos en cocinar caraotas: como sopa, como acompañante, con arroz, e incluso como salsa para pasta. Pero alrededor del mundo existe una gran variedad de recetas y formas de preparar y comer caraotas que nunca hubiéramos imaginado.

Para la comunidad vegana, un plato afamado es la hamburguesa, sí, hamburguesa. La única diferencia es que la ‘carne’ está hecha de una pasta de caraotas (comúnmente negras), y a la cual se le pueden agregar otros ingredientes para darle un mejor sabor.

Para Ali, en su blog gimmesomeoven.com, una receta simple para estas hamburguesas vegetarianas sería, por ejemplo, saltear algunos hongos con cebolla y ajo. Mientras estos se cocinan, aplastar una lata de caraotas negras hasta que se haga un puré, luego combinar la mezcla de los hongos con el puré en un bol y agregar un poco de pan de panko, un huevo, sazonador de bistec y mezclar hasta obtener una masa uniforme y firme, luego, dividirla en cuatro porciones, preparar las ruedas y ponerlas en la plancha hasta sellarlas y que se cocinen de lado y lado.

¿Caraotas y maíz? Sí. En Cabo Verde, África del Este, uno de sus platos típicos, y considerado por muchos como su plato nacional, es la Cachupa, una especie de guiso a base de maíz y caraotas, acompañado de yuca, batata y carne o pescado, cocinado a fuego lento junto a ciertas hierbas y condimentos. El truco para este guiso es cocinar primero los ingredientes que tarden mas en ablandar.

En la pagina web diariodegastronomia.com, explican que para preparar una Cachupa típica africana para cuatro personas, se necesitan: 1kg de maíz, 200gr de caraotas rojas, 200gr de habas verdes, 900gr de repollo blanco, 900gr de carne de cerdo salada, ½ kg de pollo troceado, 1 chorizo, 1 morcilla, 250gr de panceta, ½ kg de yuca, batata, calabaza, tomate y plátanos verdes, pelados y troceados, 1 cebolla, 4 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, aceite de oliva, sal y un manojo de cilantro.

Para prepararlo se ponen en remojo las caraotas, las habas y el maíz en un bol el día anterior a la preparación. El día de la preparación se hierve el maíz con una hoja de laurel y sal al gusto en una olla a presión durante 20 minutos, luego se agregan las caraotas y las habas para hervir por 10 minutos mas o hasta que todo esté blando. Mientras tanto, en una olla se sofríen la cebolla, el ajo los tomates, la otra hoja de laurel y el aceite. Cuando la cebolla esté caramelizada, se agrega la panceta, la carne y el pollo con un vaso de agua mientras se cocina a fuego lento.

Cuando la carne esté hecha, se añade todo en la olla donde se hirvió el maíz y se añaden las verduras troceadas (batata, plátano, yuca, calabaza y col), al igual que el chorizo y la morcilla. Se rectifica la sal y se agrega el cilantro con un poco mas de agua para que no quede espeso y se cocina hasta que todo esté blando y listo para comer.

En Inglaterra, por otro lado, un desayuno completo y balanceado no está ni completo ni es balanceado sin tostadas y caraotas. Lo que puede parecer una extraña combinación, se ha vuelto una comida típica que tiene sus orígenes en la segunda guerra mundial, debido a que era una proteína barata para el desayuno, la cena, o ambas. Este plato no tiene ciencia alguna: con una tostada en la mano solo tienes que verter caraotas enlatadas (preferiblemente Heinz) con la otra encima de la tostada y ¿disfrutar?

Al sur, específicamente en Francia, tenemos la Cassoulet, un plato muy parecido a la Cachupa africana pero que es únicamente a base de caraotas blancas. La Cassoulet es una especie de guiso cuyos acompañantes principales son tocino, chorizo y chuleta de cerdo, todo esto cocinado en caldo de pollo con especias, hierbas, ajo y pan del día anterior. Este plato supone tener un origen en la edad media y especialmente preparado para los sirvientes y los pobres; hoy es considerado un guiso popular entre todas las clases.

Para preparar el Cassoulet, se necesitan 300gr de caraotas blancas, 140gr de tocino, 4 dientes de ajo grandes, 1 ramillete de hierbas hecho con 4 ramas de perejil, 6 de tomillo y una hoja de laurel. Sala y pimienta, 8 salchichas de Toulouse, 4 trozos de confit de oca, 400gr de paletilla de cerdo deshuesada y cortada, caldo de pollo o verduras y 200gr de pan del día anterior desmenuzado.

Según el portal web sobrefrancia.com, se comienza introduciendo las caraotas blancas en una cazuela y se cubren con agua para hervirlas a fuego fuerte por 10 minutos. Luego, se escurren y se introducen de nuevo en la cazuela limpia hasta llevarlas a ebullición. Cuendo esto suceda, se baja el fuego a mínimo. En este punto se agrega el tocino, el ajo, las hierbas y la pimienta, dejando a fuego lento durante una hora y media. Mientras tanto, se asan las salchichas hasta que estén tostadas. Se calientan 2 cucharadas de aceite de confit en una olla y se saltean los trozos de carne restantes hasta que doren.

Se retira el ramillete de hierbas, y se pasan las caraotas a una cazuela grande, se añaden las salchichas, el confit y la carne y se sazona al gusto. Se añade un poco de caldo y la mitad del pan. Se coche todo durante tres horas en un horno precalentado a 150°.

Y tu ¿Cómo prefieres tus caraotas?

Lea también: Recetas para rellenar el shawarma

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Jesus Benavides/Pasante

Noticia Al Día