Honremos al periodismo zuliano

Honremos al periodismo zuliano

En el cruce de la Calle Comercio con la avenida Vargas, donde la calle cambia de dimensiones y adoptó por elloen el pasado el popular nombre de “Calle Ancha”,se fundenlos más sólidoscimientos de la historia del periodismo zuliano. Espor lo tantoun lugar idóneo para levantar una plaza, un museo o alguna alegoría representativa de la noble profesión.

A ese rincón de la ciudad llega por orden de Simón Bolívar la primera imprenta de Maracaibo, con el fin de editarallí el primer periódico del Zulia.En ese mismo punto de la calle Comercio estableceráel editor marabino Eduardo López Rivas la célebre “Imprenta Americana”, queprotagonizó lallamada “Revolución de las Artes Gráficas”y transformóel periodismo del país.

La coincidencia de los hechos en el sitio aparece así registrada por Bernardo Tinedo Velazco, en el Anuario Estadístico del Zulia de 1884: “La introducción de la imprenta en Maracaibo data del año 1821, con la entrada de las huestes republicanas que ocuparon esta ciudad. La montaron en la casa que hoy lleva el número 41, situada en la calle Ancha o del Comercio, entre las que hoy ocupan la Botica Alemana y la Imprenta Americana”

La historia del periodismo zuliano comienza en efecto en 1821, cuando los patriotas toman a Maracaibo y controlan la ciudad por primera vez. Simón Bolívar decide entonces enviar una imprenta a la ciudad, con el fin de editar un periódico que divulgue los logros de la causa republicana. Encarga del caso al general Rafael Urdaneta y el periódico recibe el nombre de “El Correo nacional”. Con la ayuda de Urdaneta, un capitán del ejército republicano, Andrés Roderick, logra traer la imprenta desde Angostura hasta Maracaibo y la instalaen una casa ubicada en ese punto de la ciudad. Enla hoy esquina noroestedel cruce de la calle Comercio con la avenida Vargas.

En 1822 el ejército Realista entra de nuevo al Zulia y los republicanos pierden a Maracaibo. La revista decimonónica “El Zulia ilustrado”refiere que,durante la toma de la ciudad, las tropas de la corona española cargaron con la imprenta de Roderick y la arrojaron al lago. La población presenciócon estupor el lamentable episodio y el relatofue pasando entre los marabinos, de generación a generación. Loszulianos crecieron escuchando la triste crónicade la imprenta, entre ellos Eduardo López Rivas quien, como muchos en su época,lo grabó en la memoria a muy temprana edad.

Cuando corre el año 1881, el Zulia es parte de la República de Venezuela y el aspecto de la Calle Comercio ha cambiado radicalmente. Compartiendo muros en hilera se ven muchas casas y el inmueble ubicado en la esquina noroeste con la avenida Vargas estáahoramarcado con el número 39. El periodista zuliano Eduardo López Rivas tiene entonces31 años y ha fundadovarios periódicos en Maracaibo. En 1881crea su propio taller tipográfico, la “Imprenta Americana”, que tendrá su sede en la casa marcada con el número 39 de la calle Comercio. En el mismo punto de la ciudad donde se había instalado la primera imprenta del Zulia.

La “Imprenta Americana” de López Rivas fue cuna de sus emblemáticas publicaciones, “El Fonógrafo” y “El Zulia ilustrado”. El diario “El Fonógrafo” figura entre los periódicos más importantes de Venezuela en el siglo XIX y “El Zulia ilustrado”, además de ser la primera revista del país, fue la primera publicación periódica venezolana en reproducir grabados y fotografías. En la “Imprenta Americana” se imprimieronpor primera vez tricromías, iniciándose con ellas la impresión a color en el país, y el tallerrecibióimportantes premios internacionales, que colocaron a Venezuela a la vanguardia en materia de artes gráficas.

La celebración del día del periodista hoy, es propicia para reflexionar sobre el simbolismo que encierra este lugar de Maracaibo y profundizar en la importancia de marcarlo con una obra urbanística. Por sus dimensioneses un sitio ideal de esparcimiento y remembranza y, considerando los hechos históricos ocurridos allí, debería ese honor destinarse al periodismo zuliano.A ese noble oficio que, venciendo miles de vicisitudes, ha contribuido con mística y dedicación al desarrollo del Zulia, a lo largo de toda su vida republicana.

Leonor Hall