El Teatro Baralt como espacio para la convivencia

El Teatro Baralt como espacio para la convivencia

Foto: @teatrobaralt

El Teatro Baralt como un templo cultural en el que convergen diversas manifestaciones artísticas y el sentir humano, sin distinciones filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas, religiosas, sexuales, de género, políticas, entre otras, es un puente para la coexistencia pacífica, más allá del ámbito escénico.

Al ser el Baralt un espacio que permite la concentración de la diversidad, se convierte en una oportunidad de desarrollo integral ciudadano, en tiempos en los que es necesaria la inclusión, la igualdad y el respeto a la dignidad de cada individuo, soportado en el reconocimiento y en la validación de las cualidades de cada persona.

Una institución como el Teatro Baralt, surgida desde el seno de la sociedad y que, con cada tiempo de agitación, amplía la mirada para albergar todas las manifestaciones del arte, abre un abanico de infinitas posibilidades a los artistas y espectadores para verse representados a sí mismos y sus realidades, a través de la exposición de sus deseos, necesidades, miedos y motivaciones.

El Baralt asume su compromiso con la sociedad venezolana, como ente cultural, formativo y sensibilizador, que busca visibilizar y fomentar la integración de las comunidades más vulnerables, aquellas a las que no se les garantizan todos sus derechos humanos y civiles, entre ellas la comunidad LGBTIQ+.

A lo largo de su historia el Teatro Baralt se constituyó en el recinto de las más variadas miradas filosóficas, artísticas y culturales, un espacio para la convergencia de ideas, opiniones y la convivencia en un contexto de respeto, igualdad e inclusión.

Explorar, descubrir, reflexionar y crear son algunas de las invitaciones que se hacen desde el arte y la cultura para la evolución social.

Hoy, desde el Teatro, reiteramos nuestro compromiso al exaltar los valores de la cultura de paz con una frase de Nelson Mandela: «Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel o su origen, su sexualidad o su religión. Si pueden aprender a odiar, se les puede enseñar a amar, porque el amor es más natural para el corazón humano que su opuesto».

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Nota de Prensa