Sindrome de Medea: Cuando los padres matan a sus hijos por venganza

Sindrome de Medea: Cuando los padres matan a sus hijos por venganza

Sindrome de Medea

Sindrome de Medea

Sindrome de Medea. Cuando hablamos de amor, de verdadero, sincero e inagotable amor, pensamos inmediatamente en el de nuestros padres, y vienen a nuestra mente esas dos personas a las que no les dio asco comerse nuestras sobras llenas de saliva, aquellos que se enfermaron nuevamente por estar curando a sus hijos o que sin importar nada, siempre tendrán una palabra de aliento para uno.

Sin embargo, como en todos los aspectos de la vida, existe un lado para nada amigable en la maternidad, los trastornos que muchas mujeres sufren a raíz de convertirse en madres: depresión postparto o graves episodios violentos. De éste último se desprende el llamado síndrome de Medea.

¿Cuál es el origen del síndrome de Medea?

El síndrome de Medea, término que se originó a partir de la tragedia griega de Eurípides, se manifiesta cuando uno de los progenitores utilizando a sus hijos como un instrumento de poder, se venga de su pareja arrebatándoles la vida. Matando al hijo destruyen el vínculo de unión con su compañero.

Historia

En resumen. Medea se enamoró de Jasón, con el que huyó tras ayudarle a apoderarse del vellocino de oro. El líder de los argonautas se lo pagó abandonándola años más tarde por Creusa, la hija del rey de Corinto. La respuesta de la princesa cólquida fue degollar, por despecho, a los hijos que había tenido con Jasón.

Después de esto, Jasón y Medea zarparon hacia Corinto, donde tuvieron dos hijos. Vivieron felices hasta que Jasón se enamoró de la hija del rey Creonte. Le promete a esta matrimonio. Para vengarse, Medea mató a su rival enviándole un vestido envenenado. Temiendo que Jasón intentara vengar la muerte de su novia, dañó a sus hijos, ella los mató. Medea escapó de la ira de Jasón abandonando Corinto en un carro alado en dirección a Atenas.

El síndrome en la actualidad

Se define como una situación patológica que padecen madres y padres donde debe incluirse no sólo el abandono y el daño físico, sino también las agresiones psicofísicas o afectivo-emocionales o el daño social, económico e incluso la muerte.

Actualmente, existen diversos casos de este síndrome en el mundo entero porque está realmente aplicado a la violencia de género. Muchas personas se preguntan qué puede llevar a un padre o a una madre a matar a sus hijos, algo incomprensible para el ser humano. Este síndrome lleva implícito el odio, la venganza o la frustración de no ser querido por su pareja y la aparición de un deseo de hacer el mayor daño posible.

En este momento, los hijos dejan de ser amados por el progenitor que pide venganza y son vistos como un arma más para crear el daño más profundo, acabar con la vida de sus hijos. Con ello se busca que la persona a quien se quiere mal no descanse nunca de su tristeza.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Ronald Contreras/Pasante

Noticia al Día