Colombia chocó con un muro llamado Faríñez: Así reseñó la prensa Neogranadina el partido

Colombia chocó con un muro llamado Faríñez: Así reseñó la prensa Neogranadina el partido

Faríñez ColombiaEl desespero a la hora de definir y una noche inspirada, una más, del portero venezolano Wuilker Faríñez dejaron a la Selección Colombia con las ganas de irse con los tres puntos en su segundo partido de la Copa América.

Colombia no pudo ni ganar y asegurar la clasificación a la segunda ronda, con un empate sin goles en el que el equipo hizo de todo, lo intentó por las buenas y por las malas, pero no pudo. Bien lo dijo Óscar Murillo antes del partido: Venezuela lo volvió a jugar como un clásico.

El técnico Reinaldo Rueda siguió en un plan de ensayo y error, probando variantes a ver cómo se va encontrando solidez en todas sus líneas. Y esta vez, Rueda hizo cuatro cambios con respecto al equipo que le ganó a Ecuador sin brillar: uno, obligado por lesión, el de William Tesillo por Yairo Moreno. Los otros tres, buscando variantes, puesto por puesto: Dávinson Sánchez por Óscar Murillo (que también salió tocado el domingo) y Luis Fernando Muriel y Duván Zapata por Rafael Santos Borré y Miguel Ángel Borja.

 

Faríñez evitó los goles de Colombia

El cambio no fue solo nominal, sino también de actitud, teniendo en cuenta que, primero, ya no estaban ni la presión del debut ni el fantasma del 6-1 de Ecuador en la eliminatoria. Esta vez, el rival trató de hacer lo mejor posible de acuerdo con sus limitaciones, la baja de hombres clave por culpa del covid-19 y las lesiones. Jugó a hacer lo que mejor podía con las escasas armas que tenía: defensa de cinco, líneas cerradas, muy cerca de su área, y confianza en la capacidad de su arquero, el ya conocido Wuilker Faríñez.

Y  así, Colombia adelantó líneas, sacó a los laterales al ataque (incluso Tesillo, que no es su fuerte) y tuvo el manejo que le faltó en su primera presentación. Edwin Cardona se tomó a pecho llevar el número 10 en la espalda y se llenó de confianza. Mateus Uribe fue apoyo constante.

Los problemas, esta vez, estuvieron en los últimos metros, los más cercanos al arco venezolano. juan Guillermo Cuadrado no apareció esta vez, Luis Fernando Muriel no tuvo precisión y ya comienza a preocupar la ansiedad que siente Duván Zapata a la hora de ponerse la camiseta amarilla, que lo hace un jugador completamente distinto al hombre certero del Atalanta. Le falta tranquilidad y por eso no pudo resolver como lo hace cada ocho días en Italia.

Puedes leer: David Ospina abrazó y felicitó a Wuilker Faríñez tras su partidazo (Video)

Opciones de anotar hubo, y muchas: cuando no las resolvió Faríñez, la falta de tino jugó en contra: a los 7, Cardona habilitó a Muñoz, que buscó compañía por el centro, pero no llegaron ni Mina ni Dávinson Sánchez. A los 24, Faríñez le atajó un remate a Cardona. A los 32, Zapata lo intentó, el portero atajó pero dio rebote y al final, Muriel la sacó del estadio. A los 35, volvió a fallar Zapata, y a los 38, en una de sus salidas al ataque, Tesillo intentó remata tras un rebote y la bola pegó en Uribe.

Después de una hora de juego, de que Cardona se fuera quedando sin gasolina y de que Faríñez evitara el que pudo hacer el gol de la Copa, al estirarse para sacar un remate de chilena de Mateus Uribe, Rueda volvió a barajar y cambió de idea. Sacó a Muriel y a Cardona y metió a Luis Díaz y puso a debutar en la Selección a Jaminton Campaz.

Si bien los dos que entraron aportaron algo de alegría, Colombia se dejó enredar, Venezuela comenzó a dejar pasar los minutos de la manera que más le convenía para sus intereses. No creó una sola opción de gol y a esta hora no estamos seguros de que David Ospina haya entrado al campo, salvo para los himnos y el sorteo, porque fue el capitán.

El juego tuvo tan pocas luces como el estadio donde se jugó el partido, el Olímpico de Goiania, muy frío y muy oscuro. Venezuela entró a los roces y Colombia se dejó meter en el mismo juego, a tal punto de que el partido se llenó de tarjetas amarillas en los últimos minutos y ya Rueda tiene la excusa para probar una fórmula distinta en el partido contra Perú, porque Uribe fue amonestado y ya había visto una tarjeta en el juego contra Ecuador.

Colombia apeló en los últimos minutos a la fórmula de la pelota quieta y también a abrir la cancha y tirar la pelota al área a ver qué podía pasar. Y Faríñez volvió a ser figurón: le sacó a Uribe un remate de cabeza, luego de un centro de Juan Guillermo Cuadrado.

El desespero de Colombia fue tal, que Luis Díaz terminó expulsado en el tiempo de reposición, por un pisotón a Francisco La Mantía, que estaba en el suelo. Faríñez le acabó la paciencia. El exportero de Millonarios tuvo un partido de diez puntos.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El Tiempo de Colombia