Venezolanos viven atemorizados por las deportaciones en Curazao

Venezolanos viven atemorizados por las deportaciones en Curazao

Según la Agencia para Refugiados de la ONU (Acnur), El Caribe registra casi 200.000 migrantes y refugiados de nacionalidad venezolana, y para muchos compatriotas regularizar su estatus es el mayor problema. 

Sólo Aruba y Curazao albergan a 17.000 venezolanos cada uno, y muchos intentan reconstruir sus vidas y contribuir a en comunidades de acogida. Sin embargo, su situación migratoria irregular  mantiene la incertidumbre y los temores a la deportación, además de limitar el acceso a salud y la seguridad social.

Acnur recogió seis historias de migrantes venezolanos en Curazao, quienes en el anonimato, decidieron contar vivencias para  demostrar que pueden  contribuir al crecimiento de los países receptores.

La familia es primero

Wallix estudiaba Ingeniería en  Telecomunicaciones , pero los dejó cuando decidió irse a Curazao donde la recibieron familiares con la esperanza de trabajar para tener un mejor futuro, pero durante tres años la tarea más difícil ha sido encontrar trabajo debido a su estatus migratorio.

«Tres años de lucha. Muchos rechazos. Ningún trabajo. A menudo nos pagan menos. Muchas veces, los dueños de negocios han querido contratarme, pero no lo hacen una vez se enteran de que estoy en un estatus irregular», cuenta la venezolana que actualmente cuenta con el ingreso de su hermano, quien si ha logrado trabajar durante la pandemia.

Mateus, fue policía en Venezuela, llegó a Curazao y tras un tiempo trabajando logró llevar a su esposa e hija a la isla. «Cuatro días después de que aterrizaron, fui arrestado y deportado (…) Después de un mes de vivir como un mendigo, subí a un bote a motor que iba a Curazao. Pasamos 18 horas en el mar«.

El hombre expresa que le gustaría que las personas de Curazao ayudaran un poco más a los venezolanos y que su familia ha tenido suerte de encontrar a personas amables como su casero y su jefe. «Mis documentos aquí se están procesando, y llevo un documento conmigo en todo momento que dice que no puedo ser deportado; tengo seis personas en casa que dependen de mí y de los ingresos que obtengo».

Anabel viajó en bote a Curazao junto a su hermano, y al llegar a la costa fue detenida con el grupo de migrantes. «Lloré todo el tiempo y no podía dormir, porque nunca antes había estado en la cárcel. Luego nos dejaron ir y tuvimos que presentarnos en la comisaría para firmar un formulario, para demostrar que todavía estábamos aquí».

Andreina logró trabajar como manicurista, lo cual le dio dinero suficiente para alquilar una habitación, pero con la pandemia su trabajo se vio afectado. «Sabía de la clínica Salú Pa Tur, apoyada por Acnur, así que apliqué para los paquetes de comida desde el comienzo del confinamiento. Vivo sola y estos paquetes me han ayudado inmensamente».

Ana, quien tiene ocho meses de embarazo, vive con miedo a que su esposo y ella sean deportados debido a su estatus migratorio. «Estoy en casa todo el día y todas las mañanas cuando mi esposo se va a trabajar, me preocupa si volverá a casa por la noche o si lo atraparán y deportarán. Es muy estresante».

La pareja pasaron momentos difíciles cuando inició el confinamiento, puesto que ambos se habían quedado sin empleo y el casero amenazó con desalojarlos. «Mi esposo acaba de comenzar a trabajar nuevamente. Quiere ganar más ahora, para pagar el alquiler adeudado. El dueño sigue viniendo para recordarnos que el alquiler se debe todo el tiempo. Pero hemos conocido personas que han sido amables con nosotros en la isla».

Aquel Caribe paradisíaco, vacacional y para compras ya no existe para los venezolanos. La fiesta se transformó en miedo y desesperación. Hoy la isla somos nosotros, una isla de carencias y miseria.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Pedro Luis Ramírez

Noticia al Día