Trucos a saber para cuidar esos zapatos que no salen del closet

Trucos a saber para cuidar esos zapatos que no salen del closet lo suficiente

zapatos

Zapatos en el closet

Todos tenemos en nuestro armario al menos un par de zapatos que no ven la luz del día, pero el que no los usemos no quiere decir que no necesiten de cuidado, en especial cuando están en un rincón húmedo y casi inalcanzable en nuestro closet.

La especialista en hogar Martha Steward, nos recomienda guardar nuestros zapatos en lugares frescos y secos, ya sea en una repisa o un compartimento organizador de closet, específicamente para zapatos, claro. Si el espacio es un problema, pues no queda de otra que dejarlos en ese oscuro rincón del closet, pero en cualquiera de los dos casos, antes de ponerlos en sus respectivos lugares, los zapatos deben limpiarse de toda suciedad para que no se seque y manche el material de por vida. Para esas personas que carecen de espacio y deben poner sus zapatos unos encima de otros, Martha recomienda rellenarlos con algún tipo de papel, para que de esta manera no pierdan su forma con el tiempo.

Muchas veces compramos un par de zapatos (costosos) que sabemos en lo profundo que usaremos una sola vez, tal vez dos, cada año y en casos como estos lo mejor que podemos hacer es un cuidado preventivo. Esto quiere decir que antes de usarlos, podemos aplicar protectores de suela para prevenir que se desgasten, o aplicar una capa de spray o crema acondicionadora (sí, acondicionador para zapatos) lo que ayudará a protegerlos de la lluvia o la tierra que podrían dañar el material.

Por otra parte, al pasar mucho tiempo en un lugar húmedo, no es extraño que los zapatos adquieran un mal olor, así que @shoe_district_eg en Instagram, recomienda que utilizar shampoo en seco para eliminar esos malos olores y si el shampoo en seco es difícil de conseguir, el talco para bebés también es una buena opción como reemplazo.

En el caso de los zapatos blancos, a veces no es suficiente limpiarlos de sucio antes de guardar, ya que el polvo puede dañar su color rápidamente. Para eso, una de las maneras más efectivas para salvar esos pares de zapatos que alguna vez fueron blancos, es aplicar una mezcla de agua, polvo para hornear y peróxido de hidrogeno, dejarla secar por un par de horas y luego removerla. Esos zapatos volverán a su blanco original y listos para usar.

En el caso específico de aquellas personas que usan botas, una manera de prevenir que el material se arrugue y que la bota pierda su forma, es de guardarlas con esas botellas de vino de los miércoles por la noche dentro de las botas, de esa manera las botas mantendrían su forma y ¡adiós arrugas!

Como verás, no es difícil cuidar esos zapatos que no salen del closet, ¡solo debemos recordar que están ahí!

Lea también: Cuatro beneficios de la lechoza

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Jesús Benavides/Pasante

Noticia al Día