Mitos y tabúes sobre las relaciones íntimas de pareja

Cuando se cae, el tamaño, la virginidad… Mitos y tabúes sobre las relaciones íntimas

Relaciones íntimas

Relaciones íntimas

Relaciones íntimas. Los mitos son supuestas verdades que repetimos y enseñamos a través de generaciones o de persona a persona, creyendo que son verdades, las cuales se les ve como irrefutables. Puesto de otra forma: son historias falsas que suelen transmitirse de generación en generación.

Cuando se trata de la salud sexual y reproductiva, ¿de qué manera influyen esas creencias en nuestro comportamiento? ¿Cuáles son esos mitos? ¿Nos pueden poner en riesgo? La información es poder y en el caso de la sexualidad más aún. Desmontar mitos y tratar los tabús y la desinformación es clave para una sexualidad sana, placentera y libre de miedos.

Por ello, a continuación buscamos desmontar las ideas equivocadas sobre virginidad, menstruación, masturbación, tamaño de los órganos genitales y orgasmos, entre otros mitos existentes en la sociedad. Empecemos:

“Existen dos orgasmos: el clitorídeo y el vaginal”.

Mentira. El orgasmo se produce a través de la estimulación del clítoris generalmente en forma directa.

El concepto de Virginidad

Para empezar, la virginidad no existe. El concepto no tiene significado médico ni científico. Según las sexólogas de Platanomelón, se trata de un «constructo sociocultural antiguo “con importantes matices religiosos y culturales” que reduce la sexualidad a la penetración, cuando esta es solo una de las prácticas sexuales posibles junto a un abanico más amplio y diverso, que incluye la masturbación, las caricias, los besos.

«La primera vez no me puedo embarazar”.

Mentira. Toda vez que un pene contacte con una vulva o vagina hay riesgo de embarazo si no se usa un anticonceptivo, sea que eyacule o no.

«Tamaño del pene está relacionado con el tamaño de algunas extremidades”.

Una de las obsesiones más importantes de las sociedades a través de la historia ha sido el tamaño del pene. Este no está relacionado ni con el tamaño de las manos, de la nariz, de los pies y de ninguna otra parte del cuerpo, como demuestran varios estudios, entre ellos el de BJU International Journal of Urology.

«Si uno no tiene sexo con penetración ni con los genitales, no tiene sexo”.

Mentira. La sexualidad abarca mucho más que los genitales. Miradas, besos, abrazos, el compartir, el auto placer, la fantasía, forman parte de la sexualidad.

«Los hombres sienten más deseo sexual que las mujeres”.

Mentira. El deseo sexual nace de una suma de elementos físicos, psicológica y social. El hombre y la mujer tienen la misma capacidad de sentir deseo sexual, pero por una cuestión cultural en sociedades como la nuestra se estimula que los hombres expresen más abiertamente sus deseos sexuales, mientras que a muchas mujeres se les enseña que deben sentir vergüenza y temor de hacerlo, con lo cual se reprimen.

«Masturbarse es malo para la salud y puede causar infertilidad”.

Mentira. Creer eso significa no reconocer una práctica natural de los seres humanos para aproximarse a su cuerpo y conocerlo y para explorar y satisfacer el deseo sexual.

«Luego de la primera relación sexual, a las mujeres le crecen los senos y las caderas”.

Mentira. El cuerpo de la mujer no cambia después de su primera relación sexual. El crecimiento de los senos, el ensanchamiento de las caderas y el aumento de la estatura están determinados genéticamente.

«La vasectomía y la ligadura de trompas causan impotencia o frigidez”.

Mentira. Al momento de realizar una vasectomía, no es posible que se cause algún daño a los vasos sanguíneos y nervios que producen la erección.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Ronald Contreras/Pasante

Noticia al Día