Los consejos de un deprimido

Los consejos de un deprimido

Imagen de
Bioguia

Es un deprimido de los mas difíciles: vive enmascarado. Las personas creen que esa risa es la propia, y, no lo es. Lleva mas de 20 años que no ríe auténticamente. Es muy suertudo, mientras otros andan «pariendo» sin empleo, sin dinero en el bolsillo, a él le sobran los negocios, le caen del cielo las ganancias. Debería ser feliz, pero, no lo es. Es un deprimido de closet. Hace dos o tres tardes estaba por Plaza República. Suele hacer lo contrario a los demás, es decir, mientras otros estacionan los carros y bajan las bicicletas, él estaciona la bicicleta y comienza a caminar. Cualquiera diría que está disfrutando la caminata. Es verdad y no es verdad: si disfrutar es placer, él no siente placer al caminar bajo las sombras de los edificios aledaños. Suele llorar secretamente. 

No lo sabe. Sin darse cuenta ha curado a varios. Una joven con una criatura en los brazos estaba en el banco, de frente la heladería Argentina, el chiquillo incómodo lloraba. Se detuvo y se sentó a su lado. «Que le pasa al bebé», preguntó con esa voz suya, cálida, armoniosa. «No lo sé, señor», respondió la madre. «Espere momento», dijo, caminó a la heladería, trajo dos barquillas. El niño se calmó con la suave crema de mantecado acariciando su paladar. «Qué tienes», preguntó, «yo nada, señor, el bebé lloraba», «me preocupan mas sus lágrimas muchacha», dijo dejando al descubierto que algo le molestaba por dentro. «No sé, me da tristeza, de ponto siento ganas de llorar, el niño creo que se da cuenta, entonces, llora también».

Entendía perfectamente aquella situación. Harto era lo leído sobre depresión y, esa llamada de post parto. Se mantuvo en silencio. La mujer por igual. Voy a darle tres consejos:

1-. Aprenda a reír: practique la risa que mejor le guste

2-. Haga feliz al niño

3-. llore sin motivos y verá que se va a sentir tonta por eso  y le va a dar mucha risa.

 

TC