Feliz día del rebusque, mata tigre y la maraña (Javier Sánchez)

Feliz día del rebusque, mata tigre y la maraña (Javier Sánchez)

“En estos tiempos difíciles “hay unos que lloran y otros que venden pañuelos y yo no me he dormido en las pajitas a llorar desde que me botaron de la Alcaldía y aquí estoy de buhonera en Las Pulgas y no me da pena”, fue lo que me contestó una señora de más de 60 años que vende plátanos en una carretilla en la avenida Libertador en Maracaibo cuando le pregunté desde cuando trabajaba vendiendo en el mercado.
Como ella, cientos de jóvenes y ancianos se dedican al trabajo informal en este populoso sitio que visité el fin de semana y donde muchos de los comerciantes informales ni se acordaban de que se celebraba el Día del Trabajador. “Que lo celebren ellos, que son los que se están llenando”, me dijo un joven que ofrecía horchata y chicha refiriéndose a los llamados “enchufados”.
Dirán que soy exagerado, pero la realidad no se puede tapar con un dedo, pero lo único que ha crecido, lo único que ha tomada fuerza en este país es el llamado “rebusque” o “mata tigre”, que no es más que decir los trabajos por cuenta propia y son éstos los que reciben las felicitaciones con motivo del Día de Trabajador junto a los que aún quedan laborando en las dependencias del sector público por sueldos miserables que se lo ganan por “pura necesidad” como suelen dicen los venezolanos en actitud de entrega.

No hay trabajo, y los que se consiguen pagan muy poco, se le escucha decir a quien monta una mesa en plena vía para vender cualquier cosa, desde verduras hasta ropa usada, a los que limpian y recogen la basura frente a los locales o los que cuidan los carros de los acuden a comprar. El venezolano busca sustentarse económicamente él y sus familiares, vendiendo todo tipo de objetos y mercancía en la calle, o ejerciendo de taxistas incluyendo profesionales egresados de las universidades del país.

En Venezuela en la última década se ha agudizado el problema del desempleo, consecuencia de la caída de la tasa de crecimiento económico, crisis externa y desequilibrio fiscal, entre otros, lo que ha llevado a una situación en la cual el crecimiento de la fuerza de trabajo supera el número de empleo. Las políticas públicas son totalmente ineficaces para generar trabajo y solo contribuyen a reducir e incluso eliminar fuentes de empleo.

El análisis más reciente de FocusEconomics muestra que el país enfrentará este año una tasa de desempleo de 33 %, que es la cifra más alta, comparada con otros países de la región, 33 %; Brasil, 14,1 %; Colombia, 13,9 %; Argentina, 11,5 %; Perú, 10 %, y Uruguay, 10 %. Economistas aseguran que la tendencia natural del trabajo por cuenta propia va en aumento cada día, debido a la caída del sector privado, incluyendo la industria automotriz, sector inmobiliario y construcción como grandes generadores de empleo que prácticamente han desaparecido, mientras que el llamado ciudadano de a pie vive agobiado por la escasez de alimentos, el desempleo, la inflación desenfrenada la devaluación del bolívar, la escasez de productos básicos, aumento de precios de medicamentos, y ante esa realidad se da cuenta que la única opción es buscar su propia forma de ganarse un sueldo.
Nicolás Maduro admitió a comienzos del presente año que el desempleo y la pobreza crecieron en el país calificando las mismas como «heridas» que «obligan» al gobierno a multiplicar las formas de protección a las familias a través de bonificaciones. Esas heridas están cada día más abiertas y acaban con buena parte de la población sin que se tomen medidas hasta ahora en cuanto a políticas de empleo se refiere.
Los que celebraron el Día del Trabajador, a parte de los que están en puestos públicos del gobierno fueron los “marañeros”, los “mata tigre” o los “rebusquero” a quienes habrá que hacerle una estatua para colocarle cada año una ofrenda floral ese día.

Javier Sánchez.