En cuáles países latinoamericanos aumentó la pobreza por la pandemia

En cuáles países latinoamericanos aumentó la pobreza por la pandemia

Con la pandemia de covid-19 aumentaron la pobreza y la extrema pobreza en Latinoamérica. A pesar de los estímulos fiscales con que los gobiernos trataron de mitigar los efectos de la crisis.

En muchos casos, los gobiernos se endeudaron para inyectar fondos  en los sistemas de salud y entregar ayudas directas a las familias más vulnerables y a las empresas más afectadas por la caída de la actividad económica en 7,7% durante 2020.

Es el mayor nivel de pobreza  en los últimos 12 años, afectando a un 33,7% de la población, es decir, a uno de cada tres latinoamericanos.

Sin embargo el peor retroceso histórico fue entre los «pobres extremos», no pueden cubrir sus necesidades básicas de alimentación.

Además, la pobreza extrema alcanzó su mayor nivel en las últimas dos décadas: 12,5% de la población, según proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

Una estadística que quizás  dice poco, pero que en realidad es sinónimo de hambre.

Una de cada ocho personas se va a la cama con el estómago vacío. La mayoría no tiene agua potable, ni electricidad. 

Entre los efectos más graves del hambre están las secuelas  a largo plazo, como el irreparable deterioro en el desarrollo cognitivo y físico de los niños.

«Todo lo que se había avanzado en este siglo para disminuir la extrema pobreza se perdió durante la pandemia», dice Alberto Arenas, director de la División de Desarrollo Social de la Cepal.

¿Más pobreza extrema?

El aumento de la pobreza extrema depende de las condiciones previas a la llegada de la pandemia, en qué situaciones estaba salud la pública y cómo reaccionó el gobierno para enfrentar la crisis.

En Latinoamérica, la extrema pobrez subió más en: México, Honduras y Ecuador, según las proyecciones de la Cepal.

En México, la extrema pobreza se disparó de 10,6% a 18,3%, al comparar 2019 y 2020, .

En Honduras, aumento de 20% a 26,1%, mientras que en Ecuador subió de 7,6% a 12,8%.

«Hay una relación entre la extrema pobreza y las transferencias monetarias hechas por los gobiernos», dice Arenas, refiriéndose a las personas más vulnerables.

«Si no fuera por las transferencias monetarias los indicadores sociales serían mucho peores», apunta, agregando que es importante mantenerlas.

La paradoja 

Los únicos países donde bajó la pobreza y la extrema pobreza son Brasil y Panamá

En Brasil, la extrema pobreza cayó de 5,5% a 1,4%; en Panamá descendió de 6,6% a 6,4%.

A diferencia de lo que ocurrió en los países donde las ayudas fiscales fueron menores, Brasil y Panamá destinaron gran parte de sus desembolsos en los sectores de menores ingresos.

Eso se explica, entre otras razones, porque en la región la mayoría de los trabajadores son informales. Por lo tanto, para llegar a ellos, la manera más eficiente era optar por la política de entregarles dinero.

Paradójicamente en Brasil, donde el presidente Bolsonaro era un negacionista de la pandemia, al final del día fue el que más recursos destinó a enfrentar la pandemia, como porcentaje del PIB.

Una decisión muy compleja, si se considera que Brasil es el país con la mayor deuda pública de la región.

El estímulo fiscal

Las ayudas fiscales en Latinoamérica variaron de un país a otro. Los dos extremos fueron Brasil y México: mientras Brasil destinó cerca de un 8% de su PIB, México apenas gastó un 0,7% Esos incluyen gasto público y medidas de alivio tributario. 

Las medidas fiscales representaron en promedio un 4,5% del PIB, considerando a las mayores economías de la región,  dice Jorge Roldos, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI.

Aparte de esos recursos, explica Roldos, los países también gastaron cerca de un 3,5% del PIB en el financiamiento de créditos «blandos» y garantías, principalmente a pequeñas y medianas empresas.

En ese escenario, la pobreza y la pobreza extrema aumentaron en medio de una a recesión económica, lo cual significa que los gobiernos recibieron menos ingresos y, al mismo tiempo, tuvieron más gastos.

El resultado ha sido un aumento de la deuda y del déficit fiscal, que quizás será uno de los mayores problemas que enfrentarán los países de la región cuando acabe la emergencia.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

Noticia al Día/BBC