Alberto Paniz Mondolfi dirigió investigación para nueva PCR en EE. UU

Científico venezolano Alberto Paniz Mondolfi dirigió investigación para nueva PCR que permitirá el retorno a clases en Nueva York

Foto: Chang W. Lee/ The New York Times

Las investigaciones sobre el coronavirus continúan sumando resultados: ahora la PCR en saliva ha demostrado ser una prometedora opción para diagnosticar el covid-19 en niños. El científico venezolano Alberto Paniz Mondolfi, quien durante sus estudios de doctorado trabajó junto a Jacinto Convit, dirigió la investigación que permitirá la apertura confiable del sistema escolar público en la ciudad de Nueva York.

Paniz Mondolfi, médico microbiólogo del Hospital Mount Sinai, de Nueva York, ha estado al frente del desarrollo de un nuevo método de PCR en saliva para detectar la enfermedad.

No significa, sin embargo, que realizarlo en la naso u orofaringe no lo detectara igual de bien, sino que hacerlo en saliva resulta más fiable. Es además menos incómodo para las personas, especialmente para los pequeños de la casa.

“Junto a mi equipo llevamos meses en el laboratorio desarrollando una prueba diagnóstica para covid-19 en saliva, optimizándola y estandarizándola de modo tal que no haya que hacer hisopados nasofaríngeos o nasales que son muy incómodos para los niños”, dijo a El Nacional.

 

Nueva York, puerta para la ciencia

“Esto lo hicimos con mucho tesón, disciplina y ánimo; y lo mejor, a costos muy bajos. Pero aunque debería estar feliz no lo estoy, porque pienso que pude haberlo hecho en mi país (Venezuela). Pudiéramos estar abriendo las escuelas ahora para que los niños volvieran a sus clases. También pudiésemos estar dándole a cada venezolano la prueba que merecen para su monitoreo, pero lamentablemente Venezuela no se deja”, manifestó.

Paniz Mondolfi fue uno de los expertos que descubrió cómo el coronavirus ataca el cerebro. También estudió una de las mutaciones del virus en Venezuela; además, preside en el país la Incubadora Venezolana de la Ciencia y el Instituto de Investigaciones Biomedicas IDB. Actualmente es profesor asistente de Patología y Medicina molecular y celular en la Facultad Icahn de Medicina del Mount Sinai.

 

Mínima tasa de infección en las escuelas

Trece mil estudiantes de Nueva York sirvieron de piloto para que Paniz Mondolfi y su equipo avanzaran eficientemente en el desarrollo de la PCR en saliva.

Se trata de que los niños, sin límite de edad, escupan en un recipiente plástico estéril para su estudio. Este procedimiento realizado en el Mount Sinai es a bajo costo. Gracias al trabajo del equipo liderado por el científico venezolano la nueva PCR en saliva no excede los 30 dólares para las escuelas públicas de la ciudad. Normalmente una prueba PCR en Nueva York tiene un costo de entre 75 dólares y 200 dólares.

Además, el estudio también sirvió para que el experto comprobara que la tasa de infección en las escuelas públicas y privadas de la ciudad es muy baja (0,4%).

“Se creía que los niños constituían un epicentro de transmisión comunitaria, pero se determinó que es falso. Nuestros hallazgos derriban el mito de que las escuelas sirven de amplificadoras a la transmisión comunitaria”, indicó.

Paniz Mondolfi manifestó que, gracias a los esfuerzos de las personas involucradas en este avance, Nueva York contará con la pronta reapertura del sistema de educación pública más grande del mundo.

El proyecto, liderado por el científico venezolano, se originó en diciembre de 2020, cuando William A. Ackman, director de la Fundación Pershing Square, le propuso al Hospital Mount Sinai construir un laboratorio que pudiera procesar 100.000 pruebas de coronavirus al día con el fin de encontrar la manera de que los niños neoyorkinos volvieran a la escuela lo antes posible.

 

 

«Paniz-Mondolfi, un médico con doctorado, es profesor asistente de patología y medicina molecular y celular en la Facultad Icahn de Medicina del hospital Mount Sinai que ha estudiado algunas de las enfermedades infecciosas más terribles del hemisferio occcidental.

Cuando se vio obligado a abandonar su natal Venezuela durante la agitación política y económica de 2019, pensó que sus batallas contra los contagios misteriosos iban a amainar, al menos un poco. Pero luego fue lanzado al centro de una de las pandemias más mortíferas del mundo».

The New York Times

 

 

Pershing Square y Mount Sinai

La Fundación Pershing Square acordó proporcionar 20 millones de dólares, y el Hospital Mount Sinai, junto con Alberto Paniz Mondolfi y su equipo, comenzaron a convertir un antiguo espacio de laboratorio en su campus del centro en un lugar de procesamiento de pruebas de coronavirus de alto volumen.

La nueva PCR es una prueba segura y menos invasiva que los hisopos nasofaríngeos profundos, por lo que se adecúa perfectamente a los niños pequeños.

Hasta la fecha las pruebas de detección por PCR y antígenos se han centrado en la muestra de mucosa nasofaríngea (que se practica introduciendo un hisopo por la nariz), pues la sensibilidad es mayor.

La iniciativa Mount Sinai Covid Lab procesará hasta 100.000 pruebas de coronavirus por día. Además, el equipo que dirige el médico venezolano prepara una propuesta para llevar el programa a las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York en septiembre.

 

 

Foto: Cortesía

 

 

El fin de la educación remota en Nueva York

El anuncio ocurre un día después de que el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, dijo que la ciudad planeaba reabrir completamente las escuelas, eliminando la educación remota en el próximo año escolar.

La prueba en saliva se aconseja a los pacientes en los que es más complicado realizar la toma de muestras nasofaríngea, como pueden ser adultos mayores o niños.

Los resultados de la PCR con saliva tardan lo mismo que los de una PCR nasofaríngea. Así, aunque el trabajo de laboratorio es el mismo, la facilidad y la comodidad favorecen al paciente.

Mount Sinai envió los datos a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) con la esperanza de recibir la autorización de uso de emergencia para la prueba.

En entrevista con El Nacional, Paniz Mondolfi dijo que si hubiese intentado hacer “este trabajo en Venezuela, el Estado no se lo hubiera permitido”. Celebra con orgullo este logro para la ciencia.

 

¿Quién es Alberto Paniz Mondolfi? 

Paniz-Mondolfi, de 44 años, padre de dos hijos, nació en Venezuela. Pero pasó la mitad de su infancia entre ese país y Kenia, donde su padre, biólogo, fue embajador.

Su amor por los virus surgió en parte por la inspiración de un safari a la cueva Kitum en el Parque Nacional del Monte Elgon en Kenia en los años ochenta.

Durante la visita, su abuelo le dijo que, varios años antes, los murciélagos habían infectado a los turistas con el virus Marburg, un pariente del virus del Ébola. Había ido con la esperanza de ver elefantes, pero se fue fascinando por el universo microbiano.

Paniz-Mondolfi, de madre pediatra y sobrino de dos médicos muy reconocidos en Venezuela, quería algo más que una carrera en medicina clínica.

Al crecer también quiso estudiar las enfermedades infecciosas. Durante sus estudios de doctorado en Venezuela, trabajó con el científico venezolano, Jacinto Convit, pionero en la investigación de la lepra.

En Venezuela estudió y atendió a pacientes con enfermedades como dengue, fiebre chikungunya, enfermedad de Chagas y virus guanarito. En 2018, Alberto Paniz-Mondolfi y su equipo estuvieron entre los primeros en identificar el virus Madariaga, un patógeno transmitido por mosquitos que puede causar infecciones cerebrales mortales.

En 2019, el investigador se dio cuenta de que debía salir de Venezuela. Se mudó a Nueva York y se unió a la facultad de Mount Sinai. Supuso que tendría un respiro de su trabajo en la lucha contra las epidemias mortales.

Pero eso no sucedió. Cuando el primer paciente conocido de COVID-19 de la ciudad de Nueva York llegó a Mount Sinai, mientras Paniz-Mondolfi estaba de guardia en otra ala del centro médico.

 

 

El doctor Gustavo Benaim, biólogo en la Universidad Central de Venezuela y exasesor de Paniz-Mondolfi durante sus estudios de doctorado, lo describió como un “intrépido cazador de virus”. Y agregó: “Es un extraordinario microbiólogo y médico clínico”.

The New York Times

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

El Nacional  / The New York Times