“Tenía una gran paranoia por la prudencia”, explicó Tomás Santamaría, responsable del Grupo VI de la Brigada española, que ha estado dos años detrás de los pasos de ‘Milagros’.