Un enorme depósito de aguas residuales en Florida amenaza con romperse y provocar una inundación catastrófica

Un enorme depósito de aguas residuales en Florida amenaza con romperse y provocar una inundación catastrófica

Florida a

Un enorme depósito de aguas residuales en Florida amenaza con romperse y provocar una inundación catastrófica

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró un estado de emergencia en la ciudad de Tampa debido a un derrame considerable en un estanque enorme de aguas residuales que amenaza con inundar caminos y reventar un sistema de almacenamiento de aguas contaminadas sobre una zona costera y agrícola.

“Lo que estamos viendo ahora es de prevenir, y responder si es necesario, a una situación de inundación catastrófica real”, afirmó DeSantis en conferencia de prensa el domingo, tras visitar la zona en helicóptero.

Las autoridades de Florida ordenaron el desalojo de más de 300 viviendas y cerraron el sábado una carretera en un radio de 1,6 km, cercana al estanque en el área de Tampa Bay al norte de Bradenton. Los habitantes que viven en los alrededores de la reserva Piney Point, propiedad de HRK Holdings, recibieron la alerta a través de un mensaje de texto en que les recomendaban abandonar el área de inmediato porque el colapso era “inminente”. Las autoridades ampliaron la zona de desalojo horas después para incluir más casas, aunque dijeron que no planeaban abrir albergues.

Lee también: Colombia endurece toques de queda ante aumento de contagios por coronavirus

Según medios locales, el embalse contiene entre 2.600 y 3.000 millones de litros de agua usada en el procesado de los fosfatos, agua de mar extraída durante el drenaje de un puerto cercano y agua de lluvia y de desagües de tormentas. Lo que ha provocado la alarma de grupos ecologistas.

La compañía propietaria de la planta participa activamente en el proceso de descarga. Aproximadamente se están sacando 83.200 litros por minuto del estanque, de acuerdo con Spectrum News. Vaciar todo el estanque tardaría entre 10 y 12 días. Otros han estado trabajando para trazar una ruta a fin de controlar el flujo desde el estanque hasta Tampa Bay.

El gobernador explicó que los trabajadores de emergencia, apoyados por la Guardia Nacional de Florida, estaban bombeando unos 33 millones de galones al día (casi 125.000 metros cúbicos) de agua residual de un depósito que padece una creciente filtración en su revestimiento plástico. “Según los ingenieros del lugar, fue necesaria una descarga controlada para evitar un fallo catastrófico”, indicó.

El agua residual “cumple con los niveles de calidad del agua para las aguas marinas”, afirmó, con la excepción de fósforo y nitrógeno.

Las algas marinas crecen muy rápido en esos elementos, y los grupos ambientales temen que una descarga en el océano de miles de miles de litros de estas aguas ricas en nutrientes puedan originar una mortífera “marea roja” o explosión de algas, que acabe con los peces y la vida acuática, además de perjudicar la actividad turística.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

AFP