“Todos sentíamos la necesidad de ser buenos”: El día que se agotaron las flores en Caracas

“Todos sentíamos la necesidad de ser buenos”: El día que se agotaron las flores en Caracas

flores

“Todos sentíamos la necesidad de ser buenos”: El día que se agotaron las flores en Caracas. Foto: Agencia

Los vecinos de La Pastora en Caracas, realizaron un recuento en el que relatan que, cuando fue mortalmente atropellado, José Gregorio Hernández, venía saliendo de la farmacia o botica de Los Amadores, que había visitado luego de que alguien fuera a su casa a informarle que una abuela se encontraba gravemente enferma.

El médico no solo comprobó lo mal que estaba la paciente, sino que se percató de que no tenía dinero ni posibilidades físicas para ir a comprar el medicamento. En el trayecto a la farmacia fue cuando lo atropelló un carro.

La prensa de entonces reseñó sobre el entierro del doctor Hernández que, literalmente, se agotaron ese día las flores en la capital venezolana. “Precediendo el cortejo, humildes hijos del pueblo a quienes congregaba la gratitud, iban portando las primeras coronas, las primeras flores cortadas en los jardines del Ávila, en ofrenda a quien, cuál seráfico, tenía el alma tan pura como ellas”, reza la nota.

Lee también: El primer microscopio para Venezuela y otros aportes científicos de José Gregorio Hernández que no conocías

En el acto, que duró más de una hora, se confundían todos los gremios de una Caracas conmovida, desde el general Juan Vicente Gómez, presidente de la República, hasta el más humilde artesano. El comercio cerró sus puertas y los teatros clausuraron sus funciones para que los empleados pudieran acudir al funeral.

“No era un muerto a quien se llevaba a enterrar; era un ideal humano que pasaba en triunfo, electrizándonos los corazones; puede asegurarse que en pos del féretro del Dr. José Gregorio Hernández todos experimentábamos el deseo de ser buenos”, expresó, sobre el momento, el novelista Rómulo Gallegos.

El ideal humano que pasaba a triunfo fue apareciendo en titulares de diarios, comentarios de amigos y tertulias familiares: “Milagrosa operación atribuida al Dr. José Gregorio Hernández”, “Vi en mi lecho de muerte a un hombre de sombrero y maletín que me intervino”, “Una imagen del Médico de los Pobres aparece en una radiografía donde antes había un tumor maligno”, “Lo vi y me dijo que no moriría”… La lista es incontable, pero Roma seguía asegurando hasta ahora que un milagro comprobable no había llegado.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.