Rusia: trasladan al opositor Alexéi Navalny a un hospital carcelario

Rusia: trasladan al opositor Alexéi Navalny a un hospital carcelario

Foto: Agencias

El Kremlin dice que no tiene información sobre el estado de salud de Navalny, en huelga de hambre desde hace 20 días. Sus partidarios señalan que se trata de una «transferencia para la misma colonia de tortura», mientras convocan a protestas

La autoridad penitenciaria rusa informó este lunes 19 de abril que el crítico del Kremlin sería llevado a un hospital-prisión, aunque no especificó detalles del traslado. Los aliados de Alexéi Navalny dicen que no han tenido acceso a él en la última semana y que no esperan datos positivos sobre su estado de salud. El opositor lleva 20 días en huelga de hambre porque alega que no ha recibido atención adecuada por unas molestias en su pierna y espalda.

El servicio penitenciario de Rusia anunció el traslado del opositor y dijo que su condición es “satisfactoria”. Además, los médicos señalaron que Navalny estaba recibiendo “terapia vitamínica” con su consentimiento.

Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anti-Corrupción fundada por Navalny, dijo que se trataba de “una transferencia para la misma colonia de tortura, solo que con un hospital más grande, a donde llevan a gente seriamente enferma”.

Según Zhdanov, “solo se puede entender que esto significa que la condición de Navalny ha empeorado, y ha empeorado en un nivel que incluso el torturador lo admite”, dijo en Twitter.

Alexei Lipster, uno de los abogados de Navalny, dijo que había llegado a la institución a la que había sido trasladado su cliente. “No se están negando a dejarme verlo, pero todavía no me ha sido posible entrar. Estoy esperando”, dijo el representante del opositor a Reuters.

Navalny fue arrestado en enero tras cinco meses en Alemania, donde se recuperó de un envenenamiento por el que Occidente culpa a Rusia. El político colapsó en un vuelo en Siberia a mediados de agosto de 2020 y tras dos días de incertidumbre fue trasladado de emergencia a Berlín en un avión ambulancia. Días después se determinó que había recibido una dosis de Novichok, un agente nervioso usado en la era soviética. El Kremlin niega cualquier responsabilidad y dice no tener pruebas de que el opositor haya sido envenenado.

Según las autoridades, Navalny fue detenido por violar los términos de una pena suspendida y en febrero fue condenado por malversación de fondos.

En medio de la incertidumbre sobre el estado de salud del opositor, sus seguidores están convocando a manifestaciones para pedir atención médica adecuada. Desde el regreso de Navalny al país en enero, las fuerzas del orden rusas han mantenido al margen este tipo de protestas, que consideran ilegales. Este lunes, la policía insistió en que las personas no deberían asistir a estas convocatorias ilegales.

“Creo que no hay esperanza de que vayamos a recibir hoy buenas noticias sobre su estado de salud”, dijo a una estación de radio Lyubov Sobol, aliado de Navalny, “creo que su estado en realidad está muy cerca a crítico, cerca a ser muy grave”.
Sin dar detalles sobre sanciones específicas, Estados Unidos ha alertado sobre las “consecuencias” que enfrentaría Rusia si Navalny muere en prisión.

Entretanto, los ministros de exteriores de la Unión Europea evalúan el caso este lunes. El Kremlin, por su parte, dijo que Rusia tomaría retaliaciones en contra de cualquier sanción y rechazó los pronunciamientos de países extranjeros sobre el caso. “El estado de salud de aquellos convictos y prisioneros en territorio ruso no pude y no debería ser un asunto de su interés”, afirmó el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Reuters / France24