Recojan la basura (por Rafael Ramírez Colina)

Recojan la basura (por Rafael Ramírez Colina)

En Venezuela los problemas de servicios públicos (agua, electricidad, aseo urbano, salud, educación entre otros) son cíclicos dejando claro que desde que llego el Socialismo del Siglo XXI NUNCA se resuelven solo que durante el año cada problema tiene su pico de gravedad y por lo tanto son los que destacan, siendo en la actualidad el alto costo de la vida y el Covid-19 los que han estado en las primeras preocupaciones de la gente, y nuestro Estado Zulia no ha escapado a esta realidad, sin embargo en el caso de Maracaibo debemos agregarle otro problema de salud pública como es la basura.

En nuestro municipio desde hace varios años y producto de esas decisiones mediocres que ha tomado el chavismo a lo largo del tiempo, decidieron desmantelar el servicio de recolección del aseo urbano, primero cuando excluyeron su cobro del recibo de electricidad lo que permitía una recaudación aceptable y servía para mantener la flota operativa, esta política destructiva se consolido cuando los pocos camiones que tenía la Alcaldía de Maracaibo fueron transferidos al ministerio del ambiente para que los gobernantes opositores tuvieran un problema adicional en la gestión, y por ultimo un esquemas de negocios implementados desde los tiempos de Arias Cárdenas como era una flota privada para la recolección de avenidas principales que de seguro era el negocio de algún enchufado, y daba «la percepción de limpieza de la ciudad».

La realidad hoy en día es que acabaron con la cultura que tenían los marabinos y que ayudaba al instituto recolector como era la programación por días y por sectores para recoger la basura, originando un descontrol total sobre el manejo de desechos sólidos, en este sentido lo que tenemos en este momento es que los camiones pasan cuando pueden, o cuando les da la gana o peor aun cuando se multan los comercios o los particulares y le dan algo a los operarios de la unidad, esto en el mejor de los casos, la otra práctica que se ha vuelto habitual es pagarle a muchachos en bicicletas-cestas que recogen la basura domiciliaria ya sea por un dólar, un producto de la cesta básica y a veces hasta por algo de comida caliente, y la última forma que la vemos a diario es a la gente caminando o en carro con una bolsita de basura que saca de su casa para dejarla en algún sitio, esto ha convertido a Maracaibo en un vertedero a cielo abierto y ejemplos hay cientos en la ciudad en el corredor vial de amparo a la altura de una clínica reconocida de la parroquia Raúl Leoni, o en el sector las siete provincias en la parroquia Olegario Villalobos, o en el sector siete y nueve de San Jacinto parroquia Juana de Ávila o en la esquina del Estadio de Combate Cuatricentenario en Francisco Eugenio Bustamante para citar algunos lugares de este a oeste de la ciudad, y entonces uno se pregunta qué hacen con la plata de los altísimos impuestos municipales que han sido criminales con el poco sector privado que queda en la ciudad, donde va a parar ese dinero porque para la gente no es, no es asfaltando dos avenidas principales que se maquilla la basura que reina en la ciudad con las correspondientes moscas, insectos y animales que producen enfermedades a una muy ya golpeada población.

La solución a este y a todos los problemas del país es salir de Nicolás Maduro y todo el Socialismo del Siglo XXI, pero ahorita existen acciones que pueden coadyuvar en la solución del problema si hubiera disposición, por ejemplo; porque no abrir la recolección al sector privado y distribuir esos impuestos tan altos que cobran en muchas empresas, o porque no se diseña una política seria de reciclaje que no solo generaría ingresos sino que ayudaría con el tema del medio ambiente y como estas posibilidades hay muchas que pueden resolver la crisis de la basura lo que hace falta es disposición real a atender los problemas de la gente, hoy como zuliano exijo que recojan la basura es lo menos que pueden hacer.

 

Rafael Ramírez Colina