Monseñor Basabe: “Llegó la beatificación de un médico que enfrentó una pandemia en sus últimos años de vida”

El médico que enfrentó una pandemia en sus últimos años de vida es beatificado un siglo después durante otra

El médico que enfrentó una pandemia en sus últimos años de vida es beatificado un siglo después durante otra. Foto: Cortesía

 

“Su beatificación debería ser un llamado de atención a quienes están al frente de la gestión de la actual pandemia del COVID-19 en Venezuela a entender que la misma no se debe manejar con criterios políticos excluyentes en su naturaleza”, Monseñor Basabe

La beatificación de José Gregorio Hernández es la concreción de un anhelo del pueblo venezolano acrecentado a lo largo de 73 años y que siempre tuvo la certeza de su santidad

Si bien es importante el acto litúrgico-canónico que inscribe a José Gregorio Hernández en el catálogo de los beatos de la Iglesia Católica, lo más importante es el hecho de que, a partir del 30 de abril de 2021, se convierte en una “norma” en un “canon” para todos los creyentes en primer lugar, llamados a seguir sus pasos que fueron los pasos del mismo Jesús y, para todos los hombres de buena voluntad que aun no siendo creyentes, pueden encontrar en el beato un modelo de vida digno de imitar si se quiere caminar en la bondad.

El obispo de San Felipe y Administrador Apostólico de Barquisimeto Víctor Hugo Basabe conversó en exclusiva a Noticia al Día momentos antes de la Beatificación de José Gregorio Hernández sobre este importante acontecimiento religioso y cultural que recoge la fe y la esperanza de los creyentes venezolanos.

Para Basabe el doctor José Gregorio Hernández es ejemplo de ciudadano y de vivencia de la ciudadanía, su amor por el país, su gentileza, respeto, afabilidad y consideración para con los demás que nos debe animar a entender que si es posible hallar espacio para el encuentro y el diálogo constructivo aun en medio de nuestras normales diferencias.

Lea también: Hace 73 años inició la causa por la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández

“Considero muy particularmente que, en el caso de los venezolanos, que por tantos años hemos esperado este momento, la beatificación del Dr. Hernández es un hecho providencial. Nos llega en un momento marcado por muchas dificultades, pero por sobre todas las cosas, en un momento de anomía casi generalizada que, de no remediar, nos podría hacer perder como sociedad y a sumirnos en permanente conflicto. Hoy por hoy, para los venezolanos es urgente el empeño en la tarea de reconstrucción de un tejido social que sea a su vez generador de una nueva sociedad de justicia, de paz, democracia, libertad y solidaridad, y para ello, necesitamos puntos de referencia, valores y virtudes en los que fijar la atención. Por eso hablo de lo providencial de la beatificación del doctor José Gregorio Hernández pues, creo que, en la actualidad, los venezolanos tenemos en él, en sus valores y virtudes, el mejor punto de referencia para generar el mejor de los cambios entre nosotros.

 

Un médico que se entregó a servir a su gente y a Dios

 

Agrega que el beato es un modelo de docente que supo entender la gravedad y la importancia de la educación y de su misión como educador en la formación de las futuras generaciones y del progreso del país, por eso se preocupó, no sólo por enseñar lo que ya sabía sino por explorar continuamente las ciencias para hacer cada día más fecunda su labor.

“No solo es modelo, sino un punto de referencia importantísima para los médicos y para todos quienes trabajan en el ámbito de la salud pues como tal, se empeñó siempre en establecer con sus pacientes una relación en la que primaba el respeto por la humanidad al momento de asumir el tratamiento de la patología que les aquejaba. Es un modelo de hombre de estudio y de trabajo, de buscador incansable de la verdad, no para apropiársela y vanagloriarse de ello, sino para ponerla al servicio y en favor de los demás. Es modelo de justicia y de atención hacia los más desfavorecidos a quienes se preocupaba por asistir sin interés lucrativo algún”, agregó Basabe.

 

El médico que enfrentó una pandemia en sus últimos años de vida es beatificado un siglo después durante otra. Foto: Cortesía

 

Al asumirse como hombre de Dios, vivió una existencia coherente con la fe que profesaba y que se tradujo en actitudes y comportamientos que hicieron de él, el hombre bueno que todos a su alrededor reconocían que era. “Él nos enseña que si asumimos la bondad como virtud fundamental en todo cuanto hagamos, aun sin ser creyentes, pasaremos por este mundo haciendo todo bien”, apuntó.

 

Su pueblo ya lo considera santo

 

Sin duda alguna, para el pueblo de Venezuela y los pueblos que ya lo veneraban, la beatificación de José Gregorio Hernández es un momento de alegría y de gozo en el espíritu, pero particularmente será un momento de nostalgia.

“Son muchos los familiares y los amigos que desearon durante su vida terrena ver el momento que nosotros tendremos la oportunidad de ver y no alcanzaron a hacerlo. Pensemos en esos abuelos o padres que nos dieron a conocer en nuestros hogares desde su devoción particular por Gollito y de cuya devoción nosotros somos deudores, cuántos de ellos murieron con el anhelo de ver con sus ojos lo que los nuestros tienen la oportunidad de ver ahora. Por eso, creo que debemos vivir y recibir este momento como lo que es: un momento de gracia de parte de Dios para con nosotros único e irrepetible y, además como un momento de acción de gracias a Dios que es quien está al origen de la certeza de su santidad que desde hace más de 70 años se sembró en la memoria y el corazón de los venezolanos”, puntualizó Basabe.

 

Un médico que atendió una pandemia es beatificado en otra

 

Basabe continuó con que hace poco más de 100 años el mundo se veía azotado por una terrible pandemia: la de la Gripe Española, que llegó también a nuestro territorio como la actual por COVID-19.

“A José Gregorio Hernández le tocó formar parte de aquel grupo de eminentes médicos que en Venezuela asumió la batalla directamente contra la misma y lo hizo con todo éxito y profesionalismo. Es innegable que, en aquel entonces, a sus profundos conocimientos y pericia médica agregó la fe y la bondad que le caracterizaban. Hoy el mundo está siendo fuertemente azotado por una nueva pandemia que en Venezuela en estos momentos hace sus mayores estragos. Creo que su beatificación debería ser un llamado de atención a quienes están al frente de la gestión de la actual pandemia del COVID-19 en Venezuela a entender que la misma no se debe manejar con criterios políticos excluyentes en su naturaleza. Que el afrontar esta pandemia en función de que sea lo menos dañina posible, requiere de auténticas ‘políticas’ en materia de prevención y salud y de un tomar en cuenta, como lo hizo en el siglo pasado quien gobernaba, a los hombres de ciencia para que sean ellos quienes perfilen esas políticas y asuman el manejo directo de las mismas”, enfatizó Basabe.

La beatificación de José Gregorio Hernández y el milagro que la hizo posible, habla de la capacidad de intercesión que él tiene ante Dios para conseguirnos la salud que tanto necesitamos en este momento. Hace ya casi 166 años el pueblo de Barquisimeto, confiado en la mediación de María bajo la advocación de la Divina Pastora, clamó a Dios por el fin de la peste del cólera que le diezmaba.

 

 

“Hoy los venezolanos contamos también con la mediación de José Gregorio Hernández, algo debe decirnos en ese sentido la beatificación de un médico que supo enfrentar una pandemia en los últimos años de su vida. Por eso, en las circunstancias actuales, su beatificación, debe ser también un momento para el crecimiento en la fe y para aumentar la oración de súplica a quien ha demostrado puede alcanzarnos la salud de parte de Dios”, dijo.

 

El médico de los pobres camino a ser santo, solo se necesita un milagro

 

Hecha la beatificación se abre el expediente hacia la definitiva canonización. Para que la misma se dé solo se requiere un nuevo milagro o una concesión del Papa haciendo uso de su autoridad y partiendo de la certeza que de la santidad de la persona se deduce de las actas del proceso.

“A partir de mañana, comienza la búsqueda de ese milagro necesario para la canonización. Estoy seguro que pronto lo tendremos, pues desde ya comienzan a llegar noticias de presuntas actuaciones milagrosas del doctor hasta fuera de Venezuela. Se suma ahora el hecho de una mayor internacionalización del doctor José Gregorio Hernández”.

Ya de por sí su devoción se había extendido al resto de América Latina y parte de Europa como consecuencia de haber sido en el pasado Venezuela un país de acogida de numerosos inmigrantes algunos de los cuales regresaron a sus países llevando consigo una gran devoción por el médico santo de los venezolanos.

“Ahora, con el doloroso y multimillonario fenómeno de la diáspora venezolana, son nuestros paisanos los que han llevado consigo hasta los más impensables rincones la devoción y afecto por Gollito. No por casualidad se cuentan por centenares las solicitudes de reliquias del beato recibidas por la Arquidiócesis de Caracas”, finalizó el representante de la Iglesia Católica, obispo de San Felipe y Administrador Apostólico de Barquisimeto Víctor Hugo Basabe.

En cuanto a si hay intenciones de parte de la Iglesia en elevar a José Gregorio Hernández a los altares definitivos de la santidad el obispo de San Felipe dijo que el sólo hecho de haber abierto un proceso que lo llevó a ser considerado primero “Siervo de Dios”, después “Venerable” y ahora “Beato” habla del deseo profundo de la Iglesia de que este proceso llegue al puerto definitivo y sea declarado “Santo” para la Iglesia universal.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día