De pie diabético a amputación hay un paso

De pie diabético a amputación hay un paso

El Pié Diabético es una ulceración de los tejidos, que se forma en el pie, en pacientes con diabetes. Aparece, cuando los niveles de glucosa (azúcar) en sangre son inadecuados; y se convierte en úlcera, por lo que es muy importante que se vigilen los pies de las personas con diabetes. Así lo informó, la doctora Fanny Pocaterra, Jefa de la Unidad de Pié Diabético, del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo (SAHUM).

DOLOR EN EL PIÉ: SÍNTOMA DE ALARMA

Prosiguió la especialista indicando, el primer síntoma de alarma “los pacientes deben acudir al centro de salud, apenas sientan el primer síntoma de alarma -que es el dolor en el pie- y es importante que el paciente sepa revisarse y cuidarse sus pies; ya que no solo interviene el sistema nervioso, sino que también se afecta el sistema vascular y si el paciente es diabético, hipertenso y fuma, es una trilogía perjudicial para el sistema arterial; eso es lo que hace que se produzcan las úlceras en los pies, lo cual significa que la barrera de protección en la piel está dañada”, señaló.

EL DESCUIDO ACARREA AMPUTACIÓN

Las ulceraciones del Pié Diabético se infectan fácilmente, acotó la doctora Pocaterra; y esto -junto con problemas de circulación y afectación de nervios y vasos sanguíneos- aporta menor sangre a los tejidos, provocando la necesitad de amputar; en casos extremos, por esta razón es muy importante un programa de prevención para reducir los índices de amputación “lo primero y más importante es hacer entender al paciente diabético, lo que conlleva su enfermedad, la importancia del buen control de la misma y las consecuencias que puede tener si no se realizan unos cuidados correctos”, apuntó.

SÍNTOMAS DETERMINANTES

La ausencia de sensibilidad en los pies y la conversión de las heridas en úlceras son parte de los síntomas de esta patología.
“el riesgo más importante para los pacientes diabéticos, es la disminución de la sensibilidad y que haya mala circulación en el pie. Esto puede resultar en que se formen úlceras (algunas graves), lo que será la principal causa de posibles amputaciones.
La mayoría de heridas suelen aparecer en la planta del pie o en zonas cercanas al hueso (nudillos y dedos). Por lo tanto, si un paciente diabético ve que tiene una úlcera debe acudir de inmediato al especialista: Angiólogo , Cirujano Vascular, Cirujano General, Traumatólogo, Internista; e incluso, al especialista en Ozonoterapia, (especialidad en el SAHUM), recalcó.
Reiteró, que es muy importante un análisis y tratamiento temprano del pie diabético, ya que puede resultar en una peor ulceración; e incluso, en tener que amputar la extremidad.

TRATAMIENTO Y MANEJO DEL PACIENTE

Destacó Pocaterra, que lo primero es, determinar qué tipo de diabetes padece el paciente: si es tipo 1, tipo 2, diabetes secundaria o diabético gestacional; ya que lo más importante es la educación del paciente de manera integral sobre su salud “a pesar de tener el diagnóstico de diabetes; sobre todo, en el aspecto del cambio de estilo de vida, se le debe orientar hacia el tener una alimentación saludable, que consiste en comer fibras -sobre todo carnes blancas, frutas y vegetales- evitando alimentos con alto valor de azúcar como: carbohidratos, pastas, arroz, pan;entre otros.” apuntó.

LA PREVENCIÓN ES BÁSICA

Hay factores que pueden acelerar la posibilidad de sufrir pie diabético; entre los que se encuentran: mal control metabólico (glucemias constantes), malos hábitos de higiene en los pies, uso de calzado inadecuado, tabaquismo, obesidad o hipertensión; entre otros.
“en todo caso, para prevenirlo es importante un abordaje multidisciplinario para instruir al paciente en la enfermedad y mejorar su capacidad de control”, insistió.

LAS RECOMENDACIONES SON CLARAS

1)Controlar de forma rigurosa los niveles de glucosa (azúcar en sangre).
2)No fumar.
3)Inspeccionar diariamente los pies
4)Lavar los pies de forma periódica con agua tibia.
5)Secar bien los pies.
6)No emplear productos que irriten
7)Hidratar los pies, evitando el exceso de crema.
8)Cortar y limar las uñas en línea recta.
9)Cuidado de los callos, durezas y uñas gruesas por el podólogo.
10)No caminar descalzo.
11)Inspeccionar los zapatos antes de ponérselos, evitando que haya algo que pueda causar heridas.
12)Cambiarse diariamente los calcetines.
13)Evitar el calzado apretado.

CÓMO TRATAR EL PIÉ DIABETICO?

Lo principal en el pie diabético, es la prevención. El tratamiento de las lesiones o úlceras debe orientarse en disminuir la causa; el alivio de la presión plantar -que puede conseguirse con reposo- o evitando apoyar el pie.
Además de aliviar la presión, la úlcera debe limpiarse regularmente, eliminando las posibles callosidades y el tejido que pueda formarse a su alrededor; porque facilita la formación de una herida.
Si el paciente demuestra insuficiencia vascular, es el especialista en Angiología y Cirugía Vascular, quien debe evaluarle, lo que será importante si la herida no se cura al cabo de 6 semanas. Para evaluar el pie, deben realizarse radiografías e ir repitiéndolas si sigue la infección, para descartar o detectar una posible alteración osteomielítica. Normalmente se recomendará tratamiento antibiótico si hay infección.
Solo se indica la hospitalización del paciente cuando no pueda descansar el pie de forma ambulatoria, y cuando la herida no cure o haya infección grave.

Redacc/Fotos: Xiomy Villalobos
Prensa: SAHUM