Asesinan a tiros a gobernadora indígena en suroeste de Colombia

Asesinan a tiros a gobernadora indígena en suroeste de Colombia

Asesinan a tiros a gobernadora indígena en suroeste de Colombia. Foto: Agencias

Autoridades de Colombia denunciaron este martes el asesinato de la gobernadora indígena Sandra Liliana Peña, en el departamento del Cauca (suroeste), cuando el país sufre una de las peores arremetidas de grupos armados desde la firma de la paz con la exguerrilla de las FARC en 2016.

Hombres armados le dispararon a Peña junto a su casa, mientras salía en motocicleta hacia el pueblo de Pescador, en el municipio de Caldono, indicó en un comunicado el Consejo Regional Indígena del Cauca.

De acuerdo al senador Feliciano Valencia, líder de la comunidad Nasa, en el ataque quedó «gravemente herido» otro indígena que está siendo atendido en un hospital de la ciudad de Popayán, capital del departamento.

Valencia aseguró a W Radio que la mujer estaba amenazada «por oponerse a los cultivos de uso ilícito que predominan en la región».

Los indígenas y líderes de derechos humanos en Colombia son blanco de grupos armados financiados por el narcotráfico, que se disputan el control de zonas estratégicas para el tráfico de droga.

«Lamentamos el asesinato de Sandra Peña, gobernadora indígena del resguardo La Laguna, (…) quien abanderó en esta zona, rica en agricultura, ganadería y cultivo de flores, la lucha aguerrida por las comunidades indígenas», indicó e Twitter la Defensoría del Pueblo (ombudsman).

La ONU condenó el ataque y pidió «medidas efectivas para que la vida de las lideresas no se vea perjudicada por su quehacer en defensa de la vida, el territorio y sus comunidades».

Según el observatorio independiente Indepaz 52 líderes y defensores de derechos humanos han sido asesinados en 2021 y 1.166 desde que Colombia firmó el acuerdo de paz con las FARC hace cuatro años.

Las regiones apartadas del país sufren la peor ola de violencia desde que se desarmó la que fuera la guerrilla más poderosa de América.

Expertos acusan al Estado de no haber llegado a los territorios dejados por los rebeldes, lo que facilitó la consolidación de otros grupos armados.

Aunque el acuerdo de paz redujo sensiblemente la violencia, Colombia aún no consigue superar un conflicto que en seis décadas deja nueve millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

Disidentes de las FARC, rebeldes del ELN, la última guerrilla reconocida en Colombia, y bandas narcotraficantes de origen paramilitar se disputan en la actualidad las rutas para exportar cocaína, las rentas de la minería ilegal y la extorsión.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

AFP