Se cumple un año en pandemia, COVID_19 en Venezuela

Se cumple un año en cuarentena: Reportaje especial

El pasado 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud anunció la propagación del COVID-19, desde ese entonces los cinco continentes han pasado un año en pandemia

En los días finales del año 2019 los ojos del mundo se posaron sobre la población de Wuhan en China, pues una extraña enfermedad arrasaba con todo a su paso, la misma se propagó y al tiempo sucedió lo más temido, se convirtió en pandemia.

 

Un año en pandemia

 

Venezuela no fue la excepción y el mes de marzo se hizo nuevamente escenario de malas noticias tras la llegada del virus al país, desencadenando una serie de decisiones que involucraron directamente a la nación y que presentamos en esta crónica de los “365 Días en Pandemia… COVID-19 en Venezuela

El 13 de marzo del 2020 desde Miraflores se confirmó el primer caso en el país proveniente de Europa, ante esto se recomendó el continúo lavado de manos, distanciamiento social y se ordena el uso obligatorio de mascarillas, pero las medidas no fueron suficientes, y Venezuela se sumó a lo ya hecho en otros países: el confinamiento.

Decretaron toque de queda en municipios fronterizos, se establecieron sectores priorizados, limitaron las ventas comerciales y el tránsito vehicular, suspendieron la asistencia a clases en todos sus niveles por lo que los centros educativos cerraron sus puertas, pero el virus comenzó a propagarse y el 26 de marzo del 2020 la muerte dijo presente, y se registró, el primer deceso por COVID-19 en Venezuela.

Desde abril lo presencial se volvió virtual y la frase “Quédate en casa” se hizo repetitiva no solo en el mundo, sino dentro de las fronteras, pero en algunos ciudadanos generó descontento, pues muchos obtenían ganancias con el trabajo diario, lo que les imposibilitaba poder satisfacer sus necesidades básicas. La cuarentena por Coronavirus siguió su curso, pero lo hizo bajo las reiteradas carencias en servicios públicos, fallas eléctricas y largos periodos sin distribución de agua que agudizaron la agonía y en medio del calor y la sequía, las molestias se intensificaron.

El número de contagiados siguió ascendiendo. Lo mismo ocurrió con las colas en el país, pues en plena pandemia otro déficit se recrudeció, lo que impulsó largas filas en las estaciones de servicio y al Gobierno a importar gasolina iraní bajo mucha tensión política en pleno mar Caribe. En mayo del 2020 una noticia del pasado se hizo vigente cambiando la historia de hace 32 años y no fue otra que el intempestivo aumento en el precio de la gasolina.

A mediados de año focos de COVID-19 en diversas partes del país aceleraron los casos. Las medidas de bioseguridad parecían no ser acatadas por toda la población y en los centros de salud lo sabían bien, pues la cifra de contagios y fallecidos aumentó progresivamente lo que puso en jaque al ya debilitado sistema de salud nacional. La muerte parece aún deambular por los pasillos, llevándose consigo no solo pacientes, sino al personal sanitario que lucha contra la enfermedad en la primera línea. En los hospitales del mundo y de Venezuela convergen las oraciones, pero también el luto, muchos no resisten, y pierden la batalla.

 

un año en pandemia

 

En el último trimestre del 2020, tras varios intentos fallidos de la ciencia, la Organización Mundial de la Salud con sus controversias,  zozobra en los cinco continentes por las nuevas cepas emergentes, todo parece estar perdido, pero se anuncian dos vacunas: la de Pfizer junto a Biontech, y una desde laboratorios en Rusia, que prometen reescribir la historia a partir desde su distribución en diciembre del 2020, tiempo, en el que Venezuela anunció una flexibilización navideña, reactivó  el comercio de forma extendida, celebró elecciones legislativas y el país sufrió otra herida tras la tragedia de Güiria.

 

2021

 

Finalizó un fatídico año, el número de caídos por COVID-19 en el mundo cerró en ese periodo con más de 1 millón 700 mil fallecidos. El 2021 en Venezuela inició lleno de desesperanza, pues las estadísticas de contagios y mortalidad, siguieron su escalada, pero, tras un acuerdo entre Venezuela y Rusia, el 13 de febrero llegaron al país 100 mil unidades de la vacuna Sputnik v, cuando la nación está por cumplir su primer año en confinamiento. Días más tarde, el 18 de febrero, inició la primera jornada de vacunación, solo a sectores priorizados.

El virus siguió arrasando con todo a su paso, debilitando no solo la salud, sino quebrantando la estructura económica de los países confinados, lo que derivó en pérdidas millonarias y miles de desempleados.

En su paso por Venezuela el coronavirus ha enlutado a más de 1000 familias, y ocasionado un alarmante vacío en los hospitales tras el fallecimiento de un gran número de trabajadores de la salud, que hoy se siguen despidiendo en medio de homenajes.

La inmunización progresiva de la población mundial promete disminuir los contagios, sin embargo, el COVID-19 ya ha dejado una brecha abierta y daños irreparables en las naciones, mientras el año 2021 aún se abriga bajo una esperanza unánime, que no es otra: que el fin de la pandemia, pero la llegada de la cepa brasilera a las fronteras venezolanas parece no cambiar el panorama.

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día