Ni inyectan ni prestan la inyectadora (Javier Sánchez)

Ni inyectan ni prestan la inyectadora (Javier Sánchez)

En tiempos de la llamada Cuarta República cuando los adecos pretendían mantenerse en el poder y enfrentaban a los copeyanos, masistas, uerreristas y otros partidos que salían en un ambiente democrático a ganar elecciones para llegar a Miraflores, se escuchaba decir en las campañas: «a esos hay que cambiarlos porque «ni lavan ni prestan la batea» , haciendo referencia a que no querían darle paso a ningún partido político y permanecer en el poder sin la mayor atención al país en cuanto a servicios y obras de infraestructuras sin los mejores beneficios económicos para el pueblo, y los cambiaba acudiendo masivamente a los procesos electorales.

Se repite este tango en el país con la diferencia de que el gobierno controla el ente electoral y en este tiempo de pandemia el Presidente es quien decide cual vacuna y cuál no puede entrar al país para enfrentar el Conavid , que en la última estricta cuarentena radical de 14 días que ha impuesto los muertos se cuentan por centenares.
«Vacuna que esté causando estragos en el mundo, no voy a nombrar a ninguna, solamente van a venir las vacunas comprobadas científicamente en Venezuela que son seguras para nuestro pueblo», dice el Presidente.

Mientras tanto no hay garantía de servicios en los centros hospitalarios para enfrentar el virus, no hay medicinas, mueren más de 300 médicos desde hace un año que apareció y los programas de vacunación prácticamente brillan por su ausencia . Hoy el pueblo dice que»ni inyectan ni prestan la inyectadora».

La vacuna AstraZeneca está siendo aplicada en 50 países con resultados positivos de más del 85% y el Estado le cierra las puertas anunciando que «Venezuela mantiene la decisión de no autorizar el uso en el país de esta vacuna contra el coronavirus y espera que se le permita escoger entre los distintos antígenos proporcionados por el mecanismo COVAX, creado por las Naciones Unidas con el fin de facilitar un acceso equitativo a la inmunización» a pesar de tener la aprobación de la Sociedad Mundial de la Salud (SMS).

Hasta el momento las medidas del gobierno han quedado reducidas a la aplicación de días de flexibilización y radicalización que para muchos especialistas no responden a ninguna lógica. Son medidas restrictivas para endurecer la cuarentena nacional ante el aumento de las infecciones por covid-19, lo que ha sido calificado por el Ejecutivo como una «segunda ola» de contagios.
En el reciente asueto de Carnaval el gobierno se sentía «feliz» de ver las playas repletas de temporadistas y a los días se comenzó a sentir el repunte del virus sobretodo en Caracas y Miranda, razón por la que el Jefe de Estado decide que en Semana Semana nadie podrá volver a los sitios de recreación y deben permanecer en casa con medidas más severas.

Amnistía Internacional para la Américas revelo recientemente un dato importante asegurando que la distribución de la vacuna en el mundo se ha convertido en un gran desafío y que un 50% del total de los antivirus están repartidos en tan solo 16% de los países ricos del mundo, mientras que los grupos vulnerables están quedando desprotegidos, de acuerdo a lo señalado por Tamarindo Nelson, asesora del derecho a la salud de la organización.

De la vacuna rusa Sputnik V llegaron 100 mil dosis con la anuencia de Miraflores pero fueron colocadas a personas seleccionadas, incluyendo el Jefe de Estado , militares , uno que otros del sector salud y algunos «enchufados’, lo que ha provocado reacciones en los distintos sectores de la comunidad y a nivel internacional.

Maduro anunció que en la primera semana de abril llegarán dos vacunas desarrolladas en Cuba (Soberana-02 y Abdala) para realizar ensayos clínicos en Venezuela.
La pregunta es: ¿ Habrá quien se atreva a dejarse inyectar este antivirus?