Ni con el Coqui, ni con el Civid (Javier Sánchez)

Ni con el Coqui, ni con el Covid (Javier Sánchez)

La sociedad venezolana está contra la pared. El COVID y la violencia criminal son los principales protagonistas de esta historia donde el fracaso del gobierno es evidente. El desborde de una delincuencia avasallante sin límites, sin control alguno, se une al resto de los problemas como la escasez de combustible, elevados precios de los principales rubros alimenticios, carencia de los servicios básicos, desempleo y una atención hospitalaria casi en cero, que no permite dar asistencia a los infectados con este virus.

El Zulia incluyendo Maracaibo, la segunda ciudad petrolera del país enfrenta el peor brote de la enfermedad en medio de constantes apagones, una escasez de agua, gasolina y un mal servicio de recolección de basura que permite señalar que en estos momentos estamos sólo a la buena de Dios.

El Coronavirus sigue ganando la batalla en nuestro país y autoridades oficialistas reportan hasta el pasado sábado los 150.306 casos diarios confirmados. «El Coquí» también gana hasta ahora la batalla y se burla de las autoridades cada vez que van al temible cerro en Caracas en su búsqueda.

Las bandas criminales están mandando en la mayoría de los Estados en medio de una crisis económica que asfixia a los más necesitados y para poner un ejemplo tenemos a éste delincuente que tiene el control de uno de los lugares impenetrables de Caracas. Posee un arsenal de guerra con todo tipo de armas que es la «envidia» de cualquier comando policial del país, celebra su actuación delictiva cada vez que da un certero golpe con las bandas que lidera y organiza bacanales, fiestas para los niños del cerro, entrega de comida, dinero, celebración para las madres ofreciendo todo tipo de regalos a cambio de protección y hasta ordena a sus bandas que entreguen lo robado, como el caso de la moto que habían quitado a un médico en el sector Paraíso y dio instrucciones para que se la devolvieran.

El gobierno de Nicolás Maduro a la fecha, no ha podido controlar ese poder delictivo de las bandas de este personaje y todos los días cientos de efectivos de todos los cuerpos de seguridad se enfrentan a lo que han llamado la «guerra de la cota» y después de mucho tiempo no ha sido detenido y sólo se han producido muertes en el colectivo.

‌Carlos Luis Revete es su nombre y figura con el número uno en la lista de los más buscados en el país como líder de la megabanda que controla este sector marginal al suroeste de Caracas que hasta ahora sigue con vida. Está como un «chompin» diría un maracuho y continúa con su acción delictiva dando de baja día a día a los habitantes que bordean el cerro cada vez que se enfrenta a la ley.
Podemos ver que el Coronavirus se sigue llevando mucha gente a la tumba, no solo por falta de previsión de los ciudadanos que siguen sin tomar conciencia, sino por la carencia de espacios en los centros hospitalarios, equipos médicos y medicinas para atacar el virus que por su alto costo muchos no pueden adquirirlos y son causas por las que fallecen.

Ni con «El Coquí» ni con el Covid ha podido hasta ahora Maduro. Cada día hay mas fallecidos por este virus y cada día hay más control y más muertes de manos de este criminal que prácticamente tiene un Estado dentro de un Estado en esta zona donde manda a sus anchas.

Hace algunos años con solo nombrar a «Lucifer», la gente temblaba y evitaba emitir cualquier comentario en su contra. Se trataba de un líder del mal caraqueño que al final no corrió con suerte y fue ultimado en el hotel «Bosque Dorado» de la carretera Panamericana donde fue sorprendido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN). Era jefe de los jefes de bandas criminales y al final cayó cuando una noche de tragos y placer se fue con su amada a ese sitio y fue su último momento íntimo.

¿Bajará El Coquí del cerro para disfrutar las noches lujuriosas caraqueñas con su amada y las autoridades sorprenderlo y eliminarlo como a este delincuente?
Esa pregunta que muchos se hacen es igual que decir, ¿Bajarán las cifras de Coronavirus en el país, sí se sigue dando flexibilidad los días festivos y la gente vaya a sitios de diversión con hospitales copados que no tienen como atender miles de infectados? No se, esas interrogantes quedan en el aire y por lo pronto nos queda sólo colgar dos letreros:
«Se busca oxígeno para el Coronavirus», «Se busca El Coquí».

Javier Sánchez