La vacuna (por Rafael Ramírez Colina)

La vacuna (por Rafael Ramírez Colina)

El año 2020 será recordado por muchos de nosotros como uno de los más terribles que ha vivido la humanidad, pero también como el año en donde en un esfuerzo de coordinación mundial sin precedente reciente los científicos lograron en tiempo record entender un virus hasta ese momento desconocido que se convirtió en pandemia mundial, para ello tuvieron que trabajar en dos frentes de batalla; el primero de ellos realizado por nuestro personal de salud quienes estando en la primera linea hicieron contención de una enfermedad que hoy lleva más de dos millones muertos, y más de cien millones de infectados pero que parece estar desacelerando en el mundo y de la cual no tenían ningún tipo de guia, y el segundo frente era el científico que debía encontrar o la cura o alguna forma de protección que permitiese retomar algunos aspectos de la vida ordinaria que se encontraba completamente a la deriva, y gracias a Dios se logró al menos una vacuna de protección temporal con muestras de bastante efectividad.

Ahora bien, después de encontrar una solución temporal comenzó la segunda tarea fundamental en esta carrera por la vida, que era distribuir en forma segura y equitativa la vacuna alrededor del mundo ya sea por compras masivas de los gobiernos al sector privado o por distribución de los organismo multilaterales, y con ello empezar un proceso de vacunación masiva que diera la famosa “inmunidad de rebaño” que permitirá tener la enfermedad controlada y monitoreada.

En este sentido, ya comenzó en muchos países las vacunaciones colectivas con un norte claro que es proteger de entrada a las personas de alto riesgo o más vulnerables, para luego llegar a la población en general, pero como todo no podía ser perfecto nuevamente observamos como la miseria humana no tiene límites y en varios países han explotados escándalos porque algunos funcionarios públicos haciéndose valer de sus cargos o influencias se han vacunado sin estar en los parámetros sugeridos por la OMS, en muchos casos estos abusos han terminado con la destitución, renuncia o apertura de una investigación a los funcionarios involucrados, que no solo le acarree sanción administrativa sino también el castigo moral que debería ser más ejemplarizante que incluso la pena administrativa.

Como siempre Venezuela se convierte en la excepción del comportamiento mundial, aquí mediante anuncio oficial hecho por el propio Maduro, se informa que llegaran las vacunas hasta ahora además de las quinientas mil vacunas chinas y las tan anunciadas vacunas rusas de las que se dijo serian diez millones no se tiene certeza de cuantas vacunas existen, pero que las mismas serán administradas “primero” para el personal de salud y luego para diputados, alcaldes y gobernadores que por supuestos serán los del PSUV, son estas declaraciones y posteriores acciones que nos demuestran que a Maduro no le importa la gente y su sufrimiento, estando claro que nuestro sistema de salud es uno de los peores del mundo, que nuestros índices de pobreza y desnutrición son los más altos del planeta, que el sueldo no le alcanza a ningún venezolano, lo lógico es empezar por todos esos grupos poblacionales en alto riesgo para luego terminar en los políticos aliados al régimen, pero como ya es costumbre el descaro de la elite gobernante y el silencio cómplice de las “instituciones” como la Defensoría del Pueblo que deberían velar por la correcta aplicación de la inyección solo nos ratifican la necesidad de seguir luchando para salir de unos gobernantes indolentes que no les importa Venezuela y su gente.

 

Rafael Rámirez Colina