La soñadora Lindsay Camila, la primera DT en ganar la Libertadores

La soñadora Lindsay Camila, la primera DT en ganar la Libertadores

Lindsay Camila Libertadores

La soñadora Lindsay Camila, la primera DT en ganar la Libertadores. Foto: AFP

La sensación seguirá siendo placentera cuando, por fin, la realidad despierte a Lindsay Camila, la directora técnica del Ferroviária de Brasil. Desde el domingo pasado y para siempre, la brasileña es la primera entrenadora en haber ganado la Copa Libertadores de América.

«¿Le ha pasado que usted aún cree que está soñando y que, poco a poco, va percibiendo que es verdad? Yo estoy soñando despierta», dice la DT a la AFP, tres días después de vencer 2-1 a América de Cali en la final de la Libertadores femenina disputada en Argentina.

«Aún no termino de asimilar eso de ser campeona del torneo más importante de clubes de Sudamérica. Es algo maravilloso», agrega.

La exdefensora, que jugó en Brasil, España, Portugal y Francia antes de colgar los botines a finales de 2006 por una lesión de tobillo, atina en el adjetivo para describir la hazaña en un deporte donde el machismo ha sido regla. 

En las once ediciones anteriores de la Libertadores femenina, en el banquillo del ganador siempre se sentó un hombre. La hegemonía se quebró con esta paulista, de 38 años, formada en el club de mujeres más poderoso del mundo, el Olympique de Lyon.

Cuando su carrera como central y lateral empezó a decaer por las secuelas de la lesión, el entonces entrenador de las leonas le dio la oportunidad de dirigir un equipo juvenil.

«Tuve la suerte de empezar [como DT] muy joven (…) en el mejor club del mundo, donde la estructura europea es muy buena», señala.

A la par de que dirigía, estudiaba. Obtuvo la licencia UEFA para entrenar en Europa, condujo un equipo masculino amateur en Francia y regresó a Brasil como asistente técnica de Simone Jatobá en la ‘Seleçao’ sub-17 femenina.

 

Reto mayúsculo

 

Cuando se acercaba a cumplir el año y medio de trabajo junto a Jatobá, en enero recibió el llamado de las ‘Guerreiras Grenás’, uno de los referentes de América en la rama femenina y de las más laureados de Brasil al lado del Corinthians. 

Con poquísimos pergaminos en el balompié masculino, el equipo de Araraquara, una ciudad del interior del estado de Sao Paulo, le ha apostado, con éxito, a la formación futbolística de mujeres.

Camila tomó el testigo que dejó Tatiele Silveira, la primera técnica en ganar un Brasileirao en 2019, con el reto de conseguir la segunda Libertadores, tras la alzada en 2015 en Colombia. 

«Empezamos a trabajar con la pelota recién el 18 de enero, no pudimos tener ni un mes y medio de entrenamientos antes del torneo (…) Fue una historia de superación», señala.

La Libertadores empezó mal para las ‘ferrinhas’, subcampeonas en la edición anterior de la copa. En su estreno, cayeron 4-0 con las paraguayas de Sportivo Limpeño y pasaron como segundas del grupo D. 

«Aun siendo entrenadora de un equipo femenino, tenemos que probar más lo que valemos que los hombres. Las críticas contra mí después del primer partido fueron absurdas, me cuestionaron mucho, en el sentido de que no tenía capacidad, de que no tenía experiencia, pero no sabían de mi historia, me estaban juzgando por el hecho de ser mujer», apunta.

 

Escuela femenina

 

Las paulistas enderezaron el rumbo al eliminar en cuartos de final al siempre peligroso River Plate de Argentina y a Universidad de Chile en semifinales. En la final alargaron la maldición de las ‘escarlatas’ en la Libertadores: ni un título en cinco finales, entre hombres y mujeres.

«La clave fue la mentalidad de vencedoras (…). No logramos hacer el mejor fútbol, no fuimos el equipo que mejor jugó, pero entendimos cómo era el campeonato», asegura.

Camila dice que respiró «aliviada» al alzar el trofeo.

Su triunfo puede ser el punto de partida para que surja alguna escuela futbolera de mujeres, luego del dominio del ‘bilardismo’, el ‘bielsismo’ o el ‘guardiolismo’.

«Cuantas más mujeres haya en los clubes, cuantas más campeonas haya, podríamos tener un ‘pianismo’ [en referencia a la técnica de la selección brasileña, Pia Sundhage] o un ‘ismo’ de cualquier otra entrenadora», afirma.

Lea también: Las venezolanas Leury Basanta y Joemar Guarecuco quedaron subcampeonas de la Copa Libertadores Femenina

Camila ahora enfoca energías en el agitado calendario del 2021: Brasileirao, Copa de Brasil, Campeonato Paulista y la Libertadores en Chile. 

Sin embargo, su sueño, en momentos en que Brasil enfrenta la peor fase de la pandemia, está lejos de las canchas: «Sueño con volver a la vida normal, con quitarme la máscara, sueño con salir a la calle, ese es mi sueño más fuerte».

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

AFP