Hoy se conmemora el Día de San Patricio

Hoy se conmemora el Día de San Patricio

El día de San Patricio es, desde hace siglos en Irlanda y también en el resto del mundo, una fecha señalada en el calendario aunque por motivos muy diferentes. A pesar de que para los habitantes del país del trébol este día tiene un gran significado religioso, en otras partes del mundo el día de San Patricio ha terminado por ser una gran fiesta donde la cerveza y el color verde son los grandes protagonistas.

Este año el día de San Patricio cae en viernes, algo que sin duda ayudará a que las calles se tiñan de verde y la gente se empape en cerveza con mayor facilidad, porque entre los mandamientos de esta celebración están el beber litros y litros de Guiness y cantar y bailar al son de una tradicional gaita irlandesa. Pero este celebración no solo es fiesta y diversión. Porque el día de San Patricio también tiene una historia que se remonta al siglo V y que no todos sus devotos cerveceros conocen.

Con la llegada a Irlanda de San Patricio, misionero natural de Britania, desembarcó también en esta frondosa isla el cristianismo. Fue el honrado hoy el responsable de plantar la primera semilla de una tradición, la religiosa, que encontró en esta tierra un lugar fértil donde echar raíces. Patricio es su apóstol, su Santiago, todo un líder espiritual que en realidad se llamaba Maewyn Succat, que había nacido en Escocia y que había sido secuestrado por unos piratas que lo obligaron a trabajar como esclavo en Irlanda. Un recorrido vital digno de tal jolgorio.

Pero todavía hay más. San Patricio, muerto un 17 de marzo, el del año 461, sintió la llamada divina en Francia, fugitivo de aquel cautiverio que le obligaba a pastorear animales por los verdes prados de Irlanda. Así que, dispuesto a hacer el bien, regresó a la tierra para predicar la Palabra, levantar iglesias y bautizar a quienes se prestaban a escuchar sus historias y seguir sus pasos. Dicen que explicaba el misterio de la Santísima Trinidad a través de un trébol, que ahuyentó a los druidas y, con ellos, al paganismo de la isla. Pero también a todas sus serpientes.

Cuenta la leyenda que incluso el Arcángel Miguel se plantó en Irlanda para pedirle ayuda a San Patricio en su lucha contra culebras y demonios. Años después, sus discípulos construyeron un austero monasterio en un pequeño trozo de tierra, todo roca y acantilados abruptos en medio del océano, que hoy conocemos como Skellig Michael (la roca de Miguel). A 45 minutos de la costa oeste irlandesa, se ha convertido repentinamente en un destino mundialmente conocido a raíz de su papel estelar en el episodio VII de Star Wars.

Agencias