Técnicas de defensa personal femenina para escapar de un agresor

Conoce las técnicas de defensa personal femenina para escapar de un agresor

Conoce las técnicas de defensa personal femenina para escapar de un agresor. Foto. Agencias

Soltar el miedo, mantener la calma y mirar de frente al peligro es el punto de partida de la defensa personal femenina

Mucho tiempo ha pasado desde que el personaje Sandra Bullock en “Miss Simpatía” dio una clase de defensa personal femenina en la prueba de talento en la ficción del Miss USA y creó un hito en su momento. La violencia contra la mujer, que puede derivar en muerte, siempre ha estado presente, por lo que prepararse para accionar es necesario, pues la persona agresora puede estar en cualquier sitio.

Todas las mujeres deberían tener la plena libertad de vivir y estar tranquilas, pero las cifras de acoso sexual, abusos y femicidio en las ultima fechas ha desencadenado un alza. Una preocupación latente que injustamente las obliga a estar preparadas con conocimientos de defensa personal femenina ante esta grave problemática social.

Mujer, no importa que tan grande sea el atacante, pues toda persona tiene puntos débiles o sensibles, entre los que se incluyen los ojos, la nariz, la garganta, el pecho, las rodillas y sobre todo los genitales.

 

De frente

 

Si el agresor está delante de ti y te rodea con sus brazos hay dos cosas que puedes hacer. La primera de ellas es golpear su nariz con tu cabeza, esto hará que quede conmocionado y te rodee con menos fuerza. Aprovecha para escapar y, si hace falta, está la segunda, dale un rodillazo en los genitales.

 

Contra una pared

 

Si un atacante intenta inmovilizar una mujer contra la pared, apoyando las dos manos, hay varias cosas que la víctima puede hacer. En el caso de que tengas suficiente espacio entre tú y él, prepara el puño delante de tu estómago y propina un fuerte puñetazo a su barbilla. Esto hará que retroceda y quede noqueado el tiempo suficiente como para poder escapar.

 

Si te toma de las manos

 

Si el atacante te agarras de las dos manos, intenta buscar el punto más débil de la muñeca, que suele ser dónde se unen el pulgar y el índice. Gira tu muñeca describiendo un círculo y ábrete camino por este pequeño hueco con todas tus fuerzas. Cuando tengas una mano libre, puedes golpear en uno de sus puntos débiles, como la nariz o sus genitales.

 

Por el costado

 

Si el agresor se acerca por un lado y te rodea con los brazos, lo mejor que puedes hacer es golpearle la cara e incluso la nariz con el codo. Después, golpea de nuevo su estómago con tu codo y escapa.

 

Por detrás

 

En el caso de que no veas al agresor y este se te acerque por detrás, rodeándote con los dos brazos, lo primero que debes hacer es echar la cabeza para atrás con brusquedad, golpeando su nariz o su barbilla. Si el agresor está ligeramente conmocionado, aprovecha para buscar su pierna entre las tuyas y tirar para adelante. Esto hará que caiga aparatosamente y te dé tiempo a escapar.

Desde técnicas de respiración abdominal para controlar la ansiedad, hasta tácticas para inmovilizar al atacante, como luxaciones interfalángicas capaces de inmovilizar a una torre humana, son algunas de las estrategias que se pueden aprender como defensa personal femenina para zafarse de un violador, pero la principal es concienciar a los jóvenes sobre la violencia de género y evitar que desarrollen conductas de este tipo.

 

 

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día