Cómo la pandemia sirvió para que Xi Jinping consolidara un poder en China como no se veía desde los tiempos de Mao

Cómo la pandemia sirvió para que Xi Jinping consolidara un poder en China como no se veía desde los tiempos de Mao

cómo la pandemia

Cómo la pandemia sirvió para que Xi Jinping consolidara un poder en China como no se veía desde los tiempos de Mao

Para Xi Jinping, la pandemia de coronavirus ha dejado un mensaje claro: Occidente «está en el ocaso» mientras China «se levanta como sol naciente».

Y es que desde mediados de 2020, la forma en que Pekín manejó la pandemia demuestra, para el liderazgo chino, que su sistema de gobierno es superior a las democracias occidentales.

Mientras países como Estados Unidos o regiones enteras, como Europa, padecen los embates del virus y vuelven a dictar confinamientos, China se ha convertido en uno de los pocos países que ha logrado retomar ciertas dosis de normalidad, incluidos restaurantes, conciertos y vacaciones.

No fue solo la primera economía que comenzó a funcionar tras los embates del virus, sino que también fue la única de las grandes del mundo que creció en el tercer cuarto de 2020 (5%) y, según mayoría de los pronósticos, logrará superar a la de Estados Unidos años antes de lo previsto.

Tras una frenética carrera, se convirtió en el segundo país, después de Rusia, en tener una vacuna lista contra el coronavirus, un producto que ha comenzado a exportar a numerosas naciones, muchas de ellas en América Latina, incluso antes de vacunar a su propia población.

«Mediante el uso de medidas draconianas, Xi Jinping pudo controlar la pandemia. El relativo éxito de China en comparación con Estados Unidos ha sido presentado en China como evidencia de la superioridad del sistema chino sobre los sistemas democráticos de Occidente», dice a BBC Mundo Bonnie Glaser, directora del Proyecto de Poder Chino del Centro de Estudios Internacionales y Estratégico (CSIS).

Lee también: EFE: Entre la crisis y el miedo al colapso, Venezuela llega a su ola de COVID-19

Y detrás del éxito, según Glaser y otros expertos consultados por BBC Mundo, está la figura de Xi, el único líder chino en la historia reciente que ha vuelto a rodearse del aura mítica que en el país todavía conceden a Mao Zedong, el fundador del Partido Comunista y de la República Popular.

«Si bien el proceso en el que Xi fue concentrando el poder se inició antes de la pandemia, no cabe dudas que este año de coronavirus le ha servido para consolidarlo en una forma que, sin la pandemia, le hubiera sido más complicado», dice a BBC Mundo Susan Shirk, presidenta del Centro de China en el siglo XXI de la Escuela de Política y Estrategia Global de Universidad de California en San Diego.

Pero ¿cómo se dio este proceso y por qué Xi tiene más poder que nunca?

La celebración virtual de la Asamblea de Partido Comunista a inicios de marzo fue el primer gran espacio en el que el gobierno chino celebró públicamente su éxito sobre la pandemia un año después.

Según reportó el diario Global Times, la página en inglés del Partido, los delegados reconocieron públicamente la guía de Xi, sin la que, según la publicación, el país no hubiera logrado «superar a Occidente» en su combate contra el virus.

De acuerdo con el diario South China Morning Post, el propio presidente chino destacó la superioridad de su país en el control de una pandemia que primero fue detectada en su nación.

Y lo hizo asegurando que ahora los jóvenes chinos pueden «mantenerse erguidos y sentirse orgullosos» cuando vayan al extranjero, «a diferencia de lo que ocurría en el pasado».

De acuerdo con Ryan Hass, experto en China del Brookings Institute, un think tank con sede en Washington, desde hace meses Pekín han tratado de cambiar la narrativa en torno al coronavirus en una «historia de éxito» firmada por Xi.

«El liderazgo chino ha tratado de convertir su manejo del covid-19 en una historia de éxito, incluido el contrastarlo con el desempeño de Estados Unidos y otras democracias occidentales en respuesta a la pandemia», dice a BBC Mundo.

Jeremy Paltiel, experto en temas chinos de la Universidad de Carleton, en Canadá, coincide en que el control de la pandemia ha servido para que Pekín desarrolle una eficaz campaña de propaganda nacionalista, que busca reforzar el apoyo al liderazgo de Xi y al Partido.

«El contraste con los principales países occidentales, especialmente Estados Unidos, señalado diariamente en los medios chinos, tranquiliza al público chino y convence a muchos de que su sistema de gobierno es superior al de Occidente», dice a BBC Mundo.

«Y el empeoramiento de las relaciones con Occidente y el sentimiento anti-chino provocado por la pandemia alienta a los chinos a unirse a su gobierno y al Partido Comunista», agrega.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

BBC