Comienza la investigación sobre el bloqueo del Canal de Suez

Comienza la investigación sobre el bloqueo del Canal de Suez

Foto: AP

Un equipo de expertos embarcó el martes en un enorme buque carguero que estuvo casi una semana atravesado en el Canal de Suez para buscar la respuesta a una simple pregunta que podría suponer miles de millones de dólares en consecuencias legales: ¿Qué salió mal?

Mientras los barcos volvían a recorrer el paso que conecta Oriente y Occidente a través del Mediterráneo y el Mar Rojo, cientos de embarcaciones más esperaban su turno en un proceso que tomaría días. Funcionarios egipcios, aseguradoras, navieras y otros esperaban a conocer más detalles sobre qué provocó que el Ever Given se quedara encajado en el tramo sur del canal el 23 de marzo.

Lea también: El canal de Suez restablece el tráfico tras conseguir reflotar el megabuque atascado

Cuando se dirima la responsabilidad podrían comenzar años de litigios sobre los costes de reparar el barco, arreglar el canal y reembolsar a los que sufrieron demoras en sus cargamentos. Y con un barco propiedad de una firma japonesa, operado por una naviera taiwanesa, con bandera de Panamá y ahora detenido en Egipto, la cuestión se convierte rápidamente en un enredo internacional.

“Este barco es una conglomeración multinacional”, dio el capitán John Konrad, fundador y director general del sitio de noticias de navegación gcaptain.com.

Los expertos subieron el martes al Ever Given en el Gran Lago Amargo, justo al norte de donde se quedó bloqueado. Los investigadores buscaban indicios de daños y trataban de determinar la causa del incidente, indicó a The Associated Press un destacado piloto del canal, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa.

El daño al buque podría ser estructural, advirtió Konrad. Varado durante días en el canal, la parte central del barco subió y bajó con la marea, curvando el casco en ambas direcciones bajo el tremendo peso de unos 20.000 contenedores colocados a lo largo de sus 400 metros de eslora. El lunes, cuando los trabajadores reflotaron parcialmente el barco, toda esa presión se adelantó a su proa, que actuó como punto de apoyo hasta que el barco fue liberado por fin.

“La integridad estructural es lo primero. Ese barco soportó mucha presión cuando estaba atorado en el canal”, dijo Konrad. “Tienen que revisarlo todo, comprobar si hay grietas y en especial ese timón y el propulsor en popa que está conectado con la sala de máquinas”.

“Y después tienen que revisar todo el equipamiento mecánico, asegurarse de que prueban los motores, toda las cápsulas de seguridad, todo el equipamiento, y después determinar si es seguro que navegue por su cuenta o con una escolta de remolcadoras hasta el siguiente puerto”, añadió.

Para el martes por la mañana había más de 300 embarcaciones a ambos lados del Canal de Suez y en el Gran Lago Amargo que esperaban a recibir luz verde para navegar hacia sus destinos, indicó Leth Agencies, una firma que presta servicios al canal.

La firma propietaria del buque, Shoei Kisen, dijo el martes que participaría en la investigación junto con otras partes, aunque no las identificó. También rechazó hablar sobre las posibles causas del accidente, como un supuesto exceso de velocidad y otros errores, afirmando que no podía comentar una investigación en curso.

La compañía añadió que se creía que cualquier daño en el barco estaría por debajo. En un primer momento no estaba claro si el Ever Given sería reparado en el lugar el Egipto o si se dirigiría a su destino inicial, Rotterdam. Esa decisión la tomaría la empresa que opera el barco y no el propietario, añadió la compañía.

 

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

AP