Cepa brasilera (por Rafael Ramírez Colina)

Cepa brasilera (por Rafael Ramírez Colina)

Esta es la frase de moda de todos los funcionarios chavistas para justificar el repunte de Covid-19 por estos días, y seguramente utilizaran esta variante o cualquier otra para justificar la irresponsabilidad con la que siguen manejando la pandemia y en consecuencia la vida de los venezolanos y esto importante decirlo porque con el control y manejo del aparato comunicacional del estado siempre mantiene un discurso ideologizado y politizado, lejos de las soluciones para la gente.

Y cuando decimos que no hay políticas de prevención o peor aún la improvisación es una política de Estado lo hacemos con base a los hechos, hace aproximadamente dos semanas circulo un video que se le atribuía al director de salud de la gobernación del estado Bolívar que palabras más palabras menos decía que haber autorizado los carnavales del callao había sido no solo un error sino un desastre de eso poco se dijo, pero el rebrote actual tuvo claramente un caldo de cultivo en esos días y en esas fiestas, a esto agréguele que Maduro sigue creyendo que con medidas policiales-militares se puede detener el virus, sin una política real de seguimiento y estudio científico.

Al momento de escribir este artículo nos encontramos en cuarentena radical hasta que termine semana santa, sin embargo hoy al igual que en los primeros días de la pandemia no sabemos cuántos casos hay en el país, no tenemos idea alguna de cuantas pruebas PCR se hicieron el año pasado o cuantas se están haciendo en la actualidad, la mayoría de los países del mundo mejoraron su situación hospitalaria agregando más camas, UCI, equipos y personal para ir atendiendo la emergencia, nada de eso ocurrió en Venezuela, sino que ahora estamos a expensas de solidaridad del venezolano o más triste aun de gotas de Carvatir o como se llame la poción milagrosa para tener algún tipo de tratamiento.

Sin embargo, todo lo que hemos mencionado no es lo más grave, sino que mientras el mundo avanza en el proceso de vacunación de su población, en Venezuela no hay ninguna perspectiva real para eso, hablaron de diez millones para este primer trimestre y por supuesto era mentira, hablan de acuerdos o convenios con rusos y chinos pero lo cierto es que mientras el país presenta la más alta tasa de mortalidad del personal de salud del continente aquí la pocas vacunas que llegaron se utilizan en funcionarios rojos, enchufados amigos de esos funcionarios y militares, lo más trágico es que existiendo la posibilidad de un convenio serio con la OPS para utilizar vacunas del sistema COVAX, Maduro y su camarilla se niegan a recibir esa ayuda, claro ellos ya están vacunados que les importa el resto, salvar vidas debe ser la única prioridad que no mueran miles de venezolano por la indolencia de unos pocos, necesitamos vacunarnos.

 

Rafael Ramírez Colina