Catástrofes aéreas de marzo que enlutaron a Venezuela

Catástrofes aéreas de marzo que enlutaron a Venezuela

Diseño: Oriana Reyes

Marzo ha sido un mes que han pasado catástrofes aéreas a lo largo de la historia. El 5 de Marzo se cumplen 20 años de un accidente aéreo que se llevó 45 vidas, el vuelo 109 de Aeropostal el cual cubría la ruta de Maracaibo – Santa Barbara, se estrelló en el Páramo de Los Torres, en el estado Trujillo.

«—¡Qué bolas tienes tú!—» reprendió el comandante al copiloto cuando se dio cuenta del error de ruta. —»¡Con los pasajeros que transportas!»

—¡Coño te equivocaste!, ¡sube rápido, dale full! ¡Tenemos el cerro encima, sube!— gritó Caliccio.

Estas fueron las últimas palabras de los encargados de llevar el vuelo a su destino final. La aeronave contenía a bordo 40 pasajeros y cinco personas de tripulación, de las cuales no quedó ningún sobreviviente.

Las investigaciones realizadas por las autoridades venezolanas determinaron que la causa del accidente se atribuyó a un error del piloto, ya que la tribulación atravesó la ruta del páramo y no la del Lago de Maracaibo, esto gracias a una señal errónea de los instrumentos de navegación que llevaron al fatal accidente.

Dos horas luego del despegue, la angustia comienzó a invadir a las personas que esperaban a los pasajeros en el aeropuerto Las Delicias- Santa Barbara, ya que era un vuelo que no debía durar más de 20 minutos.  Al difundirse la noticia de la desaparición, se produjo el mismo escenario en el aeropuerto La Chinita – Maracaibo. Horas despues, el representante de la aerolínea, Carlos Colina emitió el informe: “Fue encontrado destruido, no hay sobrevivientes».

“La parte más dramática de ese suceso, fue la búsqueda de los cadáveres, los familiares de las personas afectadas pasaron más de dos meses en comisiones de rescate, esto debido a que el avión cayó en una parte inaccesible y sus partes estaban regadas en diferentes lugares, lo que complicaba más el reconocimiento de los cuerpos», aseguró Daniel Sandoval, un señor que residió toda su vida en Maracaibo y estaba ligado al caso.

No era la primera vez que en Los Torres ocurría este tipo de accidentes, ya que es conocido entre los pilotos como “La Guillotina de los Andes”, pues no es el primer vuelo comercial que se estrella en ese lugar, el primero fue en 1950, dejando un saldo de 31 personas muertas. Diez años después, un avión de Ransa también tuvo ese trágico final y tampoco dejo sobrevivientes, 15 personas iban a bordo.

Años antes, en la ciudad marabina otro accidente consternó a Venezuela. El 16 de marzo de 1969, a las 12:05 del mediodía, despegó el avión DC-9 de Viasa, vuelo 742 con destino final a Miami, Florida.

Minutos más tarde del despegue, se escuchó una explosión gigantesca, la avioneta descendió y chocó contra los postes del cine Capitolio en el barrio Ziruma. Este suceso desbastó a los vecinos de la zon. Surcos de dolor, muerte, desolación y llanto comenzaron a invadir cada rincón de la ciudad. La tragedia ocurrió un domingo en el mediodía, justo cuando las familias estaban sentadas en la mesa para compartir la hora del almuerzo.

“Dejé en la cancha a mis amigos jugando fútbol, mi mamá me había llamado la atención varias veces para que fuera a la casa a cambiarme para ir a visitar a mi tía, quien vivía en otra zona, cuando ya estábamos en el almuerzo, escuchamos en la radio la noticia, y en lo primero que pensé fue en mis compañeros, ya que vivíamos a unas cuadras del cine; ninguno de los que se quedó jugando pelota sobrevivieron», contó Luis Matheus, uno de los testigos de la época del trágico acontecimiento.

A pesar de que en ese momento no existían los medios de comunicación actuales, la noticia corrió como pólvora, y al cabo de unos minutos todas las personas que tenían familiares viviendo en las zonas afectadas acudieron a ellas para prestar ayuda. Había agonía en el ambiente, muchas casas quedaron en llamas; la policía y bomberos acudieron inmediatamente al lugar de los hechos, los hospitales estaban abarrotados de heridos y muertos.

La causa del siniestro se desconoce, pero se especula que la razón del accidente fue debido al sobrepeso que evitó que se elevara lo suficiente para iniciar su vuelo normal.

En el dantesco accidente murieron los 84 ocupantes del avión, así como 71 personas en tierras, entre ellas la esposa, tres de sus cuatro hijos y el suegro del jugador de voleibol, quienes estaban en la casa. Otros 100 residentes quedaron heridos.

Entre los viajeros se contaron Antonio Herrera y Carlos Santeliz, propietario y pelotero del equipo de béisbol Cardenales de Lara, y Néstor «Látigo» Chávez, lanzador de Navegantes del Magallanes y prospecto de Gigantes de San Francisco, en Estados Unidos. También, Raúl Osorio, profesor de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Zulia (LUZ).

La mayoría de los pasajeros eran estadounidenses, entre trabajadores y familiares de transnacionales petroleras que operaban en el país.

Para recibir en tu celular esta y otras informaciones, únete a nuestro canal en Telegram haciendo clic en este link: https://t.me/NADZulia.

Además, puedes seguirnos en Instagram y Twitter como @noticiaaldia o síguenos en nuestra página de Facebook Noticia al Día.

 

Natalia Suárez/Pasante

Noticia al Día